La pequeña Trogir

Llegamos de Split a Trogir en un santiamén y lo pasamos de largo buscando una habitación antes de que anocheciera. Encontramos una al final de un camino privado y preguntamos. Nos dijeron que 30€ y soltamos las maletas. Era una casa muy bonita y los propietarios un encanto. Ella no hablaba nada más que croata pero el marido sabía italiano, así que nos pudimos entender algo. Nada más instalarnos nos fuimos a la playa a darnos un remojón y de vuelta a la casa cenamos con ellos en el porche. Durante la cena nos pudimos echar unas risas porque no muy cerca estaban actuando algún grupo amateur de heavy metal, punk o vete tú a saber. La mujer empezó a hacer gestos de “¡¡Que estruendo!!” y yo me puse a hacerles un numerito de guitarra jejejejeje. La mujer y Eva se morían de la risa.

Trogir

Visita a Trogir

Después de cenar, nos fuimos andando hasta el pueblo de Trogir y nos lo empezamos a patear dando un paseo por sus calles. El pueblo es minúsculo y en muy poquito tiempo nos lo recorrimos. Pasamos por su plaza donde estaban haciendo un concierto de alguien que tenía que ser famoso a juzgar por la cantidad de gente que había y que todo el mundo se sabía la letra.

Trogir

Nos fuimos a acostar y al día siguiente nos levantamos para hacer la visita del pueblo a plena luz del día.

Trogir se compone de un entramado de pequeñas calles en los que en cada rincón existe una composición perfecta de tiestos, escaleras y arcos esperando ser fotografiados. No nos sorprendió mucho porque todos los pueblos de esta costa están cortados por el mismo patrón. Casas medio altas de piedra, una catedral, muchas iglesias, palacetes y su reloj de la plaza. Un molde calcado a como eran los pueblos durante la República Veneciana.

Trogir Trogir

También Trogir dispone de un paseo marítimo muy agradable donde al final del mismo se encuentra el fuerte de Kamerlengo y rodeándolo te encuentras con la Fortaleza de San Marc. Dejo unas fotos…

Trogir

Trogir

Trogir

Trogir

Trogir

Caminando por detrás del fuerte nos encontramos con unas camas elásticas de estas que ponen en las ferias. Pensamos que no nos dejarían montar por el tema de la edad, pero se lo preguntamos y nos dijeron que no había ningún problema, así que ya os podéis imaginar lo que tardó Eva en subirse a una….

Trogir

Nos tomamos unas cervecitas en una terraza y nos fuimos hacia la habitación para recoger los bártulos. Nos despedimos de los propietarios y salimos dirección a Sibenik. Justo a la salida de Trogir nos encontramos con una fila de coches que venían de una boda pero estaban todos como muy tranquilitos… y pensamos que teníamos que animar la fiesta. Me puse a pitar con el coche según pasaba y me siguieron todos uno a uno. Acabaron formando un escándalo por toda la calle. ¡¡AHORA SI ES UN BODA!!

De camino a Sibenik paramos en un mirador para poder ver el precioso paisaje de Primosten. Me quedé con las ganas de visitarlo, pero al final decidimos irnos directamente a Sibenik.

Primosten




Victor del Pozo

Quizás te interese...

Tagged , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *