Recorrido entre lagos, montañas y cascadas

Nuestro segundo día en el valle de Lauterbrunnen era nuestro día comodín. Si el día anterior no hubiéramos podido subir al Jungfrau por mal tiempo o poca visibilidad, este día era el último que nos quedaría para probar suerte. Por este motivo me hice el vago en Madrid y no miré muchas cosas para hacer por la zona para dejar un poco de rienda suelta a la improvisación y tan solo tenía algunas anotaciones de lugares que podíamos visitar. Y finalmente este fue el caso y nos encontramos con todo el día para improvisar una ruta por los alrededores de Interlaken.

Qué ver en Interlaken. Recorrido por Interlaken

Sin madrugar excesivamente mucho nos pusimos en marcha a una hora razonable y la primera idea que teníamos en mente era la de hacer un poco de turismo por los alrededores de los lagos de Brienz y Thun.

La garganta del río Aare

Empezamos nuestra ruta alrededor del lago Brienz y nos dirigimos directamente hasta el comienzo del mismo, hacia la desembocadura del río Aare en el valle de Haslital. El mismo cauce del río nos guiaría hasta la cercana localidad de Meiringen, lugar donde se encuentra Aareschlucht, la garganta del río Aare.

Qué ver en Interlaken. Plano del valle de Haslital

Plano del valle de Haslital

Tras dejar el coche en el parking y pagar la entrada de 7,50 francos, nos encaminamos hacia el desfiladero del río. El primer tramo por el que pasamos era angosto y húmedo. A través de cuevas y pasarelas, creadas a finales del siglo XIX, burlamos el cauce del río y nos posicionábamos justo encima del agua con apenas dos metros de distancia en algún tramo entre pared y pared.

Qué ver en Interlaken. Garganta del río Aare

Qué ver en Interlaken. Garganta del río Aare

Curva tras curva fuimos avanzando hacia zonas más abiertas pero igual de profundas. Hasta 200 metros de profundidad ha sido capaz de erosionar el agua tras varias eras glaciares. La luz del Sol se adentraba por la grieta de la montaña haciendo el mismo efecto que el de un tragaluz, iluminando partes concretas de la roca y dejando los rayos del Sol una estela de luz como perpetua en el aire.

Qué ver en Interlaken. Garganta del río Aare

Las paredes volvieron a engullirnos pasados unos metros y un poco más adelante volvía a abrirse el camino justo en el punto donde una pequeña cascada se precipitaba al interior del desfiladero.

Qué ver en Interlaken. Garganta del río Aare

Qué ver en Interlaken. Garganta del río Aare

El camino era de lo más agradable aunque rápidamente se acabaron las pasarelas. En apenas una hora se puede completar todo el recorrido de ida y vuelta y salir por el mismo sitio que entramos, como no, por la típica tienda de suvenir.

Os dejo un vídeo para que podáis verlo mejor.

Como nuestra idea era bordear los dos lagos hasta la ciudad de Thun, nos pusimos en marcha y sin ninguna prisa a través de una carretera en la que no se puede correr mucho por la cantidad de curvas que había, y en la cual tampoco recomiendo pasar muy deprisa por el gran interés paisajístico del lugar. Los alrededores estaban salpicados con pequeños castillos y reducidos muelles con embarcaciones flotando en aguas de un color azul intenso, tan tranquilas que parecía haberse parado el tiempo por un momento.

Qué ver en Interlaken. Recorrido por Interlaken

¿Quién dijo estrés?

La ciudad de Thun

Cuando llegamos a Thun fuimos directamente a dejar el coche en un parking lo más céntrico posible para pasear tranquilamente por la ciudad. Ya a pie nos situamos junto al río Aare el cual divide a la ciudad en dos y lo atravesamos para dirigirnos al centro histórico.

Qué ver en Interlaken. Thun, Suiza

Encima, siempre a la vista, el castillo de Thun

Rápidamente localizamos la plaza del Ayuntamiento vigilada siempre por el omnipresente castillo de Thun.

Qué ver en Interlaken. Thun, Suiza

Disfrutamos de la plaza prácticamente libre de tráfico y pudimos observar tranquilamente sus elegantes edificios con soportales.

Qué ver en Interlaken. Thun, Suiza

Si queréis ver una panorámica de la plaza, pinchar en la imagen.

Nos propusimos llegar hasta la cima de Schlossberg, la colina donde se encuentra el castillo de Thun y donde seguramente tendríamos una buena vista panorámica de la ciudad. Hacía allá fuimos atravesando la calle Obere-Hauptgasse repleta de tiendas y de terrazas bajo edificios antiguos que han conservado su original aspecto medieval.

Qué ver en Interlaken. Thun, Suiza

Por el lado izquierdo de la calle se abren estrechas calles escalonadas que te elevan al punto más alto, y tras machacarnos un poco las piernas, llegamos a los pies del castillo.

Qué ver en Interlaken. Castillo de Thun

Este castillo de Thun es uno de los mejor conservados de Suiza. Fue construido en el siglo XII por el Duque de Zäringen, Berchtold V, la misma persona que fundó la actual capital Berna. En el interior del castillo se exponen numerosas muestras de la historia de Thun tales como elementos prehistóricos, armaduras y tapices, pero la verdad es que no nos apetecía entrar a verlo y simplemente anduvimos por su patio interior observando la fachada. Teníamos el día perro… que le íbamos a hacer.

Qué ver en Interlaken. Castillo de Thun

En esta misma colina donde se encuentra el castillo destaca también la antigua iglesia a la que sí que entramos en total soledad. Lo más destacado del templo es el campanario con forma poligonal y al que se puede entrar por una escalera desde el interior.

Qué ver en Interlaken. Iglesia en Thun

Como estábamos solos no sabíamos muy bien si se podía subir, pero como nadie nos iba a decir nada, para allá que fuimos. En ella nos encontramos un pequeño “museo” donde había piezas sacras y partes de relojes astronómicos entre otras cosas.

Qué ver en Interlaken. Iglesia en Thun

Una vez fuera de la iglesia lo que pudimos comprobar es que desde ese lugar se pueden obtener una de las mejores vistas de la ciudad con el lago y los Alpes como telón de fondo.

Qué ver en Interlaken. Thun, Suiza

Volvimos a bajar a la orilla del río y lo atravesamos por otro puente parecido al que vimos en Lucerna, pero solamente parecido por estar hecho de madera, pero en sí no tiene ningún interés y estaba completamente lleno de telas de araña.

Qué ver en Interlaken. Thun, Suiza

Tras dar un paseo por la zona más moderna y comercial de la ciudad volvimos a coger el coche y salimos de allí en busca de un área de servicio donde pudiéramos calentarnos las albóndigas que habíamos llevado. No os podéis imaginar el dinero que nos ahorramos haciendo este tipo de cosas.

Qué ver en Interlaken.

Por la tarde proseguimos rodeando el lago de Thun hasta la localidad de Spiez donde desde la carretera vimos su castillo junto al lago y nos paramos para ver los alrededores. En esta ocasión no entramos porque estaba cerrado, pero tampoco llevábamos ninguna intención de hacerlo. Simplemente nos limitamos a pasear por los jardines y disfrutar de las vistas que teníamos.

Qué ver en Interlaken. Castillo de Spiez

Qué ver en Interlaken. Castillo de Spiez

Visitando Interlaken

El día estaba siendo relajado de verdad. A última hora decidimos ir ya directamente a Interlaken para poder verlo un poco ya que el día anterior al final no vimos nada. Nos centramos sobretodo en la zona de Unterseen, la que queda al margen derecho del río Aare y que se trata del barrio antiguo de la ciudad. Allí visitamos la plaza principal con bonitos edificios y una iglesia con un campanario bien conservado del siglo XV.

Qué ver en Interlaken. Interlaken

La verdad que poco más visitamos y solo paseamos por las pequeñas islas que cortan el río Aare y por calles llenas de tiendas donde aprovechamos para comprar algún recuerdo.

Qué ver en Interlaken. Interlaken

Qué ver en Interlaken. Interlaken

Qué ver en Interlaken. Tienda de relojes de cuco, Suiza

Que típicos y que caros son estos relojes… Algunos de ellos, estilo alemán, llegaban a costar más de 1.000€

En el interior del valle de Lauterbrunnen

Finalmente cogimos el coche y nos fuimos a investigar por la carretera que se adentraba en el valle de Lauterbrunnen. Aquí se encuentran las cascadas de Trümmelbach, unas cascadas en el interior de la roca pero que en ese momento ya habían cerrado, así que decidimos pasarnos al día siguiente tempranito para verlo.

Muy cerquita de este lugar está el teleférico que sube a Mürren y hasta el mirador de Schilthorn, pero no teníamos tiempo ni dinero para hacer la excursión ya que para subir hasta el mirador hay que pagar otros 100 eurillos por persona, y con la subida al Jungfrau del día anterior ya teníamos el presupuesto tiritando.

Pero lo que si hicimos fue acercarnos hasta la cascada Mürrenbach que se despeña desde 430 metros de altura por una de las paredes del valle.

Qué ver en Interlaken. cascada Mürrenbach en el valle de Lauterbrunnen

El acceso a la cascada no es muy complicado, pero la pendiente y los cantos rodados que había hacían que tuviéramos que ir andando con pies de plomo si no queríamos caer rodando por la ladera de la montaña. Tras reventarnos las piernas en una cuesta que no parecía acabarse, llegamos justo a los pies del salto de agua y nos sentamos a disfrutar del momento. !Qué maravilla de lugar¡

Qué ver en Interlaken. cascada Mürrenbach en el valle de Lauterbrunnen

Qué ver en Interlaken. cascada Mürrenbach en el valle de Lauterbrunnen

Fotografía que nos tiró Leire desde abajo

El lugar era espectacular, y el agua pulverizada procedente de la cascada nos refrescaba lo justo para saborear más intensamente el paisaje que nos rodeaba. Daban ganas de hacerse una casita allí y quedarse por una temporada.

Ya prácticamente teníamos el día ventilado y nos fuimos a la cabaña a pasar nuestra última noche en este precioso valle. Sin duda este sitio ha sido uno de los mejores lugares en los que he dormido en mí vida.

Cascadas de Trümmelbach

A la mañana siguiente teníamos como destino la capital Berna, pero antes nos pasamos por las cascadas de Trümmelbach como habíamos decidido el día anterior.

Qué ver en Interlaken. Cascadas de Trümmelbach

Llegamos unos minutos antes de las nueve, hora en la que abre al público este espectáculo natural. Desde el exterior no se puede apreciar, ni tan siquiera adivinar, que en el interior de la montaña que teníamos delante de nosotros existe un espectacular gruta formada tras cientos de miles de años por la erosión del agua que desciende desde los glaciares del Jungfrau y compañía.

Qué ver en Interlaken. Cascadas de Trümmelbach

Ascensor en el interior de la montaña

Fuimos los primeros en entrar al lugar y subimos en un ascensor hasta la mitad de la gruta a través de las entrañas de la roca. El silencio y la tranquilidad que se respiraba a esas horas de la mañana en el valle de Lauterbrunnen contrastaban con el estruendo provocado por los 10 saltos de agua que se esconden en el interior de la montaña y que nosotros empezaríamos a recorrerlos uno a uno.

Qué ver en Interlaken. Cascadas de Trümmelbach

Los fríos y húmedos pasillos de la gruta nos conducían por cada una de las cascadas, subiendo primero hasta la décima y bajando poco a poco hasta la primera. El interior de la cueva es enorme y el agua ha creado caprichosas formas en la roca que parecen bailar junto a los rayos de Sol que se cuelan por la parte más alta de la gruta.

Qué ver en Interlaken. Cascadas de Trümmelbach

Qué ver en Interlaken. Cascadas de Trümmelbach

Qué ver en Interlaken. Cascadas de Trümmelbach

El espectáculo es digno de ver y no os llevará ni tan siquiera una hora el visitarlo, por lo que recomiendo verlo pese a que la entrada no es nada barata, 11 francos por persona.

Os dejo un vídeo para que lo veáis mejor.

Con esto pusimos fin a nuestra estancia en el valle de Lauterbrunnen y nos fuimos velozmente a Berna para aprovechar el día entero en la capital Suiza. Comenzaba nuestro penúltimo día en este país y teníamos que aprovecharlo a tope en la ciudad de los Osos.

Víctor del Pozo

Quizás te interese...

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

12 Responses to Recorrido entre lagos, montañas y cascadas

  1. Babyboom says:

    Definitivamente me has convencido para ir a esa zona, me ha encantado la Garganta del Río Aare y el Castillo de Thun. Habrá que ir ahorrando porque visto lo visto aquello es carísimo!!! Por cierto, lo de la comida también lo hago yo en mis viajes pero no se me había ocurrido nunca lo de la comida preparada, yo soy más de sandwichs y embutido, jejejeje.
    Muy chulo el relato y las fotos impresionantes!!!! ;D

  2. fran soler says:

    Vaya parajes Víctor, me han impresionado!! Y la ciudad de Thun me ha encantado, igual que las cascadas, que maravilla. Sin duda estos lugares merecen ser visitados. Suiza me está encantando y me voy a tener que plantear una visita pronto….

  3. Amaia says:

    Estoy con los comentarios anteriores… qué pasada!! Desde luego si alguna vez tuve dudas de ir alli, que no es el caso, se te quitan viendo las fotos, tiene que ser impresionante estar allí, no? Me encantaría pasar un buen rato oyendo el discurrir del agua entre las rocas, casi sintiendo como la van deshaciendo poco a poco… Ais, que poético me ha quedado, pero 100% real, las ganas de perderme un unos días por allí

  4. Cada vez me sorprende más Suiza, si lo anterior era bonito, esta vez la garganta es simplemente impresionante y la ciudad de Thun es una joya, encima para rematar la cascada Mürrenbach, menuda altura, sois hormiguitas al lado de ella xDDD

    Encima escuchar los vídeos a estas horas me va a hacer dormir relajadito a la cama, aunque igual con tanto sonido de agua tengo que hacer una parada en el baño antes 😀

    Saludos Victor!!! 😉

  5. M.C. says:

    Estoy como los demás: muy sorprendida de lo bonita que Suiza! Jamás la había tenido en la lista de mis destinos soñados, pero con tus posts, me están entrando unas ganas locas de ir. Por lo que veo hay que ir con el monedero cargadito de dinero porque todo allí es muy caro, ¿no?
    Muy buena idea lo de llevar la comida de casa!! jejeje Nosotros hacemos parecido en muchos viajes… Si se quiere viajar mucho, hay que medir muy mucho lo que uno se gasta.
    Saludos

  6. Qué bonito Suiza, iba a ir este verano pero creo que me quedaré por Francia. Interesante tus reportajes como siempre.
    Saludos viajeros

  7. nandus says:

    La verdad Victor que e lo curras tio, jejeje, que bien explicado que bien puesto todo, que paciencia!!! jajaja, da gusto ver los lugares don de yo también he estado, creo que ya te dije que me encanta Suiza, me tiene como pillado, siempre intento ir cada dos o tres años, esta vez he ido dos años seguidos pero bueno, si hay que ir a Suiza iría las veces que haga falta. Un saludo.

  8. Helena says:

    ¡Que paisajes! ¡Que maravilla de país! ¡Que ganas le tengo!
    Un saludo

  9. Blai says:

    Me ha encantado esta garganta… No la conocía y te tengo que decir que me la apunto como un must para cuando vuelva a Suiza!
    Tío, felicidades por estas crónicas que te estás marcando, ya sólo de imaginarme como serán las del Transmongoliano… Me muero!! xD

    En serio, sigue así que nos gusta mucho!

    UN fuerte abrazo, amigo!

  10. M.Teresa says:

    He estado en Suiza un par de veces y no conozco ni las gargantas ni las cascadas de Trümmelbach. Una buena excusa para volver!
    He leído en el facebook que vais a hacer el Transmongoliano. Es un viaje al que le llevo dando vueltas hace años. Por un lado sé que tengo que hacerlo, es un mito, una ilusión, pero me da miedo estar metida tantas horas en un tren. Ya nos contarás!

  11. alberto jiménez hormeño says:

    viciaos de viajar

  12. Victor says:

    Buenas compañeros! Por lo que veo no lo conocíais muchos estos lugares y me alegro que con blogs como el mío o los vuestros, nos vayamos descubriendo lugares interesantes que algún día seguro visitaremos. Yo esta garganta es casi lo primero que descubrí de Suiza cuando todavía no había salido casi de España. La vi en fotografías y como siempre, dije que algún día la visitaría. No es que sea lo más espectacular de Suiza, pero si me hacía visitarla y es bien bonita.

    Ya tengo casi el relato de Berna y solo quedaría uno uno más para terminar todo el viaje. Y bueno… como dije en otro relato, a partir de ya voy a hacer un post de tomas falsas con vídeos que no he sacado y fotografía del día a día del viaje. Algunas de ellas serán graciosas y me gustaría unirlas al relato para no olvidarlas yo tampoco.

    Perdonar que no esté siguiendo los comentarios personalizados, pero cuando tenga algo más de tiempo, lo volveré a hacer… que ahora ando más pillado y se me juntan un montón de ellos…

    Un saludo a todos y gracias por estar siempre aquí!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *