Visita a Kotor en Montenegro

Nos levantamos temprano en nuestro alojamiento en la localidad de Cavtat y salimos en dirección al país de Montenegro al que llegamos en poco tiempo a la frontera.

Kotor

En Montenegro sí que nos pidieron para pasar todos los papeles del coche y los pasaportes, y aquí nos sucedió la anécdota del día. Nos pidieron la documentación del coche y la carta verde… Todo correcto. Nos pidieron los pasaportes… todo correcto, aunque con el pasaporte de Eva se quedaron un buen rato mirándolo. El policía nos miraba y volvía la mirada al pasaporte. Así todo el rato. Al rato nos dice (o le entendemos un poco) que el pasaporte de Eva estaba caducado. Lo que nos faltaba. Se había sacado hacía relativamente poco el nuevo pasaporte digital para ir a Nueva York, pero de lo que no nos habíamos dado cuenta era de que te seguían manteniendo la fecha de caducidad del antiguo. No nos quedaba otra que suplicar… Le enseñamos el DNI en vigor de Eva y con una sonrisa nos dijo que siguiéramos. Pero a 20 metros del primer control nos vuelven a parar en otro y otra vez la misma cantinela. Le explicamos lo sucedido y que su compañero nos había dejado pasar con el DNI. Echa la mirada a un lado y hace un gesto de “hay que ver….”. Nos volvió a pedir el DNI de Eva y nos fijamos que empezó a escribir algo en un papel. Se nos acercó y nos dijo que nos daba un permiso de estancia en el país de 30 días, no más, a la que le respondimos que nuestra visita al país iba a ser de tan sólo un día, cosa que se imaginaba y entre sonrisas nos permitió el paso. Peeeeeero, otra vez nos vuelven a parar a los pocos metros. Esta vez era una mujer vestida de civil que parecía que nos quería vender algo o hacernos alguna encuesta, cuando de pronto entendimos lo que quería decirnos. Nos estaba explicando que teníamos que ponernos una pegatina en el coche para poder circular por el país y que costaba 10€. Es la tasa obligatoria para circular al igual que existe en otros países como por ejemplo Suiza. “Pues ala maja, pónmela y déjame marchar ya, ¡¡Por Dios!!”

Visitando la pequeña ciudad de Kotor

Después de un largo camino —pero agradable— rodeando la bahía, llegamos a Kotor. Dejamos el coche en el aparcamiento y nos metimos en el pueblo amurallado a través de la puerta principal o puerta del mar. Empezamos a caminar por sus callejas llenas de palacios, torres e iglesias. No había mucha gente, turistas los justos, pero terrazas de bares por todos los sitios. Por lo visto este pueblo tiene buena fiesta por la noche, cosa que no pudimos comprobar. El pueblo la verdad que te lo puedes recorrer en poco tiempo y cuando te quieras dar cuenta ya te lo has visto entero.

Kotor

Uno de los edificios más característicos de Kotor es la catedral de St. Tryphon, que es una de los dos catedrales católicas que hay en Montenegro. El dato curioso de esta catedral es que tras el terremoto de 1667 se empezó a restaurar pero se agotaron los fondos para poder terminarla completamente y así se quedó, con una torre sin acabar.

Qué ver en Kotor

Justo al lado de la catedral podemos ver el palacio Drago y en la misma plaza también está la iglesia St. Luca´s que fue la única iglesia que no sufrió excesivos daños en los dos grandes terremotos que sacudieron la ciudad (1667 y 1979), y justo en frente de esta iglesia se sitúa la iglesia de St. Nicola´s. Como veis, una plaza de lo más eclesiástica…

Qué ver en Kotor Qué ver en Kotor

Aprovechamos el buen tiempo para sentarnos en una terracita de un bar y tomarnos un refrigerio, que hacía un calor de muerte. Tras el parón proseguimos andando hasta la plaza principal, justo en el lugar por donde entramos hacía un rato (como he dicho, el pueblo es muy pequeño). Aquí se encuentra la Torre del reloj en cuyos pies se encuentra el pilar de la vergüenza, lugar en el que se castigaba a las personas acusadas con el fin de que todos los ciudadanos supieran su delito.

Qué ver en Kotor

Subida a la fortaleza de Kotor

Visto el centro de Kotor nos dirigimos hacia la muralla y no se nos ocurrió otra cosa que subir a su fortaleza. Dios Santo de mi vida, María y José y el niño Jesús todos juntos a la vez… Sabía que la subida a la fortaleza era un recorrido duro, pero se nos hizo más duro de lo que pensábamos. Empezamos tan inocentes por una calle donde vimos una figurita, casi casi como Eva de alta jejejeje.

Qué ver en Kotor

Y voy yo y la digo…

Víctor: “¿Te apetece subir a la fortaleza?”

Eva: “buenoooo… vale….”

Víctor: “si total… son solo doscientos y pico metros… y las vistas seguro que merecen la pena…”

Eva: “si, si… vamos”.

Bueno… pues todavía no me ha perdonado, y es que es normal. Es una subida infrahumana. Te cobran 2€ por subir por un camino que no está nada cuidado.

Qué ver en Kotor; fortaleza

En algunos sitios te puedes escurrir y al lado tienes una caída cojonuda, sin vallas ni nada, y lo más sorprendente es que nos cruzamos con la chica mona de turno, que se va a hacer turismo por estos sitios con sus zapatitos de tacones, y así pasó, que nos reímos en un par de ocasiones de los golpes que se metió. Pero de verdad, esto es para hacer una apuesta y el que pierda como castigo tiene que subir aquí arriba. Con treinta y pico grados al medio día y sin haber comido es como poco para morirte.

Qué ver en Kotor; fortaleza

Cuando parece que estás llegando, que te encuentras una capilla y ves a alguien parado allí, te das cuenta que no has recorrido ni la mitad y ya vas muerto. Prosigues hacia arriba y te dan ganas de pararte y volverte, pero por mis santos cojones que yo subía. Con más sudor que en una sauna seguimos “parriba”, y es que los doscientos y pico metros son sólo de altura. Teniendo en cuenta que subes en zig zag, pues fíjate tú… una vida para subir. Por el camino no hay nada indicado y te vas encontrando con estancias que están totalmente destruidas y puedes llegar a desviarte del camino sin darte cuenta. Ya casi al final vimos la bandera que corona el fuerte y Eva dijo que pasaba de subir, que se vería lo mismo arriba que desde donde estábamos. Ella se quedó sentada a la sombra de un árbol y yo tiré los últimos metros para llegar… !!!Y POR FIN LLEGUÉ!!!… Su P… MADRE!! Eso sí, las vistas de la bahía son cojonudas y si no fuese por esto no merecería la pena subir.

Qué ver en Kotor; fortaleza

Qué ver en Kotor; fortaleza

Una vez subido, tocaba bajar. Nos tomamos unos plátanos que compramos en la entrada del pueblo (riquísima la fruta) y comenzamos a descender. La bajada se hace mucho más agradable pero ya estábamos deseando acabar para tomarnos una cervecita y descansar en la sombra. Dejo algunas fotos más del lugar.

Qué ver en Kotor; fortaleza

Qué ver en Kotor; fortaleza

Qué ver en Kotor; fortaleza

Qué ver en Kotor

Esa tarde pretendíamos llegar pronto al apartamento para podernos dar un baño en la playa, así que cogimos el coche de vuelta a Croacia. Llegamos a Cavtat y le preguntamos al dueño del apartamento que nos dijera una zona para irnos a bañar. Nos pusimos los bañadores, y aunque ya era tarde, todavía quedaban un par de horas de sol. Nos metimos en el agua y disfrutamos de un baño fresquito y reconfortante con unas vistas increíbles de una puesta de sol alucinante… Todo el cielo rosa con el sol escondiéndose en el mar y la silueta de las montañas e islas que nos rodeaban. Un final del día que nos lo habíamos ganado.

Al día siguiente nos esperaba el pueblo de Dubrovnik para aprovecharlo al máximo desde primera hora del día hasta el anochecer.




Victor del Pozo

Quizás te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Pingback: Viajar en coche por Europa: Consejos para viajar en coche.

  2. Hola!

    Muy chulas las vistas desde arriba de la fortaleza. Una pregunta, ya que veo que las fotos te han quedado muy bien y que tenías el sol de espaldas: ¿sobre qué hora subisteis: al mediodía, mañana o tarde?

    Gracias y enhorabuena por el blog!

    • Buenas Enric!

      Nosotros subimos justo al medido día, con toda la calor…. serían las 3 de la tarde. Si vas en verano, creo que hay otras horas mejores para subir. Allí casi nos da algo con el sol en la cabeza todo el rato…

      Un saludo!

  3. Hola Víctor, gracias por el relato.
    Pretendo ir a Kotor en una época media sin tanto turista ni calor pero que aún así haya buena vida nocturna. Qué meses me recomendarías?

    • Hola Domi. Respecto a la temperatura, Kotor es de ambiente mediterráneo, por lo que si no quieres calor evita meses de julio, agosto y septiembre.

      Para la vida nocturna sinceramente no te puedo ayudar mucho, pero quizá lo mejor sería no adentrarse a fechas invernales y quizá la mejor opción sería en mayo o junio…

      Un saludo!

  4. Hola, Víctor.
    Tengo previsto ir en septiembre, alquilando coche allí, en montenegro. Las carreteras, usuarios, policía… son fiables?
    Gracias,
    Ignacio

    • Hola Ignacio.

      Sin problema…. Las carreteras lentas, pero buenas, como en toda la costa adriática. La policía, normal… no deberían suponer ningún problema. Usuarios… pues aquí si que noté yo que van un poco rápidos para las carreteras que son. Más de una chapuza al volante me encontré, pero eso ya es tener suerte o no.

      Un saludo!

  5. :)) A pesar del esfuerzo que hicisteis pienso que valió la pena subir y obtener esta vista tan bonita.
    Kotor es una ciudad bonita y simplemente sería una pena no verla mientras uno visita el país de Montenegro.

  6. Hola!!!

    Cuanto tiempo os llevo subir y bajar a la fortaleza? Vamos con el tiempo un poco justo por el horario del crucero.

    Gracias

    • Hola Oscar. Fue hace casi 10 años y no recuerdo exactamente lo que tardamos en subir y bajar. Es poco recorrido… pero como es cuesta arriba se demora mucho. Nosotros subimos al medido día antes de comer y bajamos para comer a una hora normal… por lo que me imagino que no mucho. Es poco mas de un kilómetro desde el centro de Kotor… por lo que calcula una hora y media para subir y bajar… dos a lo mucho.