Una coreana en la Gran Muralla China

Desde luego que nuestro final de viaje iba a ser especial, y no porque estuviéramos en una ciudad apasionante como Pekín o porque fuéramos a ver una de las maravillas del mundo como es la Gran Muralla China (otra vez), si no por lo que muchas veces he dicho de los viajes, “que lo más especial de ellos son la gente que te encuentras por el camino y las personas con las que lo compartes”, y en este transmongoliano se corrobora este dicho puesto que compartimos nuestros últimos dos días en Pekín con una buena amiga que hacía tiempo que no veíamos. Nuestra amiga coreana Chehjin. Y es que 10.000 km. son suficientes para mantener lejos a una amiga durante mucho tiempo, en este caso 5 años desde que se fue de Madrid.

Gran Muralla China Mutianyu.

No me he podido resistir a poner una foto de estas… David… eres tu??? que es eso que tienes en la cabeza??? jajajajaja
En Cuenca (2006)

Habíamos quedado con ella directamente en el alojamiento antes de cenar, pero se empezó a retrasar y cada dos por tres salíamos fuera para ver si la veíamos llegar. Tras una larga espera, por fin apareció, desorientada en las oscuras calles del distrito de dōngsì y con su maleta arrastrándola por el suelo. La reacción de Eva y Chehjin fue de gritar y abrazarse mientras que David y yo esperábamos nuestro turno. Al final la incertidumbre de los últimos días de pensar si la veríamos o no se desvanecieron de golpe y ahora solo quedaba disfrutar del corto fin de semana juntos.

Pekín

Tras dejar Chehjin las cosas en la habitación nos fuimos sin perder tiempo a la zona más animada de la ciudad, a la calle Wangfujing, donde el entretenimiento está asegurado y las zonas de comida rápida abundan por todas partes.

Aquí cenaríamos en el interior de un mercado que se le podría catalogar de los más sucios en España, pero en Beijing es simplemente un lugar más donde comer al que no hay que darle importancia a las cucarachas que rondaban por el suelo… y más teniendo en cuenta los puestos de pinchos que teníamos cerca…

Pekín

Y están vivos…

Porque si lo que buscáis es el típico mercado de insectos, este es el lugar que deberéis visitar. Alrededor de la calle Wangfuijng tendréis decenas de puestos donde poder degustar tan asquerosos manjares. Chehjin no paraba de hacer fotos y de llevarse las manos a la boca. En Corea no están acostumbrados a este tipo de alimentación y le parecía tan asombroso como nos podía parecer a nosotros.

Pekín

Después de cenar nos dimos una vuelta por la plaza de Tiananmen para que viera los exteriores de la Ciudad Prohibida y desde allí nos fuimos paseando hasta nuestro albergue donde nos quedamos charlando hasta tarde. Teníamos que descansar porque al día siguiente tendríamos uno de los platos fuerte del viaje. La Gran Muralla China nos esperaba.

Pekín

Visita a la Gran Muralla China en Mutianyu

En nuestro anterior viaje a Beijing, Eva y yo visitamos la Gran Muralla China haciendo el recorrido a pie que hay entre los tramos de Jinshanling a Simatai. Una distancia de unos 10 kilómetros en los que prácticamente trepas por la muralla y cuyo tramo se encuentra en ruinas en muchas de sus partes, pero para mí, es la parte más impresionante por la autenticidad que presenta aún el aspecto de la gran muralla.

En esta ocasión les pedimos hacer otro tramo por no repetir el lugar y nos decantamos por ir a la sección de Mutianyu, un tramo que aunque esté restaurado y visitado por muchos turistas, el paisaje frondoso que la rodea nos dejaría una estampa espectacular.

Gran Muralla China en Mutianyu

La excursión salía desde nuestro albergue y tras 70 kilómetros aproximadamente llegamos a los pies de la Gran Muralla China, en una zona de aparcamiento que a esas horas ya se encontraba lleno de autobuses y de gente.

Para subir hasta arriba existe un teleférico, y aquí Chehjing comenzó a demostrar la desconfianza que tenía con todo lo relacionado con China. Según iba subiendo en aquellas telesillas y dejando cada vez más lejos la tierra firme, aumentaba su nerviosismo a la par que la altura.

 

Pese a que Corea está muy cerca de China, Chehjin nunca había estado aquí, y conociendo su historial viajero la verdad que me extrañaba. Nos comentó que esta ocasión había sido excepcional porque habíamos venido nosotros, pero que en ningún momento se había planteado visitar China, cosa que nos extrañó aún más y nos explicó un poco el porqué. El motivo principal es por todas las noticias que sacan en la televisión coreana sobre China.

Gran Muralla China en Mutianyu

Pero no creo que sea nada políticamente personal de Chehjing, sino más bien por miedo… y me explico. Por lo que nos contaba, las noticias que sacan en la televisión coreana y que proceden de China son en la gran mayoría con tintes dramáticos, así como los accidentes, secuestros, muertes,… vamos, que los hinchan a noticias desagradables y raras que ocurren en cualquier rincón del país vecino. A la larga, esto influye, y la prueba la tenemos en Occidente con Oriente próximo.

Gran Muralla China en Mutianyu

El caso es que me dio la sensación de que Chehjin llegó con un cierto recelo a la capital China, y no porque no sepa defenderse fuera de su país, ya que ha vivido mucho tiempo en España, Francia o Canadá, pero si por el tema de la seguridad, por poner un ejemplo, el de las propias telesillas donde estábamos subidos en ese momento. Creo que se le pasó varias veces por la cabeza aquellas noticias de accidentes, y lo único que deseaba en aquel momento era llegar arriba sana y salva y bajarse de aquella “máquina del infierno” construida por los chinos.

Gran Muralla China en Mutianyu

Tramo de Mutianyu de la muralla china

Sin un rasguño y con todas las extremidades en su sitio llegamos a los pies de la Gran Muralla China. Pese a ser la segunda vez que la veo, sigue siendo impresionante encontrarse con ella y pensar lo que supuso en aquella época crear una fortificación tan colosal. Viéndola te recorre por el cuerpo una sensación parecida a cuando te encuentras frente a las pirámides de Giza. Algo que la vista no alcanza a encontrar similitud con nada parecido visto anteriormente.

Gran Muralla China en Mutianyu

En esta ocasión había mucha gente. Más de la que nos hubiera gustado. Pero se podía andar tranquilamente y serpentear la montaña a lomos de la inexpugnable muralla. Aunque serpentear, lo que se dice serpentear… Eva y yo no lo hicimos mucho. Con el calor que hacía y las pocas ganas de andar que teníamos, acompañamos a David y Chehjin un poco y luego les dejamos que subieran las empinadas cuestas de este tramo mientras que nosotros nos sentamos en el interior de una torre de vigilancia a esperarles con una cerveza en la mano.

Gran Muralla China en Mutianyu

Gran Muralla China en Mutianyu

Gran Muralla China en Mutianyu

Cuando llegaron tras una hora de largas cuestas, nos dirigimos a la salida para bajar por una de las atracciones que han montado en la muralla china. Cuando estuvimos en el 2009 nosotros bajamos desde el tramo de Simatai en una larga tirolina, y aquí en Mutianyu tienen montado un tobogán a pie de muralla para descender en una especie de vagoneta con ruedas y un palo para poder frenar. La idea parecía divertida, aunque Chehjin no pensaba lo mismo…

Gran Muralla China en Mutianyu

Cuando llegamos abajo nos estaban esperando para comer. Bueno, a decir verdad, ya casi todo el mundo había comido y tuvimos que ingerir la comida casi sin masticar. Es lo malo de llevar las excursiones contratadas. Hay que ceñirse a un horario y en muchas ocasiones eso es un auténtico coñazo. Pero realmente contratar la excursión a la muralla china puede salir rentable ya que por 35 euros por persona habíamos estado toda la mañana, desde que salimos del albergue hasta que llegamos de nuevo a él a primera hora de la tarde, con traslado, entrada y comida incluida.

Nos quedaba la tarde para vaguear. Eran las 5 de la tarde y casi todos los sitios estarían cerrados para visitarlos, por lo que nos fuimos a dar una vuelta sin rumbo y acabamos llegando al mercado de la seda.

 

Pekín

Curiosamente acabamos este viaje sentados en la misma pizzeria donde nos sentamos al final del viaje del 2009. A ver si el próximo restaurante en el que estemos con Chehjin es en Seúl…

En la habitación del albergue, antes de irnos a la cama, se barruntaba el final del viaje. Nuestras caras eran un cuadro. Había dos despedidas. De nuestro viaje y de Chehjin. A la mañana siguiente nos levantaríamos temprano y la dejaríamos durmiendo mientras nosotros nos marchábamos al aeropuerto. Ella se quedaría en Pekín para visitar un poco más de la ciudad hasta que saliera su vuelo a Seúl por la tarde. Solo espero que no pase mucho tiempo hasta volvernos a ver, tanto en Corea, en España o en cualquier parte del mundo.

Gran Muralla China en Mutianyu

Leyendo los relatos y sobre todo el tiempo que me he tirado para publicarlos todos (termino casi un año después de que nos fuéramos…) parece que nos hubiéramos ido muchos meses de viaje, pero realmente han sido solo 25 días, algunos de ellos intensos y otros mucho más tranquilos. Hemos dormido bajo un manto de estrellas unas noches y otras tantas con el traqueteo constante del tren. Pasamos unos días de relax en casa de Olga, nuestra anfitriona en el lago Baikal. Hemos subido montañas nevadas en Mongolia en busca de templos budistas y vivido como nómadas en las estepas. Hemos recorrido calles de la histórica Moscú, admirado la belleza de la mezquita Kul Sharif de manos de Valentín en Kazán, atravesado tres fronteras y recorrido más de ocho mil kilómetros. Hemos vuelto a andar sobre la gran muralla china, paseado por parques, visto grandes ciudades, grandes paisajes, grandes lagos, pequeños desiertos, pequeños detalles y vivido pequeñas y grandes experiencias… Y la guinda al pastel, hemos vuelto a ver a nuestra buena amiga Chehjin. Sin duda un viaje para no olvidar nunca.

Este es el video resumen que comenzó el relato… y el que lo acaba.

Víctor del Pozo

Quizás te interese...

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

34 Responses to Una coreana en la Gran Muralla China

  1. M.C. says:

    Bonito fin de viaje! Aunque repitiérais la visita de la muralla, siempre hay cosillas nuevas que sorprenden… Por cierto, probasteis al final esa especie de tobogán con vagoneta para bajar???
    Un abrazo

  2. Menudo pedazo de viaje. La verdad es que hacer el transmongoliano es una cosa que todo viajero ha pensado alguna vez.

    Por cierto, que efecto más raro tiene el vídeo del telesilla, has usado algún programa para estabilizar la imagen?

    Un abrazo.

  3. Eva says:

    Impresionante haber compartido con vosotros este gran viaje. Besos.

  4. Carfot says:

    Como bien dices los viajes se recuerdan sobretodo por las personas con los que los compartes, y más en este caso dada la mala publicidad que tienen de China en Corea. Muy buen colofón con una de las maravillas del mundo.

    Un abrazo !!!

  5. Babyboom says:

    Pues la verdad es que ver a vuestra amiga coreana después de 5 años creo que es una buena guinda para el pastel!!!! Tendré en cuenta cuando vuelva a China lo de las máquinas infernales, jejejeje. La verdad es que yo no me fio tampoco de los artilugios chinos, no por la mala propaganda si no porque algunos que compré allá no duraron ni un telediario, no puedo decir lo mismo de la ropa, jejejeje. Habrá que volver!!! Un viaje increíble que espero hacer pronto!!! Un abrazo. 😉

  6. Si quieres intercambiamos enlaces en el blogroll.
    Saludos viajeros

  7. M.Teresa says:

    En nuestro reciente viaje a China, hicimos también el tramo de Mutianyu y nos encantó. La Gran Muralla me gustó mucho más de lo que me esperaba y tal como comentas, los paisajes de los alrededores son impresionantes.
    Un abrazo

    M.Teresa

  8. Nandus says:

    De veras Víctor….ya te lo he dicho antes pero es que es la verdad, leo tus relatos y siento como si hubiera estado allí jejeje, lo describes todo la la perfección, muy bueno, gracias por compartirlo..y tener la paciencia ( que yo no tengo ) de escribirlo.

  9. Carol says:

    Se ve que fue un fin de viaje muy especial y muy emotivo. Espero que os podáis encontrar otra vez y pronto con vuestra amiga Chehjin.

    Y ahora por partes:

    1. Los pinchitos de insectos los vi hace tiempo en Españoles en el Mundo y me parecieron una asquerosidad, sobre todo por aquello de que están vivos. Mira que me gusta probarlo casi todo cuando voy de viaje, pero si alguna vez fuera a China no pienso pasar por esta.

    2. Las telesillas para subir a la Gran Muralla me hubieran dado el mismo pánico que a tu amiga. Si fuera un teleférico de cabina, va, pero las sillas…. uf, sólo de ver el video se me han puesto los pelos de punta. ¿Y hay otra forma de bajar que no sea el tobogán? Lo de frenar con el palo es todo un cuadro xD

    3. La Gran Muralla es uno de los sueños viajeros de mi vida. Las fotos que has puesto son preciosas.

    Y nada más. Ha sido un placer leer las crónicas de este viaje, ha sido casi como estar allí, jeje.

    ¡Saludos!

  10. Chehjin says:

    Hola, a todos! Soy la Chehjin de Corea.

    Por fín, tenemos el último pedazo de las crónicas de este viaje.
    Te agradezco mucho a Víc, ya que veo que este relato habla mucho de mí. 😉
    Me acuerdo otra vez de este fin de semana tan especial que compartí con vosotros en Beijing.
    Y deseo mucho a volver a veros, sea por aquí o por allá..donde sea, pero no muy tarde.
    (pero cuándo vais a visitar mi país? jeje)
    Gracias por tus palabras, fotos y memorias. y me encanta sobre todo el último video.
    Muchos besos y abrazos a vosotros desde Seúl.

    P.S.
    amigos, no tengo nada personal contra China. solo digo que sabemos más cosas sobre nuestro país vecino. jajaja 😉

  11. Victor says:

    A mi nunca me importa repetir un lugar. Siempre me gusta volver a los lugares y ver los posibles cambios y muchas cosas más que se nos pasan las primeras veces… La próxima vez que vuelva a Beijing me toca la zona de Badaling para completar las tres más conocidas jejejeje..

    Bajamos en las vagonetas… pero la gente frena mucho y al final bajas muy despacio… Yo que quería hacer el kamikaze un poco.. jejeje

  12. Victor says:

    Pues el video está procesado por Youtube… Si se mueve mucho se puede corregir con el editor que tiene, aunque te deja el video así de raro… pero se ve mejor así que si se está moviendo mucho. Se movía mucho porque David iba grabando con el brazo que Chehjin le tenía sujeto jejejeje…

  13. Victor says:

    Este y otros tantos…

  14. Victor says:

    Mejor colofón imposible… El proximo que hagamos a Asia.. tiene que ser Corea…

  15. Victor says:

    Jajajajaja… la ropa sale muy bien, lo corroboro… Ahora.. que no me gasto yo más de 20 euros en un aparato eléctrico comprado allí…

  16. Victor says:

    Encantado Paco. Así hay más donde leer!!

  17. Victor says:

    No se porqué, pero me había mandado tu mensaje al spam…

    Este tramo la verdad que me sorprendió. El anterior que hice era menos boscoso y la imagen típica de la muralla rodeada de vegetación la encontré en Mutianyu… Fue muy bonito aunque estábamos ya cansadisimos de andar…

  18. Victor says:

    jejejeje… por partes…

    1. Normalmente no suelen estar vivos, pero precisamente esos escorpiones si lo estaban. Tu elegías el pincho y te lo hacían a la plancha… luego ya te los comías fritos… Yo no he probado nada de eso… y no creo que en Beijing lo probara nunca.

    2. Las telesillas tenían su riesgo… claro… pero son como las de skiar… Para bajar puedes bajar también con el telesilla o andando… pero es más divertido el tobogán!!

    3. Pues acabarás yendo… y con las ofertas que hay a Beijing… hasta para visitar solo la ciudad puede merecer la pena.

  19. Victor says:

    Che!!! Tu lo has dicho… POR FIN!!! jejejeje.. me ha costado… pero ya está. Tenía claro que el último relato sería dedica a ti. Sabes que estamos siempre mirando vuelos a Seúl.. y sabes también que los precios no son muy asequibles… pero seguimos mirando! Tu si te enteras de alguna oferta a Madrid… pues ya sabes… Un abrazo!

  20. Belén says:

    Qué buena forma de terminar el viaje! Sí es verdad que al final la gente que conoces en los viajes termina siendo más importante que los sitios, yo también he llegado a esa conclusión. Pues sí, ha llevado su tiempo terminar este relato, pero es que escribir con detalle, seleccionar fotos, hacer videos, etc, no se hace en un ratillo, un blog lleva mucho trabajo, lo sé, y más si quieres hacerlo bien. Y tú has hecho un relato genial, capaz de inspirar a muchos a embarcarse en esta aventura del Transmongoliano, enhorabuena. Por cierto, el video del final está genial y eso es algo que tengo pendiente por aprender. A mi blog le faltan videos y creo que eso le daría más vidilla, a ver si así le gusta más a la gente y me leen. No sé cómo hacer ese tipo de videos pero ya te preguntaré, si no te importa que te de la lata otra vez, je, je.

    Un abrazo!

  21. Victor says:

    Que tal Belen! Pues es que un blog se lleva mucho tiempo.. y cuando no tienes ese tiempo (bueno… también el tiempo lo dedico a otras cosas…) al final todo esto va muy lento. Tu no te desesperes porque ahora no te lea mucha gente… tu solo preocupate de que tu blog te guste a ti y con constancia poco a poco te irá leyendo más gente… Además tu tienes una premisa y es que eres ciudadana del mundo y puedes aportar cosas que yo aunque viaje a un lugar una vez, no es lo mismo… Por ejemplo ahora en Londres o cuando estuvistes viviendo en Perú… Seguro que tienes más anécdotas que puedes contar del viaje y explayarte en ellas…

    Lo de los videos lo hago con el programa que trae windows… si tienes la suerte de tener un Mac.. tiene un programa mucho mejor. Es realmente sencillo… Cuando quieras hablamos y te explico.

    Un abrazo!

  22. Dany says:

    Mejor final imposible para este gran viaje, me ha encantado el reencuentro! Lástima que sólo fuesen dos días…
    Sobre la muralla, tiene que ser espectacular, yo me tiraba sin dudar por ese pedazo de tobogán jejeje.
    Un abrazo!

  23. lidia says:

    muy buenos videos!

  24. Fran Soler says:

    Estoy contigo en que la gente que se conoce viajando es de lo mejor de los viajes.Un muy buen final para tu pedazo de viaje!! La muralla impresionante!! Un abrazo

  25. Habiendo estado en los 2 tramos de la muralla china ¿Cual te parece mejor? Porque a mi esta parte me mola mucho subiendo en el teleférico y bajando por el tobogán. Luego todo el entorno de la muralla está muy chulo y aunque se ve gente, no es agobiante, me lo espero siempre mucho peor.

    Me anoto el barrio ese para comer guarradas, que es algo que tengo en mente desde hace tiempo, marchando un escorpión!! XDD

    Pues nada, ha costado terminarlo, pero ha quedado redondo, espero que me sirva alguna vez, aunque la parte de Rusia a Carmen no le mola nada… no salió muy convencida de Moscú 😀

    Saludotes!!!!

  26. Eva says:

    Victor… A Corea!!!!!!!
    Che besosssss

  27. Anna says:

    Bonito broche final para el viaje. La muralla china es uno de esos lugares que creo que deben ser visitados por lo menos una vez en la vida… Tiene que ser espectacular!! Y la experiencia de las telesillas y el tobogán toda una experiencia!

    Saludos!

  28. Pingback: Bitacoras.com

  29. Nandus says:

    jejeje, estoy seguro que llegará ese momento y me veré inmerso de repente en uno de tus relatos jajaja, ahora a ver si ahorro un poco, Noruega me ha dejado “pelao”, y el 24 debería ir a Grecia pero aún está en el aire ( y faltan 5 días…).
    ….lo del salto lo tengo ya en mi agenda….y tiraré de contactos a ver si puede salir más económico ji ji ji….yo tenía en mi mente hacer incluso el curso, el cuando no lo sé…jeje.
    Un saludete Víctor, seguieremos en contacto, pásalo bien en tu escapada a los paises Bálticos…( envidia me da) grrrrrrrrrrr..

  30. Pingback: Compañeros de ruta: crónicas del transiberiano

  31. Hola tocayo !!

    Me alegra que el último capítulo esté dedicada a vuestra amiga coreana Chehjing, que hizo el esfuerzo de desplazarse desde su país hasta Bejing.
    Yo también hice el tramo de Mutianyu, fue toda una experiencia hacerlo por libre y guardo muy buen recuerdo de la Gran Muralla.

    Un fuerte abrazo

  32. Chehjin says:

    vengaaaaaa!!

  33. Cati says:

    Hola:

    Te felicito por tan estupendo viaje, y por haber sido capaz de resumir 25 días de viaje en 4 minutos, yo soy incapaz.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *