Guía de viaje a Uzbekistán. Nuestros pasos y consejos sobre el corazón de la Ruta de la Seda.

Sé que tengo muchos viajes pendientes por escribir antes que este, pero he decidido adelantarlo y realizar una pequeña guía de viaje a Uzbekistán para actualizar la información que se pueda encontrar por Internet respecto a un país tan cambiante como Uzbekistán. Sobre todo, para que futuros viajeros que decidan visitar este país no se encuentren con algunos problemas como los que nos encontramos nosotros al hacerlo en este verano del 2018.

Guía de viaje a UzbekistánY sí. Finalmente este verano del 2018 llegó el momento de visitar Uzbekistán. Un país que llevaba años queriendo conocer y que con el nacimiento de Vera allá en el 2013 pospusimos año tras año, hasta hoy, el cuál dará el pistoletazo de salida para elegir cualquier otro destino exótico que se nos ocurra, ya que hasta hoy siempre hemos elegido viajes más cómodos para realizarlo con un niño tales como Japón, Estados Unidos, Canadá y generalmente Europa.

Guía de viaje a Uzbekistán

La verdad es que no se puede decir que Uzbekistán sea un país desconocido, pero sí un destino peculiar al que no iría gran parte de la gente que conozco. Y esto lo digo porque cuando decidimos el destino y compramos los billetes de avión, los comentarios de nuestros familiares y amigos fueron tales como «¿Uz… qué?», «¿pero que se os ha perdido allí?» o «¿pero vais a llevar a la niña a un sitio así? ¿No es peligroso?». Alguno se acercaba con los comentarios y atinaba a decir que eso está cerca de Rusia. Pero no. No es un destino peligroso y tiene suficientes atractivos como para ponerlo en la lista de viajes imprescindibles que se pueden hacer.

Es un destino relativamente cómodo para viajar incluso con niños. Tiene monumentos espectaculares y ciudades patrimonio de la humanidad a lo largo de su territorio que te permite hacer una ruta muy completa por gran parte del país. Ciudades como Samarcanda, Bujará o la pequeña Jiva centrarán un recorrido en el que nos toparemos con monumentos centenarios y ciudades milenarias que han escrito con fuego la historia actual de nuestro mundo, corazón de la legendaria Ruta de la Seda y unión de dos mundos en la antigüedad. Sin entrar en más detalles, que ya habrá tiempo, creo que con este párrafo ya doy motivos suficientes y justificados para viajar a Uzbekistán. Un país que está abierto al turismo como el que más y en el que resulta muy fácil moverse y reservar todo tipo de servicio. Aunque no pidamos peras al olmo. Ciertas cosas como el uso de tarjetas de crédito o el transporte podrían mejorarse, pero estoy convencido que más pronto que tarde se hará.

Guía de viaje a Uzbekistán¿Cuándo ir a Uzbekistán?

Cuando miramos dónde está Uzbekistán en un mapamundi, queda clara una cosa. Allí tiene que pegar de lo lindo el Sol en verano, y así es. Si tienes la suerte de poder disponer de cualquier mes para viajar y decides ir a Uzbekistán, yo evitaría el pleno verano. Nosotros no pudimos elegir mes y fuimos en pleno julio, cuando calienta el Sol una cosa mala, y hemos tenido temperaturas todos los días superiores a los 40º (casi llegando a los 50º al medio día) y por las noches no bajaban de los 30º. Vamos… una temperatura horrible para hacer turismo. En invierno también hace frío, pero con temperaturas mucho más soportables que rondan los 10º hasta algún grado bajo cero por la noche. Visto esto, la mejor época para viajar a Uzbekistán son primavera y otoño, donde te puede caer algo de lluvia (poca) pero las temperaturas son mucho más llevaderas.

Guía de viaje a Uzbekistán¿Es seguro Viajar a Uzbekistán?

Cuando planteé a Eva realizar este viaje con nuestra hija de 4 años, lo primero que me dijo es si el país era seguro. Normal… El que esté situado próximo a regiones tan conflictivas como Afganistán, Irak o Irán no ayuda a convencer plenamente a una madre a ir con su hijo. Evidentemente, hasta que no lo ves con tus propios ojos no estás 100% convencido, pero leyendo a otras personas que habían viajado y que aseguraban que la situación es de lo más tranquila, ayuda mucho a tomar la decisión. Realmente, una vez de vuelta y habiendo pasado allí dos semanas largas, doy fe que el país es seguro para viajar solo/a, acompañado o con niños. De hecho, es uno de los países en los que más seguros nos hemos encontrado. Tanto de día como de noche hemos podido pasear tranquilamente sin ni siquiera tener la mosca detrás de la oreja por lo que pudiera pasar, tanto por el centro de las ciudades como por zonas más despobladas.

Guía de viaje a UzbekistánAlgunas zonas del país no son recomendables visitar, como por ejemplo el valle de Ferganá (porque supuestamente hay algunos grupos islamistas y además es centro de tráfico del opio) y lugares fronterizos con Afganistán. Quitando estos dos puntos calientes, el resto del país no debería haber mayor problema para visitar.

Guía de viaje a Uzbekistán

Políticamente y a día de hoy (2018) el país está muy estable. No voy a entrar en debate sobre si esta aparente tranquilidad es por causas morales o inmorales, por ser «amigo» de tal país o de tal otro, o si la llegada al poder generando la independencia de la URSS de su «heroico» presidente ya fallecido Islom Karimov fue más o menos legal. De hecho, durante nuestro viaje por Uzbekistán nos hemos encontrado con gente prorrusa y gente alabando a Karimov, en gran porcentaje esto último, y la verdad es que es un tanto peculiar la situación, la cual al no haber vivido en persona dicha transición me resulta complicado opinar, por lo que no lo haré, pero sí diré que a Karimov se le respeta como un héroe, o al menos esa es la impresión que me dio, viendo a la gente fotografiándose en sus estatuas o rezando por él en la mezquita Hazrat Hizir en Samarcanda donde está enterrado.

Guía de viaje a Uzbekistán

Tumba de Islom Karimov en la mezquita Hazrat Hizir

Resumiendo, tanto políticamente como socialmente, no creo que haya que destacar nada más respecto a la seguridad. Teniendo las precauciones habituales y normales, no se debería tener mayor problema en Uzbekistán.

Documentación necesaria para un viaje a Uzbekistán

En este apartado no me explayaré en demasía, más que nada porque serán datos que muy probablemente cambien con el tiempo y lo mejor en el caso que quieras viajar al país será visitar la página oficial de la embajada y te informes de los requisitos que haya en vigor en ese momento, como por ejemplo tener el pasaporte con un mínimo de 3 meses de vigencia y bla, bla, bla… Toda la información en está página. http://uzbekembassy.es/index.php/es/consulado/tramites.

Nosotros para hacer el visado nos personamos en la embajada de Uzbekistán en Madrid, pero a partir de mediados de julio de 2018 ya se puede realizar todo online con el mismo método que se hace para EEUU con su ESTA. En esta ocasión se llama e-Visa y podréis solicitarlo desde la web oficial https://e-visa.gov.uz/main. El coste por persona del visado turístico de 30 días es de 60€ para una entrada y de 80€ para múltiples entradas por si queréis hacer algún recorrido que incluya algún país adyacente.

También es importante, una vez estéis allí, que guardéis todos los ticket sellados que os den al pagar los alojamientos ya que es una de las cosas que te piden cuando quieras salir del país. Nosotros particularmente los íbamos guardando cada uno de ellos junto a los pasaportes y a la hora de la salida del país en el aeropuerto nos lo miraron muy por encima, lo cual no sé hasta qué punto es importante el guardarlos, pero mientras esté esa norma, mejor no perder ninguno y tenerlos todos por si os los piden.

Otra cosa, y aunque no sea obligatorio como cuando visitas Rusia, pero sí totalmente recomendable, es tener un seguro de viaje. Aquí lo dejo a vuestra elección cuál elegir, pero para que os hagáis una idea, en nuestro caso aprovechamos el seguro que proporciona RACC con cobertura en el extranjero hasta 30.000€, que para un viaje a EEUU no vale, pero para Uzbekistán y muchos otros países deberías ir sobrado.

Moneda en Uzbekistán

Y aquí quería yo llegar… La moneda en Uzbekistán es el Som Uzbeko (сўм). Cuando nosotros llegamos al país, 1€ correspondía a unos 9.180 Som, por lo que el cambio es muy beneficioso y el coste de las cosas allí no es que sea ínfimo, pero se nota mucho el menor coste. También hay diferencia a la hora de pagar productos como turista (hoteles, restaurantes, etc…) a otro tipo de compras (supermercados por ejemplo) o fuera de la rutas turísticas. No obstante, el resto de cosas aunque pagues más por ser turista o por estar en un lugar turístico, no es un precio desorbitado y se paga con buen gusto. En otras palabras, no te quedas con cara de «me la estás metiendo doblada…».

Guía de viaje a Uzbekistán

Para que os hagáis una idea os pondré algunos ejemplos prácticos del día a día.

  • Hoteles; nosotros pagamos entre 30€ y 50€ la noche, aunque sí que es cierto que buscábamos hoteles bien situados y que tuvieran piscina para la niña.
  • Comida; comiendo todos los días a la carta, platos sueltos con bebida incluida, pagamos una media de 12€ los tres, y esto en las ciudades como Tashkent o Samarcanda, turístico 100%.
  • Bebida; botellas de litro y medio de agua, 3.000 сўм, unos 30 céntimos de euro. Jarra de medio litro de cerveza 9.000 сўм, 1€ aproximadamente. Si te tomas esta misma jarra en otros lugares menos turísticos, como por ejemplo Nukus, unos 3.000 сўм.
  • Transporte; desplazamientos en tren unos 5€ entre las ciudades más importantes. Taxis en la ciudad, entre 1€ y 2€ los desplazamientos aproximadamente.

Estos son unos pocos ejemplos a groso modo para que veáis que la vida allí para un europeo no es nada cara en comparación.

Y ahora lo más importante de todo. ¿Dónde cambiar moneda en Uzbekistán? En vuestro país no podréis conseguir el Som Uzbeko, por lo que para cambiar tendréis que esperar a llegar a Uzbekistán. Este país está cambiando a pasos agigantados con respecto a la economía, no sé si para bien o para mal, pero de momento, por lo que pude comprobar, la economía sumergida respecto al cambio de moneda la están intentando erradicar drásticamente.

En otros sitios Web habréis podido leer (salvo que los actualicen) que se puede cambiar la moneda en muchísimos sitios, que incluso la policía o cualquier persona por la calle estarán dispuestos a cambiarte la moneda incluso con un tipo de cambio mucho más beneficioso al oficial. Pues eso amigos ha cambiado, y además radicalmente. Nadie, absolutamente nadie te cambiará tan fácilmente en la calle, ni en ninguna tienda, ni incluso en vuestros propios hoteles salvo que tenga oficina de cambio (por ejemplo, en el hotel Uzbekistán en Tashkent se puede cambiar dinero y fue donde nos salvamos de morir deshidratados el primer día). Sinceramente nos pareció una odisea encontrar cambio de moneda en Uzbekistán, máxime llegando al país un domingo como nos pasó cuando todos los bancos estaban cerrados.

A la hora de cambiar tendréis que dirigiros a un banco indiscutiblemente. Toda persona que preguntamos nos decía lo mismo, incluso nos lo decían como algo lógico. Se extrañaban que se lo preguntáramos y rápidamente nos indicaban que teníamos que acudir a un banco. Aunque alguna excepción siempre hay. El mercado negro no se ha erradicado todavía del todo y aunque cuesta, puedes encontrar algún lugar concreto donde te cambien en plena calle, como por ejemplo en el bazar de Siyob en Samarcanda, donde tras preguntar y preguntar conseguimos dar con un tipo que portaba cientos de billetes y conseguimos que nos cambiara, eso sí, con peor cambio que en el banco, aproximadamente 8.500 сўм por cada euro. (os pongo aquí el lugar exacto donde se encuentra este y otros chavales cambiando dinero por si no encontráis ningún banco para cambiar. https://goo.gl/maps/h8719DKGe6K2).

Mi consejo es que cambiéis una buena cantidad de dinero cada vez, porque si os quedáis sin dinero os resultará complicado encontrar otro sitio para hacerlo y no podréis ni comprar una botella de agua. Además tened en cuenta que en algunos hoteles no dejan pagar con tarjeta, por lo que tenemos que contar con cambiar dinero también para pagar simplemente el hotel, el cual ya se lleva buena parte del presupuesto. Sí que es posible que os dejen pagar algunos alojamientos con Euros o Dólares, aunque saldréis perdiendo algo en el cambio.

Guía de viaje a Uzbekistán

Este es mi monedero tras cambiar en el mercado de Samarcanda, y con la cantidad de billetes que había en mi cartera, no llegaba ni a 50€.

La otra opción que se me ocurría para conseguir dinero uzbeko era la de sacar dinero en los cajeros automáticos, pero fue otro error. No conseguimos hacerlo en ningún momento. Nosotros llevamos tarjetas Master Card y no nos valían en ningún cajero. Probamos con un VISA que supuestamente sí valía y tampoco. Un desastre, vamos… Menos mal que todo el dinero que llevábamos en euros nos vino justo y no nos hizo falta sacar más, si no, ya nos estábamos viendo llamando a la familia para que nos hicieran un giro postal. Me imagino que esto irá cambiando con el tiempo y se irán adaptando todas las cosas (quizá tan solo en un par de años), pero por lo pronto para nosotros fue el mayor problema que tuvimos en el país. El maldito cambio de moneda.

¿Cómo desplazarse por Uzbekistán?

Una de las cosas importantes a saber antes de ir a Uzbekistán es el recorrido (de este hablaré un poco más abajo) para reservar el transporte entre ciudades. Sí que es cierto que nosotros no reservamos antes porque fuimos cambiando el viaje sobre la marcha y la verdad es que no encontramos mayor problema en reservar con poca antelación los traslados entre las ciudades que visitamos, pero si tienes un planing cerrado no está de más asegurarse una plaza en algún tren y evitar hacer los desplazamientos en coche, que de esta manera se hace mucho más tedioso.

Guía de viaje a UzbekistánDesplazarse en tren por Uzbekistán

Parte del legado soviético en Uzbekistán lo podemos ver en su red ferroviaria. Pese a que no sea muy amplia, llega —casi— a todas las principales ciudades que se suelen visitar en un primer viaje a Uzbekistán. La calidad de los trenes es buena y el coste es mínimo para el servicio que da. Existe la posibilidad de disfrutar incluso de una línea de alta velocidad que hace el trayecto entre la capital Tashkent y Samarcanda y en la que España fue partícipe, más concretamente la compañía Talgo, en el diseño del tren.

Guía de viaje a UzbekistánNosotros cogimos dos trenes. El primero de Tashkent a Samarcanda por un coste de unos 6€ cada uno (la niña paga un poco menos) y el segundo de Samarcanda a Bujará por unos 4€ cada uno. En nuestro caso salió todo en hora y sin mayor complicación. Tened cuidado porque en Tashkent hay dos estaciones de tren y tenéis que mirar bien de dónde salís. Nosotros dábamos por hecho que era desde la estación central y gracias a que enseñamos los billetes electrónicos al taxista, este nos llevó al que era, la Estación Terminal Sur, una estación mucho más alejada del centro.

Guía de viaje a UzbekistánPara reservar los billetes de tren nosotros utilizamos la web rusa https://pass.rzd.ru/ que funciona como cualquier otra Web de reservas. Eliges trayecto, el día, los pasajeros y el asiento. Sin más complicaciones. Esta Web os dará el billete electrónico y con él impreso tenéis que acercaros a las taquillas (o información) de la estación en cuestión junto con vuestro pasaporte y allí os darán los billetes válidos que os pedirán para entrar al tren. Así de sencillo.

Desplazarse en metro

El metro solamente lo tenemos disponible en la capital Tashkent, y aunque la red de metro es pequeña y no llega a todas partes, lo acabaréis utilizando para cubrir grandes desplazamientos. El metro está limpio, seguro y fresco. Esto último es un respiro si viajes en pleno verano. Si habéis viajado a Moscú y os sorprendió la decoración y estilo de las estaciones de metro, este de Tashkent es un pequeño reflejo al de la capital rusa puesto que fue un legado de la antigua Unión Soviética. El precio por billete es irrisorio, unos 30 céntimos el viaje, por lo que aunque sólo sea por ver las bonitas estaciones del que fue primer metro construido en Asia Central, merece la pena entrar.

Guía de viaje a UzbekistánDesplazarse en coche por Uzbekistán

El coche será el transporte público por excelencia en Uzbekistán, ya que en la ciudad con los taxis, al hacer alguna excursión en los alrededores de las ciudades o incluso para largos desplazamientos entre ciudades lo utilizaremos. En la habilidad de negociación de cada uno está el que te cueste más o menos el desplazamiento. También existen agencias a pie de calle que te ofertan conductores para los traslados, pero siempre tienes la posibilidad de negociar directamente tu mismo con algún taxista. Los servicios no sabría deciros lo que cuestan concretamente, pero os puedo poner mi ejemplo el cual tampoco sé si será acertado, pero os aseguro que no conseguimos bajar nada más (o es que somos muy malos negociadores). Por ejemplo;

  • Trayecto Samarcanda – Shahrisabz (84Km., 2 horas cada trayecto y esperarte el conductor a que veas el centro) 26€ el coche;
  • Trayecto Buajará – Jiva (462Km., 7 horas de trayecto) 45€ el coche;
  • Trayecto Jiva – Nukus – Mar de Aral – Nukus (600Km., 8 horas de trayecto) 120€ el coche. No me digáis porqué de esa diferencia, pero no conseguimos bajar de ahí. Era eso o nada.

Guía de viaje a Uzbekistán¿Cómo hacer a la hora de viajar con un niño pequeño en coche por Uzbekistán?

La seguridad de la niña a la hora de montar en un coche siempre nos preocupa. Cuando alquilamos nosotros un coche no hay problema porque se puede alquilar una silla de niño y ponerla, pero en el caso de Uzbekistán, donde las sillas de niños para los coches brillan por su ausencia, teníamos que pensar en algo. Para ello compramos un adaptador que posiciona el cinturón de seguridad a la altura correcta de la niña, el cual teníamos pensado ponérselo en cada uno de los desplazamientos en coche que hiciéramos, pero al final el adaptador vino metido en la caja tal como fue. Todos, absolutamente todos los coches en los que montamos no tenían cinturón de seguridad atrás. Todos llevan unas fundas puestas y pensé que simplemente no podías acceder directamente al enganche, pero cuando hicimos el primer desplazamiento largo probé a quitar la funda y pude ver como, o los han quitado o directamente no traen los cinturones atrás. El caso es que tocó ir con la niña suelta y claro, ella encantada, pero muy poco cívico me parece.

Guía de viaje a UzbekistánNuestros hoteles en Uzbekistán

A comparación con el resto de cosas, el precio del alojamiento en Uzbekistán no es que esté por los suelos. Alojamiento barato hay, pero si buscas ubicación y un mínimo de comodidad, tendrás que pagar un extra. Aún así, no se puede decir que alojarse en Uzbekistán salga excesivamente caro. Nosotros hemos optado por hoteles bien ubicados y a ser posible con piscina para que la niña tenga su tiempo de esparcimiento, aunque lo de las piscinas en los hoteles de Uzbekistán te limita muchas opciones y no en todos la tuvimos. A continuación os indico en los hoteles que estuvimos (todos con desayuno incluido) y una pequeña opinión.

Hotel en Tashkent

En la capital sólo íbamos a estar dos noches, la de llegada y una más para dedicar un día completo a la ciudad. Elegimos el Art Hostel, este no tanto por su ubicación pero sí por su precio. Dos noches 55€ en habitación triple. La zona donde está ubicado este al albergue es muy tranquila (excesivamente tranquila) y por la noche parecía que iban a salir unos asaltantes y nos iban a quitar hasta el alma, pero como he dicho en el apartado de seguridad, no vimos absolutamente ningún peligro.

Guía de viaje a Uzbekistán

Esta es la calle del albergue, tranquila no… lo siguiente.

El hotel es realmente un albergue, con cocina, comedor y baños compartidos. En el patio exterior tienen una pequeña piscina aunque realmente no la tienen muy bien cuidada, pero en general estuvimos muy cómodos.

Guía de viaje a UzbekistánOtro punto a favor de este alojamiento es que a no mucho tiempo andando se tiene la estación de metro Kosmonavtlar desde donde te puedes mover por toda la capital.

Hotel en Samarcanda

En Samarcanda estuvimos cuatro noches y una de las cosas que tenía clara es que quería alojarme cerca de la plaza de Registán. Y mirando encontramos el Hotel Zarina que además disponía de una pequeña piscina, por lo que era perfecto.

Guía de viaje a UzbekistánY la verdad es que estuvimos muy a gusto. La habitación era amplia, con baño completo y nevera. En el exterior donde está la mini piscina tienen una zona cubierta con asientos y mesas que puedes aprovechar para relajarte a la «fresca» por la noche. Por este hotel pagamos 206€ cuatro noche.

Hotel en Bujará

En Bujará ya no encontramos un hotel con piscina que tuviera todas las características que buscábamos, por lo que abrimos el abanico de posibilidades. En esta ocasión nos alojamos en el Kukaldosh Boutique Hotel, ubicado cerca de la mezquita homónima a escasos pasos de la tan animada plaza Liabi-Khauz. Un hotel recién reformado donde todo estaba impoluto. Allí estuvimos 5 noches en habitación doble con baño completo y pagamos 162€.

Guía de viaje a UzbekistánA pocos metros también teníamos el Asia Hotel, el cual sí disponía de piscina y podíamos acceder por horas a disfrutar de ella por unos pocos euros. Así nos ahorramos las cuatro veces más que nos costaba ese hotel.

Guía de viaje a Uzbekistán

Piscina del Asia Hotel en Bujará

Hotel en Jiva

En Jiva también tenía claro que quería estar cerca de Itchan Kala, la antigua ciudad amurallada y patrimonio de la humanidad, y elegimos el hotel Arkanchi que se encuentra justo ahí, a escasos metros andando del minarete inacabado Kalta Minor. Aquí cogimos una habitación triple dos noches por 77€. Al hotel desde luego no le falta de nada, y fue sin duda una buena elección. Limpio, bien atendido y con todos los servicios necesarios.

Hotel en Nukus

Prácticamente todos los hoteles los fuimos cogiendo o modificando sobre la marcha ya que rectificamos un poco los días que íbamos a pasar en cada ciudad y precisamente el hotel de Nukus lo cogimos el día antes de llegar casi in extremis porque en el último momento nos enteramos que habían cerrado el aeropuerto de Ulgresch (cerca de Jiva desde donde volveríamos a España) y nos cambiaron el vuelo al aeropuerto de Nukus, a unas dos horas en coche desde Jiva. Esto hizo replantearnos el acercarnos al mar de Aral y coger cualquier hotel para pasar la última noche y en esta ocasión elegimos uno cerca del aeropuerto, el hotel Dosliq, por un precio de 40€. El hotel estaba en reformas por completo y me imagino que cuando terminen todas las obras será un lugar acogedor, pero de esto distaba mucho cuando estuvimos nosotros.

Guía de viaje a Uzbekistán

Y estas son las estupendas vistas desde nuestro cuarto…

Para nosotros la comodidad fue estar cerca del aeropuerto donde tuvimos que ir un par de veces para solucionar el problema que tuvimos con el cambio de vuelo.

Contexto de un viaje por Uzbekistán

En todo viaje que se hace siempre es bueno conocer el contexto histórico de los lugares e idiosincrasia de su población, pero en Uzbekistán diría que es imprescindible echar un vistazo atrás y conocer el porqué de la situación actual y la importancia de sus monumentos, porque a simple vista (y oído) decir que viajas a Uzbekistán parece que no hay mucho que ver o que no sea interesante, y para nada es así.

Guía de viaje a Uzbekistán

Amir Temur

Aquí no voy a explayarme con su cronología histórica, más que nada porque es para darse cabezazos contra la pared de la cantidad de movimiento que ha habido a lo largo de su historia. Tened en cuenta que siempre ha sido el nudo entre oriente y occidente cuando el transporte terrestre era la única forma de comunicación entre los dos grandes continentes y por ende, esta región del planeta comprendida entre el mar Caspio y China, llamada Turquestán, fue un crisol de culturas e intercambio de ideas a lo largo de muchos años. Tanto, que grandes filósofos, astrónomos y matemáticos nacieron, vivieron y enseñaron desde esta pequeña región del planeta y que a día de hoy todavía se les debe su dedicación.

Guía de viaje a Uzbekistán

La Ruta de la Seda

Desde los persas, Alejandro Magno, los árabes, el Imperio Corasmio, Genghis Khan con su Imperio Mongol o el Imperio Ruso —entre otros—, dejaron su impronta al paso de sus ejércitos por estas tierras. Pero de todos los líderes, la huella que más marcó el destino de esta región y que a día de hoy se reconoce noblemente por su legado, es sin duda la del militar turco-mongol Tamerlán —Temür, como se le conoce allí—, líder del Imperio timúrida (siglos XIV y XV) que llegó a conquistar un vasto territorio que iba desde la actual Turquía hasta India y cuya capital nombró a la legendaria Samarcanda. De esta manera, engrandeció esta ciudad y por eso su importancia histórica hoy en día. Lugar donde ya antiguamente era nudo comercial entre Europa y Asia y que con Tamerlán vio un nuevo amanecer.

Guía de viaje a UzbekistánLa historia más reciente de Uzbekistán, que aún se puede palpar y sentir en el país, pasa por las manos de los rusos, que desde finales del siglo XIX hasta finales del XX, zaristas y comunistas cronológicamente tomaron el poder y transformaron la región, con sus cosas buenas —educación, industrialización, igualdad social…— y sus cosas malas —represión y persecución política, restricción religiosa…—. A día de hoy, la «rusificación» se puede sentir sobre todo en su capital Tashkent. Han sido varias generaciones las que vivieron bajo el poder ruso y como legado palpable casi 30 años después de su emancipación nos quedan sus sobrios edificios y un estado laico donde la persona, y en especial la mujer, tienen la libertad que no se puede encontrar en otros países de religión musulmana.

Guía de viaje a UzbekistánRuta de 14 días por Uzbekistán

Cuando cogimos los billetes a Tashkent todavía no teníamos una idea fija de todo lo que queríamos ver en el país. Sí que es cierto que la columna vertebral de todo viaje a Uzbekistán pasa por las cuatro principales ciudades del país, la capital Tashkent por ser la habitual puerta de entrada y las otras tres ciudades patrimonio de la humanidad; Samarcanda, Bujará y Jiva. Vistas estas ciudades en un mapa te das cuenta rápidamente de por donde se llevará a cabo la ruta. En nuestro caso sería justamente en ese orden que os he dicho y añadiendo algún destino más que iríamos introduciendo en la ruta, y por problemas logísticos, también alargaríamos hasta el mar de Aral los dos últimos días.

Guía de viaje a Uzbekistán

Pincha en la foto del mapa para acceder al mapa que fuimos siguiendo durante el viaje con cosas más imprescindibles que ver en Uzbekistán.

De antemano os pongo que sobre la marcha fuimos modificando los días de estancia en cada ciudad, tanto por comodidad como por logística, y pese a que ahora pienso que lo organizaría de otra manera, tampoco doy por mala la distribución que hicimos de los días que disponíamos.

Tashkent (2 noches, 1 día)

Tashkent, la capital de Uzbekistán, sin mucho más. Dicho así parezca que haya que salir de allí cuanto antes, pero tampoco es para tanto. Quizá nuestra experiencia no sea la más indicada para hablar de ella, pero objetivamente, sí que merece aunque sea un día. Ya sea por ser la habitual entrada al país o por sus propios atractivos —que los tiene—, se puede pasar perfectamente un día o incluso dos. Es la ciudad donde más se nota la «rusificación» que tuvo el país por casi un siglo de poder bolchevique y se nota tanto en sus edificios como en su gente.

Guía de viaje a UzbekistánLugares como la mezquita Minor, el centro mismo de Tashkent alrededor de la plaza Amir Timur y buscar un lugar donde nos cambiaran dinero nos mantuvo ocupados toda la primera mañana. Pero la tarde la aprovechamos bien yendo hacia la zona donde se sitúa el mercado Chorsu bazaar donde había un ambientazo enorme y cerca de allí conocimos también el conjunto Khazret-Imam, la mezquita Juma y además, a última hora, Vera pudo disfrutar montando en la feria situada en el parque Abdulla Kadiri.

Guía de viaje a UzbekistánSamarcanda (4 noches, 3 días)

Samarcanda es, «la perla». El lugar que todo el mundo ansia conocer nada más pisar tierra uzbeka. Aquí realmente estuvimos 4 días, aunque uno de ellos dedicamos la mañana en visitar Shahrisabz. Samarcanda fue la antigua capital del imperio Timúrida y los monumentos más notables de Uzbekistán se encuentran aquí. La plaza de Registán es sin duda el más destacado de ellos, cortejada por sus tres madrazas y sazonada con un regusto histórico inagotable. No hay viaje a Uzbekistán que valga si no ves con tus propios ojos este lugar.

Guía de viaje a Uzbekistán

Plaza de Registán

Pero si el Registán es el lugar más emblemático de Samarcanda, el resto de atractivos turísticos de la ciudad no desmerecen en absoluto. El antiguo cementerio Shah-i-Zinda, el mausoleo Gur-e Amir donde está enterrado Tamerlán o la mezquita Bibi-Khanym que fue una de las mezquitas más grandes del mundo islámico, son algunos de los lugares desde donde rezuma historia la eterna Samarcanda.

Guía de viaje a Uzbekistán

Cementerio Shah-i-Zinda

Shahrisabz (1 día)

Quizá el mayor reclamo de Shahrisabz es que la UNESCO declaró patrimonio de la humanidad al casco histórico de la ciudad que vio nacer al futuro líder Tamerlán y en la que después proyectó un inmenso palacio y una ciudad que buscaba tener un esplendor parecido al que consiguió en Samarcanda. Pero lo que nos encontraremos dista mucho de esta descripción. Hoy del antiguo palacio solo se mantienen en pie dos enormes pilares —realmente sorprendentes, eso sí— y frente a estas ruinas se erige una gigantesca estatua de Tamerlán que mira atónito en lo que se ha transformado su querida ciudad natal.

Guía de viaje a UzbekistánUna auténtica aberración a la cultura histórica es lo que se ha hecho allí. La destrucción de sus antiguos barrios para construir un inmenso bulevar y tiendas para turistas vacías. Sinceramente, creo que en Shahrisabz se les ha ido la mano pensando en el turismo y han echado a perder un lugar histórico que nunca volverá a ser lo que fue.

Bujará (5 noches, 5 días)

Y con Bujará me pasó algo parecido que con Shahrisabz. El centro histórico lo han transformado en un espacio peatonal e impoluto totalmente preparado para el turista.

Guía de viaje a Uzbekistán

Centro histórico de Bujará

Además creo que lo peor está por venir. La previsión que hay de aquí a pocos años es la creación de un enorme centro comercial que ocupará los aledaños del casco histórico según pudimos ver en una placa informativa. Lo bueno de esto es que al menos sabes que los monumentos se mantendrán en buen estado como lo siguen estando hasta ahora tras cientos de años, pero sinceramente, creo que haciendo desaparecer los antiguos centros históricos y dejando nada más que los monumentos principales como oasis en un desierto, pierde realmente todo su contexto. Aún así, es de los cascos antiguos más bonitos de Uzbekistán junto a la pequeña Jiva y de las ciudades más animadas que vimos en el viaje.

Guía de viaje a UzbekistánNosotros estuvimos casi 5 días completos alli y la verdad que no da para tanto esta ciudad. tres días quizá sí, pero como también íbamos en plan relajado, tampoco nos arrepentimos de estar tantos días porque así aprovechamos a verlo tranquilamente y ver otras cosas que quizá con prisas no se verían, como por ejemplo los complejos memoriales de Chor Bakr y Bahauddin Naqshband o el palacio Sitorai Mohi Xosa.

Guía de viaje a Uzbekistán

palacio Sitorai Mohi Xosa

Jiva (2 noches, 2 días)

El pequeño casco histórico de Jiva, el llamado Itchan Kala, es una maravilla. También está muy enfocado al turista, pero la pequeña ciudad amurallada guarda su encanto pese a todo. Y por la noche es sencillamente maravillosa.

Guía de viaje a UzbekistánTiene una magia y una tranquilidad indescriptible y a diferencia de Bujará o Shahrisabz, aquí no vimos muros escondiendo nada. Todo es tal cual. Como una pequeña aldea parada en el tiempo donde se concentran decenas de monumentos en poco espacio. Las impresionantes murallas separan Itchan Kala de una ciudad cualquiera con sus grandes avenidas y coches por todas partes que realmente no tiene gran interés. Nosotros estuvimos día y medio allí y es suficiente porque es muy pequeño, pero bien le hubiera quitado un día a Bujará y se lo hubiera dado a Jiva.

Guía de viaje a UzbekistánNukus y mar de Aral (1 noche, 2 días)

El final de nuestro viaje por Uzbekistán fue caótico. Cambios de aeropuerto, cambios de hotel, trayectos interminables en coche, carreras en coche, carreras por el aeropuerto… en fin, de esas historias para contar. Pero el lado positivo de todo —que es con lo que nos tenemos que quedar— es que al final metimos en nuestra agenda de viaje visitar el extinto mar de Aral.

Guía de viaje a UzbekistánEn un principio descartamos ir hasta el mar de Aral por no meter a la niña horas y horas de coche para dedicar tan solo una hora a ver cuatro barcos oxidados en un desierto (porque aunque a mi me encantan estos lugares, realmente solo se ve eso). Pero debido a que nos cambiaron de aeropuerto de salida en el último momento, teníamos que ir hasta Nukus para coger nuestro avión, y desde Nukus hasta el mar de Aral hay algo menos de tres horas en coche, por lo que al final caí en la tentación y fuimos hasta Moynaq, lugar donde antiguamente se encontraba un importante puerto en el mar de Aral.

Guía de viaje a Uzbekistán

Bajando desde el antiguo puerto hasta lo que fue el fondo marino del mar de Aral

Lo que se ve allí no es mucho. Es más la historia del lugar. Como el que va a ver el muro de Berlín por ejemplo. Pero tiene un aliciente mayor, y es que no todos los días se puede ver un inmenso lago —mal llamado mar— totalmente seco, porque aunque quede algo de agua al norte, desde la zona que nos encontrábamos no se apreciaba nada. Solo un gran desnivel que correspondía al antiguo puerto y la inmensidad de una tierra seca. Allí se encuentran unos pocos barcos varados en lo que fue el fondo marino y poco más. Una escena dramática y desoladora que pese a la cantidad de kilómetros que hay que hacer para llegar allí, a mi me encantó. Pero yo es que soy muy friki. Ya me conocéis…

Guía de viaje a UzbekistánGuía de viaje a UzbekistánEn Nukus pasamos simplemente un día y como en un principio nunca pensamos ir allí, tampoco teníamos nada planeado. Nos dedicamos a pasear por la ciudad, visitar su mercado y poco más. La verdad es que aunque nos hubiéramos preparado algo, dudo que encontráramos algo más interesante de lo que habíamos visto ya en nuestro viaje por Uzbekistán.

Lo + y lo – de nuestro viaje a Uzbekistán

Pues la verdad que no suelo hacer un apartado con lo mejor y peor de cada lugar porque cada individuo es único y cada uno tiene su particular forma de ver las cosas y darle más o menos importancia, pero para terminar esta guía de viaje a Uzbekistán intentaré seleccionar cosas objetivamente para, a groso modo, tener de forma rápida unas pinceladas de lo que os podréis encontrar si viajais a Uzbekistán.

Lo que +

  • Es un típico, pero la verdad es que la gente Uzbeka me pareció un encanto. Gente cívica (menos con los coches), abierta y dispuesta a ayudar. Tuvimos un caso curioso en la estación de tren de Tashkent que nos vinieron a buscar corriendo varias personas porque se habían encontrado una cartera y se pensaron que era nuestra. Luego resultó que fue de otra mujer, pero eso deja demostrado de qué pasta están hechos.

Guía de viaje a Uzbekistán

  • La limpieza en las calles. Es increíble como están de impolutas. Incluso saliendo de las zonas turísticas las calles estaban limpias. La pulcritud que nos demostraron ya quisiera verla yo en mi ciudad.
  • Los pequeños parques de atracciones. Es un legado soviético y están en todas las ciudades. Son pequeñas ferias montadas en grandes parques donde los peques se pueden montar en un puñado de cosas por unos pocos céntimos.

Guía de viaje a Uzbekistán

  • Los monumentos de Samarkanda, y en concreto el Registán. Cuando lo vimos por primera vez nos quedamos con la boca abierta.
  • La encantadora Jiva. Pequeña, llena de monumentos y si por el día es mágica, por la noche es hechizante. Parece sacada de un cuento.
  • La seguridad; como he dicho anteriormente, puedes pasear tranquilo por cualquier parte sin tener la mínima sensación de inseguridad.
  • El mar de Aral. Si eres tan friki como yo, no te importará hacer cientos de kilómetros para verlo en persona y tener la típica foto de los barcos oxidados en el lecho marino.
  • Las brochetas de carne. Donde te las pidas, las hacen a la brasa y están riquísimas, tanto de pollo como de ternera.

Guía de viaje a Uzbekistán

  • La poca masificación —aún— del turismo. Sí que es cierto que en lugares como el Registan en Samarcanda o en el casco antiguo de Jiva el turista está presente, pero nada que ver con el turismo de masas. Y por la noche es una auténtica gozada disfrutar de los monumentos iluminados prácticamente en soledad.
Guía de viaje a Uzbekistán

La fortaleza The Ark en Bujara, absolutamente solos.

Lo que –

  • Los nuevos proyectos urbanísticos que están haciendo y los que vendrán en un futuro. Desvirtúan los centros históricos hasta el punto de pensar que es todo un decorado.
  • Sobre el punto anterior, destaco sobre todo lo que se ha hecho en Shahrisabz. El plan urbanístico que destruyó su casco histórico bien les puede hacer perder la protección de la UNESCO.
  • Los mercados de Bujara me defraudaron. Es cierto que me defraudó un poco también el casco histórico por lo mismo que los bazares. Me pareció todo como un decorado, y los bazares centenarios, simples tiendas de souvenir y poco más. Se salvan los puestos de pintura, pero porque particularmente me gustaron las pinturas, que incluso me traje de recuerdo.

Guía de viaje a Uzbekistán

  • El cambio de moneda. Tienes que estar muy atento del dinero que te queda y que no te quedes sin él en un domingo o cualquier día por la tarde para poder ir a un banco a cambiar. Aunque tener bancos cerca no te garantiza nada. Muchos de ellos no te dan cambio y te mandan a alguno concreto que puede estar en la otra punta de la ciudad.
  • La ausencia de cinturones de seguridad en la parte trasera de los coches. Lo siento, pero yo no concibo ir a día de hoy sin cinturón, sobre todo cuando la que no se lo puede poner es mi hija de 5 años.
  • El calor. Horrible en algunos momentos. Aunque esto ya lo sabíamos cuando cogimos los billetes de avión para julio. Pero si se puede evitar, mejor ir en otra época que no sea verano.

Pues con esto concluyo la pequeña guía de viaje a Uzbekistán que he preparado. No es que sea la guía definitiva para viajar a Uzbekistán ni mucho menos (tampoco lo pretendo), pero sí para tomar contacto y esclarecer algunas dudas como las que tuve yo en un principio y que con lo escrito aquí espero pueda ayudar a futuros viajeros a Uzbekistán.

Víctor del Pozo

Etiquetado , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Acerca de Víctor del Pozo

De profesión comercial y desde el 2008 escribiendo mis viajes en este blog. Viajando de forma responsable pero con la ilusión de un niño. Puedes cotillear un poco de mi vida aquí

2 Respuestas a Guía de viaje a Uzbekistán. Nuestros pasos y consejos sobre el corazón de la Ruta de la Seda.

  1. El Da dice:

    Mu bien compadre!! echaba yo de menos teletransportarme mientras leia otro post.
    Queda apuntado para mi lista, aunque me deberiais de acompañar otra vez.

    Un abrazo, a seguir relatando!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *