La ruta del Cares en Picos de Europa

Si alguien me preguntara alguna vez la típica cuestión de si prefiero playa o montaña, se encontraría con una contestación rotunda y concisa. Sin lugar a duda, montaña. No es que no me guste la playa… bueno si… no me gusta la playa, aunque tampoco soy tan drástico. Si hay que ir, se va… pero desde luego puestos a elegir, prefiero algún sitio de montaña. Pero en nuestro país tenemos la posibilidad de disfrutar de las dos cosas en menos de 15 kilómetros entre una y otra como por ejemplo en Asturias. La gente que haya visitado esta zona (al igual que todo el norte de España), se habrá podido dar cuenta que no tiene nada que ver con los paisajes que podamos encontrar por el centro o sur de la península. Y es que llega un punto en la carretera en el que te da la sensación de haber cruzado una frontera, paisajísticamente hablando.

Lo más probable es que, sea cual sea la época del año, según vayamos acercándonos al norte los termómetros de nuestros coches bajen algunos grados, y donde el cielo estaba totalmente despejado, veamos ahora cúmulos de nubes. Y esto es de agradecer para los que subimos desde un Madrid que roza los 40ºC en agosto. Por eso últimamente cada verano trato de escaparme a estas tierras para disfrutar de su temperatura, gente y sobre todo, su paisaje y oferta culinaria. Algunos años he visitado la zona para estar presente en la fiesta que se monta en Ribadesella por motivo del descenso del Sella y otras veces hemos sido nosotros los que bajábamos por el río o descendíamos cañones.

Lagos de Covadonga en los Picos de Europa

Un gran tesoro que tienen los asturianos —y leoneses— y que se levanta desde el mar a más de 2500 metros de altura son los Picos de Europa, un nombre perfecto para lo que lleva formándose aquí desde hace millones de años y que los árabes pretendieron conquistar sin éxito. Pues este sería nuestro destino en el primer fin de semana de agosto del 2010. Los majestuosos Picos de Europa.

Mapa general de Picos de Europa

Con 14 y 15 años, muchos fines de semana me iba con un vecino a la sierra de Guadarrama y recorríamos valles siguiendo las marcas de los senderos y sintiendo la naturaleza pura, más aún con el contraste cercano de la gran ciudad. Pero con el tiempo dejé de practicar esta actividad y prácticamente se puede decir que no la he recuperado, aunque alguna vez trato de realizar escapadas como la que nos acontece ahora en la ruta del Cares.

Habíamos estado en otro momento por la zona de Picos de Europa visitando Covadonga y ascendiendo hasta los lagos glaciares, otra maravilla de este lugar. Pero ahora íbamos a tiro fijo y lo que queríamos hacer era la conocida ruta del Cares, la más famosa de esta zona y quizás no la más bonita, pero sí de las más accesibles.

Ruta del Cares

Para poner un poquito en situación a la gente que no sepa que ruta es (cosa que me extraña), decir que es un camino que se empezó a abrir en la roca allá por el año 1945 para poder realizar el mantenimiento de un canal que se construyó 24 años antes para dar “vida” a la central hidroeléctrica de Poncebos. Esta nueva ruta artificial sustituiría a la vieja (que ya estaba en malas condiciones) atravesando los macizos central y oriental de los Picos de Europa uniendo las localidades de Poncebos en Asturias y Caín en León (y sigue hasta posada de Valdeón) en 12 km.

Ruta del Cares

Para realizar esta ruta quizá el mejor lugar para quedarse a dormir sea la cercana localidad de Arenas de Cabrales y buscando por internet reservamos dos noches en el hotel Villa de Cabrales, muy cerquita de la carretera que sube hacia Poncebos. El hotel estaba en perfectas condiciones y era muy acogedor, incluyendo el desayuno en un bonito salón. Además si tienes suerte y no hay mucha gente, te quedará espacio en el aparcamiento gratuito que hay en frente del hotel. En esta ocasión nosotros seríamos tres personas y contratamos una habitación triple por un precio de 60€ por persona las dos noches, por lo que no es nada descabellado.

Elegido el hotel solo quedaba salir del trabajo el viernes y tirar millas. Evidentemente este día solo nos dio tiempo a llegar y acostarnos, pero tampoco nos vendría mal puesto que al día siguiente nos daríamos un buen paseo.

Ruta del Cares

La ruta del Cares

La climatología ese fin de semana era espléndida, con el cielo totalmente despejado pero sin un calor excesivo que era de agradecer, así que nos levantamos no muy temprano para empezar nuestra andadura y fuimos a coger el coche para llegar hasta el comienzo de la ruta en Poncebos. De camino recogimos a un hombre mayor, que aún en Cabrales, nos pidió que le llevásemos hasta un poco antes de nuestro destino y mientras duró el trayecto nos contó sus aventurillas y nos recomendó algún lugar para comer o comprar productos locales. A los minutos ya estábamos buscando aparcamiento aunque la verdad que también tuvimos suerte porque no había mucha gente y pudimos aparcar justo al lado de donde se empieza a ascender.

Ruta del Cares

Ruta del Cares

El primer tramo desde Poncebos cogerlo con ganas por que es cuesta arriba y aún frías las piernas cuesta un poquito, pero nada que no se pueda hacer fácilmente. A cambio, el camino te irá mostrando poco a poco la majestuosidad de este lugar. Se comienza por un camino estrecho y empedrado y nos empezamos a sentir observados por los verdaderos huéspedes de estos lares, las cabras. Alguna se animaba a bajar hasta nosotros en busca de algún trozo de comida, pero amiga mía… no voy a abrir el bocadillo expresamente para darte…

Ruta del Cares

Al poco de ir andando vimos ya el famoso canal que ha hecho posible que exista hoy día esta ruta. Lo tendríamos que seguir hasta casi nuestro destino, pero lo perderíamos en más de una ocasión ya que se introduce en más de 70 túneles durante su recorrido. Poco a poco vamos viendo que el final de la cuesta llegaba y comenzaba un leve descenso hasta la senda abierta en la propia roca. Un lugar perfecto para asomarse al desfiladero y disfrutar del más puro silencio con una vistas tremendas.

Ruta del Cares

Cuando se llega a la roca, se pueden descansar las piernas y disfrutar del paseo, puesto que prácticamente ya todo el recorrido que nos queda es llano. El camino es ancho y seguro, pero te acercas al borde no se permite ningún descuido, ya que un despiste o un resbalón supondrían ver el río Cares más cerca de lo que desearíamos.

Ruta del Cares

Ruta del Cares

Ruta del Cares

Ruta del Cares

Las vistas siguen siendo impresionantes y la vereda seccionada en la montaña parece una culebra reptando para no caerse. Un cartel nos indica el tiempo que nos queda para llegar a Caín y vemos que prácticamente estamos a la misma distancia que de Poncebos, así que ya teníamos la mitad de la ruta hecha y nos encontrábamos perfectamente.

Ruta del Cares

Ruta del Cares

Más adelante otro cartel nos anunciaba que entrábamos en la provincia de León dejando atrás Asturias por un puente de piedra. El paisaje poco a poco nos iba engullendo a través de túneles dinamitados y montañas que parecían atraerse según avanzábamos. Pronto veríamos el puente Bolín que lo atravesaríamos para más adelante volver a cruzar el río por el puente de los Rebecos. Aquí hay una cueva donde se puede descansar y comer algo bajo sombra, pero nosotros seguimos andando hasta la zona más llamativa de la ruta, túnel tras túnel y cada vez más estrecho. El agua caía de todas partes y es inevitable mojarte aunque sea con la típica gota molesta que se mete por el cuello.

Ruta del Cares

Ruta del Cares

Ruta del Cares

Ruta del Cares

Ruta del Cares

Ruta del Cares

Al rato vimos la pequeña presa de Caín que se encontraba a rebosar y ya tan sólo nos quedaría andar unos pocos metros más para llegar… a la verdadera mitad de nuestra etapa.

Ruta del Cares

Ruta del Cares

Caín es un pueblo realmente pequeño y que para tres calles que tiene se encuentran llenas de coches. La proporción de restaurantes con las casas es considerable, así que lo mejor que podíamos hacer era sentarnos en una terracita para disfrutar del estupendo día que nos estaba haciendo y tomarnos una cervecita bien fresca para reponer fuerzas.

Ruta del Cares

Mucha gente lo que hace es cogerse aquí un taxi y volver por carretera al destino original, o quizás la mejor idea es ir en dos coches y empezar cada grupo en un lado y al cruzarse por el camino cambiarse las llaves y problema resuelto… pero también hay mucha gente que hace lo que nosotros íbamos a hacer, que no es otra cosa que deshacer lo andado y volver a Poncebos por el mismo camino haciendo un total de 24 km. Pero creerme que es todo un placer y un lujo disfrutar nuevamente de estas vistas.

De camino de vuelta casi nos venimos con uno más en la familia… pero no penséis mal (¡mentes calenturientas!). Un buen hombre tenía a tres gatitos con pocos días de edad y me decía que cogiera el que quisiera para llevármelo. Nos lo pensamos y bien pensado… !Hasta habíamos decidido el nombre¡ Por supuesto se llamaría Caín. Pero al final desistimos de esta tentación y seguimos la marcha.

Ruta del Cares

Por el camino ya nos comimos nuestros bocatas y llegamos a nuestro coche unas 6 horas después del momento en que lo dejamos y con un sinfín de fotos en el bolsillo.

Ruta del Cares

Ruta del Cares

Ruta del Cares

Ruta del Cares

Ahora tocaba lo bueno… Llamar a nuestros amigos asturianos Alicia y Víctor para pasar esa tarde-noche en el pueblo de Villaviciosa. Ni que decir tiene que esa tarde nos tomamos más de una cervecita hablando de nuestra pasión común, los viajes. Nos conocemos realmente desde hace poco y sólo nos habíamos vistos en dos ocasiones, una en la primera quedada del foro Lonely Planet en Madrid y la siguiente en otra quedada en Cambridge, pero con esta pareja es muy difícil no congeniar ya que son de lo más encantadores y me alegro que gracias a este blog y su constancia por seguir mis relatos, hayamos podido cuajar una buena amistad. El detallazo que tuvieron con nosotros fue de chapó, trayendo un peluche de vaca (o “vaque” como dirían los asturianos) para Eva y una camiseta centenaria del Sporting de Gijón para mí. ¡Mil gracias amigos!

Sidras en Villaviciosa

Entre charla y charla cayeron unas cuantas botellas de sidra y pudimos demostrar nuestras dotes de escanciador. Pero creo que no podríamos dedicarnos a esto, aunque todo es práctica. Lo que peor llevo es tener que tirar el último sorbo del vaso, porque entre eso y lo que tiraba al suelo al escanciar no me cundían las botellas… Creerme… no me cundían.

Sidras en Villaviciosa

Nos despedimos de nuestros amigos y pusimos rumbo a Cabrales que había que descansar para volver al día siguiente a Madrid. Esa noche dormimos como marmotas y al día siguiente, antes de partir, me aprovisioné bien de algún queso de Cabrales y otros productos para repartir con la familia. Ni que decir tiene el olor que había en la nevera los posteriores días en mi casa… mmmmm pero está tan bueno!

Victor del Pozo

Quizás te interese...

Tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

32 Responses to La ruta del Cares en Picos de Europa

  1. bleid says:

    Impresionante entrada, mi hermano a estado varias veces por esos lares y es un enamorado de la zona y no me extraña , es muy bonito … una gran entrada
    genial la foto de la vaca
    un abrazo

  2. Isabel says:

    Que chulada de escapada! ^^
    En Madrid tenéis mucha suerte porqué estáis en medio de todo y por tanto a tiro de piedra! Me apunto esta rutilla! 😀

  3. Santi says:

    Vaya rincón chulo. He estado varias veces en los Picos (no me olvido de un cordero a la leña en Oseja de Sajambre), y son espectaculares. Asturias es una tierra única. Tu entrada de hoy esta de lujo,las fotos de la cabra me han llegado al alma. jeje. Si alguna vez bajas al sur pasate por el Torcal de Antequera ,tiene rutas de senderismo muy guapas y un paisaje como de otro planeta.

    Un abrazo VIctor!!

  4. victor says:

    Hola tocayo !!

    Ha sido un gran honor haber formado parte de este post.
    Y además, como siempre, información muy práctica para hacer la ruta del Cares. Las fotos muy chulas, con mucha luz -hubo mucha suerte con el tiempo- y con la cabra como gran protagonista.
    Anda, que vaya estilo que tengo escanciando, eh ? jeje…

    Un abrazo.

  5. Dany says:

    Yo la hice de pequeño con mis padres, y la verdad que tengo ganas de volver!
    Este verano estuve en Asturias, y de Picos de Europa hice la ruta que sube hasta Bulnes, también está muy bonito.
    Saludos!

  6. Alicia says:

    Hola Victor,
    Qué ilusión la foto de los cuatro!! ya tenía ganas de verla , porque con la emoción del momento casi no sacamos fotos. Y que tierna la foto con Caín…
    Espero que la vaquita se esté portando bien y no os de mucha guerra,jajaja.
    Pues sí, tenemos que repetir, a ver cuando nos vemos.
    Un beso

  7. fran says:

    Hola Víctor, tuve la suerte de estar por allí y admirar esos bellos paisajes pero tb tuve la desgracia de no acabar la ruta debido a mi acompañante femenina… prefiero no pensarlo de la rabia que me da. En fín, la ruta maravillosa y Asturias una gozada.
    Un saludo.

  8. javier says:

    Felicidades Victor por tener tantos fieles seguidores,
    sabes que siempre que puedo le echo un vistazo,por cierto para cuando una visita a Gran Canaria? por aqui tenemos buenos barrancos para hacer senderismo y una gran red de caminos reales.
    Bueno,seguire por aqui.
    Javier y Deborah

  9. Gran ruta, grandessss fotos y gran manera de terminarlo jajaj! Tomo nota de esta preciosa excursión!
    Saludos!
    Pruden

  10. VEM says:

    Hola Victor!!!
    Qué bonita escapada, yo la hice,pero es algo que quiero repetir…ME ENCANTO!!!
    Enhorabuena por los mil comentarios!!!!!
    Viajar es una afición que te hace conocer muy buena gente , verdad??La vaca que os regalarón me parece graciosísima!!!!!!!!jajajajaja…
    Un besazo guapo!!!

  11. Sandra says:

    Hola!

    Me apunto tu blog para irme paseando por él 🙂

    Asturias es una de las comunidades autónomas desconocidas para mí así que tomo nota de tus apuntes para cuando pueda hacer una escapada por allí.

  12. VEM says:

    Pasate un segundo por el blog… ;-P

  13. Iker says:

    Yo cuando hago esta ruta la hago desde posada de valdeón que es más larga y pilla a medio camino Caín, dirección poncebos.
    Me parece que tiene parte de encanto que se queda sin ver esta primera parte de la ruta. aunque la mayoría d ela gente tiende a hacerla en coche y llegar hasta Caín.
    También es cierto que quizá la parte más bonita es el primer tramo Caín poncebos pero bueno.
    Anda que Picos de Europa no es bonito ni na! Me encantan, todos años intento hacer aunque sea una escapadita

  14. Que gran ruta, me encanta hacer senderismo y por el norte hay que reconocer que existen unos lugares encantadores.

    Tengo muchas ganas de visitar los Picos de Europa de nuevo, ya que cuando la única vez que he estado era muy pequeño y apenas me acuerdo de nada.

    Muy buen relato y preciosas las fotos.

    Saludos Victor!!! 😀

  15. victor says:

    Hola tocayo !!

    Mañana estaré muy pendiente del primer capítulo del Camino de Santiago, que promete mucho.
    Un abrazo.

  16. Iker tiene razón, es muy bonita la parte de Posada de Valdeón hasta Caín, pero para hacer la ruta completa hay que tener mucho tiempo y estar muy bien preparado. Lo ideal sería hacerla en dos o tres días.
    Muy guapas las fotos.

  17. Artabria says:

    Vengo de Los Viajeros, de leer este mismo diario, pero allí no podía ver las fotos :-S. Nosotros la hacemos en julio y ya esoy empezando a arrepentirme después de ver tus vídeos, jejeje, menudo vértigo!!!!, pero vaya vistas!!!

  18. Maria says:

    Ya he estado varias veces en los Picos de Europa y nunca he hecho esta ruta pero de este año no pasa. Seguro que me encanta porque viendo las fotos seguro que no me decepciona. De lo mejor que hacer en Asturias!

  19. Pierre et Vacances says:

    Estaba buscando información sobre esta ruta mirando opciones de vacaciones por España y he llegado a tu post. Muy completo y perfectamente documentado. Muchas Gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *