Aventura entre molinos de viento

Este fin de semana hemos estado por tierras manchegas. En un principio con intención de ver uno de los lugares más bellos de nuestra geografía como es el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera. Pero las pocas lluvias de este verano, o mejor dicho, las inexistentes lluvias de este caluroso verano, han hecho que el paisaje característico de estas lagunas cambie por uno más pobre y seco. Agua había, pero no la suficiente como para causarnos una emoción paisajística sin igual, con las lagunas a medio llenar y otras prácticamente vacías.

Lagunas de Ruidera

Lagunas de Ruidera

Por lo que empezamos a buscar otra alternativa en esta rápida escapada… Cuando de pronto, en la cercana localidad de Campo de Criptana apareció un caballero. El de la triste figura…

Don Quijote de la Mancha

“Y en esto, descubrimos diez o veinte molinos de viento en un campo cercano, y así como Don Víctor de la Mancha los vio, dijo a su escudera Eva.

— La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear; porque ves allí, amiga Eva, donde se descubren diez o pocos más desaforados gigantes, con quien pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer, que esta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra.

Molinos de Campo de Criptana

— ¿Qué gigantes? —dijo Eva.

— Aquellos que allí ves —respondió Víctor—, de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas.

Molinos de Campo de Criptana

— Mire vuestra merced —respondió Eva— que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino.

Molinos de Campo de Criptana

— Bien parece —respondió don Víctor— que no estás cursada en esto de las aventuras: ellos son gigantes; y si tienes miedo quítate de ahí, y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla.

Molinos de Campo de Criptana

Y, diciendo esto, dio de espuelas a su caballo Rocinante, sin atender a las voces que su escudera Eva le daba, advirtiéndole que sin duda alguna eran molinos de viento, y no gigantes, aquellos que iba a acometer. Pero él iba tan puesto en que eran gigantes, que ni oía las voces de su escudera Eva, ni echaba de ver, aunque estaba ya bien cerca, lo que eran, antes iba diciendo en voces altas:

— Non fuyades, cobardes y viles criaturas, que un solo caballero es el que os acomete.

Levantóse en esto un poco de viento, y las grandes aspas comenzaron a moverse, lo cual visto por don Víctor, dijo:

—Pues aunque mováis más brazos que los del gigante Briareo, me lo habéis de pagar.

Molinos de Campo de Criptana

Molinos de Campo de Criptana

Molinos de Campo de Criptana

Y en diciendo esto, y encomendándose de todo corazón a su señora Dulcinea, pidiéndole que en tal trance le socorriese, bien cubierto de su rodela, con la lanza en el ristre, arremetió a todo el galope de Rocinante y embistió con el primero molino que estaba delante; y dándole una lanzada en el aspa, la volvió el viento con tanta furia, que hizo la lanza pedazos, llevándose tras sí al caballo y al caballero, que fue rodando muy maltrecho por el campo. Acudió Eva a socorrerle, a todo el correr de su asno, y cuando llegó halló que no se podía menear: tal fue el golpe que dio con él Rocinante.

Don Quijote de la Mancha

— ¡Válame Dios! —dijo Eva—. ¿No le dije yo a vuestra merced que mirase bien lo que hacía, que no eran sino molinos de viento, y no lo podía ignorar sino quien llevase otros tales en la cabeza?

Molinos de Campo de Criptana

—Calla, amiga Eva —respondió don Víctor—, que las cosas de la guerra más que otras están sujetas a continua mudanza; cuanto más, que yo pienso, y es así verdad, que aquel sabio Frestón que me robó el aposento y los libros ha vuelto estos gigantes en molinos, por quitarme la gloria de su vencimiento: tal es la enemistad que me tiene; mas al cabo al cabo han de poder poco sus malas artes contra la bondad de mi espada.

—Dios lo haga como puede —respondió Sancho Panza… digo… Eva”.

Don Quijote y Sancho Panza

Transcripción del comienzo del capítulo VIII de la primera parte de Don Quijote de la Mancha (eso si… con protagonistas cambiados)

Y una vez repuestos del susto, y habiéndolo sabido que dichos gigantes no eran más que simples molinos convertidos, nos fuimos mi escudera y yo montados en nuestro moderno corcel hasta la cercana sierra de Consuegra para observar de cerca lo que antaño también fueron temibles gigantes con misma suerte que los pasados.

Molinos de Consuegra

Castillo y molinos de Consuegra

Víctor del Pozo

Quizás te interese...

Tagged , , , , . Bookmark the permalink.

15 Responses to Aventura entre molinos de viento

  1. Antonio Aguilar says:

    ¡Me parto con tu entrada, Victor de la Mancha!

    Siempre que paso por esas tierras me acuerdo precisamente de este pasaje del Quijote.

    Y una pena que las Lagunas de Ruidera estuvieran tan vacías. Como no caiga más agua, mal asunto para los agricultores este año.

    ¡Un abrazo al Señor de la Mancha y a Eva!

  2. ¡Me encantan las fotos!¡Qué bonico y quijotesco! Eso sí, chapó por la entrada 😀

  3. Carol says:

    Una entrada muy original xDD

    Y muy bonitos los molinos de viento, una pasada de fotos. Esos no los conozco, pero sí los de Mota del Cuervo, que además quedan muy cerca de Belmonte. No sé si has estado, pero te lo recomiendo. El castillo de Belmonte es una pasada y lo han reformado hace poco. Puede que agrade a vuesas mercedes 😉

    Lo de las lagunas si que es una pena…

    ¡Saludos!

  4. Dany says:

    Genial entrada Víctor! Vamos, que según leía os estaba imaginando a los dos perfectamente metidos en el papel jajajaja! Y las fotos una maravilla, veo que merece la pena pasarse por esa tierra manchega de molinos. Un abrazo!

  5. Victor says:

    Jajajajaja… pues la próxima vez nos imaginas a nosotros por allí lanza en mano sobre asnos y corceles flacos…

    La escapada a las lagunas la hemos dejado para retomarla en invierno…

    Un saludo camarada!

  6. Victor says:

    Quijotesco! que palabro!! Molaría saber escribir como Cervantes… Otro gallo cantaría!!

  7. Victor says:

    Nos dijeron que nos acercáramos a ver los de Mota.. pero nos pillaba de espaldas al camino.. pero como yo ando mucho por Cuenca, no dudo que vaya algún día. Incluso en el pueblo que está al lado del mio queda un molino en muy buen estado.

    En Belmonte tampoco he estado, pero lo mismo que antes… un día seguro que hacemos otra ruta por allí. Seguro que nos agrada noble doncella… jejeje

  8. Victor says:

    Pues nos ha faltado la foto final… que la tengo hecha… Bueno… es más… ahora mismo la subo a Facebook para que ya no te imagines tanto y nos veas en acción jejejeje

  9. Babyboom says:

    Genial, me ha encantado la entrada, qué imaginación!!!! Esa zona es muy chula, lástima que las lagunas no fueran lo que esperabais, a ver si llueve más!!! Un abrazo para Victor y Eva de la Mancha, jejejeje.

  10. Helena says:

    ¡Qué buena la entrada! ¡Eres un crack!
    Un pena que las lagunas no estuvieran en su mejor momento, pero ya habrá ocasión de volver.
    Un saludo 😉

  11. M.C. says:

    jejejeje Hace tiempo que tengo ganas de dejarme caer por esa zona para “pelearme” con los molinos!!! Pero aún no ha surgido la oportunidad… Buen post! jejeje Y fotos muy chulas!
    Un abrazo

  12. El Da says:

    no puedo dejar de pensar, Eva diciendo todo eso…. YYYYY tuuu Merced!!!! ande vasss.
    entretenido es. hasta pronto D. Vicjote del Molino.

  13. Artabria says:

    Pues yo también tengo ganas de ir por la zona! Bonitas fotos y simpático post 🙂

  14. Javier says:

    Muy buenas fotos Victor, y la forma de relatar de vuesa merced en esta loca andadura por la Mancha ha estado genial.
    Ya hablamos
    Un abrazo para los dos.

    Javier y Deborah

  15. Belen says:

    Muy original la entrada con los diálogos quijotescos! Pues una pena que las lagunas esten tan secas, yo las vi hace mucho con bastante agua. De Consuegra es una amiga mia pero no he estado nunca, tengo que ir alguna vez. Muy chulas las fotos de los molinos.

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *