Fin de viaje por Perú en Lima

De Lima dicen que es una ciudad gris y que rara vez se puede ver el cielo azul. Nosotros pudimos comprobar que no. Es más, también dicen que no merece la pena dedicarle mucho a la ciudad, y también comprobamos que no es cierto. En el tiempo que estuvimos nos faltaron muchas cosas por ver. Nosotros pasamos allí unos tres días y no paramos de hacer cosas, de dar vueltas por la ciudad, de entrar a un lado y a otro y hacer alguna que otra excursión… ¿Pero cómo no va a merecer la pena visitar una ciudad en la que viven ocho millones de habitantes?

Nuestro alojamiento estaba en el barrio de Miraflores. Habíamos oído hablar tantas “lindeces” de la ciudad, que no queríamos tener problemas en los últimos días del viaje y finalmente optamos por la opción más segura. Alojarnos en Miraflores. Allí nos quedamos en el albergue Flying Dogs en una habitación triple con baño privado por unos 10€ cada uno. Desde allí salíamos cada día para visitar los lugares que más no llamaban la atención de Lima, que eran unos cuantos, y que os resumo a continuación en esta lista de cosas para ver en Lima (o que vimos nosotros, mejor dicho…)

Centro histórico de Lima

Desde que los españoles llegaron a estas tierras y fundaron la ciudad de Lima, llamada en su día Ciudad de los Reyes, esta ha sido siempre la ciudad más importante y capital del país. En el corazón de la misma encontraremos la Plaza Mayor, lugar donde se expone de manera sobresaliente la arquitectura de aquella época colonial con típicas balconadas de madera en las fachadas de los edificios más característicos como el Palacio Municipal o el Palacio Arzobispal y cuya características se extiende por otros inmuebles del casco histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad desde 1988.

Balconadas de Lima

Catedral de Lima

La zona, distribuida en cuadrículas o cuadras, nos resultó muy agradable de pasear. Una zona segura y muy animada llena de turistas y restaurantes donde comimos el típico plato de carne marina llamado Cebiche compuesto de pescados y mariscos aderezado con lima que estaba para chuparse los dedos.

Plaza Mayor de Lima

En esta zona también podréis ver dos conventos muy interesantes que os describo a continuación en esta lista.

Basílica y Convento de Santo Domingo

Este complejo sacro, también conocido con el nombre del Santísimo Rosario, se construyó a mediados del siglo XVI y pertenece a la orden dominica. La entrada cuesta 5 soles y nos permite hacer un tour guiado por casi todo el complejo partiendo desde el claustro principal —quizás el más bonito de los dos que tiene— cuyas paredes se encuentran forradas por un mosaico de azulejos del siglo XVII traídos desde la ciudad española de Sevilla.

Basílica y Convento de Santo Domingo

A destacar también en este convento son la antigua biblioteca, la sala de visitas con su impresionante techo de madera tallada, la capilla de San Martín de Porres —el primer santo negro de América y muy valorado y querido dentro del convento por su franca humildad— y la cripta donde se halla enterrada Santa Rosa de Lima —la primera Santa de América y patrona del Perú—.

Tumba de Santa Rosa de Lima

Sin duda alguna, este complejo es una de las visitas obligadas en la ciudad de Lima.

Basílica y Convento de San Francisco de Asís

La fachada barroca de esta Basílica es una de las imágenes más conocidas de Lima, pero particularmente nosotros llegamos allí arrastrados por nuestro peculiar gustos macabro —claro está, hablo en el caso de Sele y mío, no en el de Eva…—.

Basílica y Convento de San Francisco de Asís

En su interior, debajo de todo el complejo, se hallan las catacumbas que sirvieron de cementerio durante la época virreinal. Cuando bajas a este lugar, en las entrañas de la Lima más tétrica, tu cuerpo respira de otra manera. Un ambiente cargado de historia en el que los restos óseos de más de 25.000 personas parecen invocar no ser olvidados. Miles de huesos, testamentos de la inevitable mortalidad, se encuentran apiñados en varias fosas a las que se accede por un tenebroso laberinto de pasillos de ladrillo.

Catacumbas de Lima

Catacumbas de Lima

Museo de la Inquisición

Una de las mayores organizaciones, sectas o llámese como sea, que ha cometido más salvajadas y asesinatos en la historia a nivel mundial con el consentimiento político, es sin lugar a dudas la iglesia en su etapa inquisidora. En Lima, en la plaza Bolívar, se encuentra el antiguo Tribunal Supremo de la Inquisición española, que tras la independencia del Perú, este edificio pasó a ser utilizado como sede del congreso constitucional o hasta como biblioteca pública.

Museo de la Inquisición

Hoy en día es el museo del congreso y de la Inquisición y en su interior podemos repasar la historia y los métodos utilizados por la iglesia contra los herejes.

Museo de la Inquisición

Un lugar, que al igual que un antiguo campo de concentración nazi, siempre se trata de una visita interesante y didáctica. Uno de esos lugares de los horrores que nos recuerda la “bondad” del ser humano.

Circuito Mágico del Agua en el parque de la Reserva

Una de las noches nos acercamos hasta el parque de la Reserva junto al estadio nacional del Perú. Nos acercamos precisamente a esas horas para poder ver el llamado Circuito Mágico del Agua en todo su esplendor que a través de 13 fuentes distribuidas por todo el parque hace las delicias de niños y no tan niños.

Parque de la Reserva

El espectáculo principal es un espectáculo lumínico en las dos fuentes más grandes del parque donde, a través de láser y chorros de agua, dan movimiento a imágenes tridimensionales acompañadas de música.

Vivir un simulacro de terremoto

Bueno, esto no depende solo de estar en Lima. Depende sobre todo de la casualidad y de encontrarse en un lugar del mundo donde los sismos sean frecuentes, como por ejemplo Perú, que se encuentra en el Círculo de Fuego del Pacífico. Y nosotros tuvimos esa parábola. Lo llevábamos leyendo durante todo el viaje en carteles informativos por todos los lados. El día 31 de Mayo a las 10 a.m. se realizaría un simulacro de terremoto y tsunami en todo el país.

Simulacro de terremoto

A esa hora todo el mundo que esté en un edificio se debería resguardar junto a los carteles verdes que hay marcando una zona segura en un posible derrumbe. Más seguro aún sería salir a la calle a zonas amplias como hicimos nosotros y donde pudimos comprobar como Lima entero se paralizó por un momento. Tráfico, peatones, comercios… Todo parado alrededor de 5 minutos.

Pasear por el malecón Cisneros

Para los que digan que en Lima no se puede ver el cielo azul, ¡toma esta foto!

Acantilados de Lima

Aquel día nos hizo un día estupendo. Una temperatura muy agradable y un sol reinante en todo el cielo. Por ello decidimos salir a pasear junto al mar, en el malecón de Miraflores, y observar los acantilados de Lima que siempre me habían asombrados al verlos en fotos.

Malecón Cisneros

Literalmente la ciudad se adentra en el continente desde el mismo borde de estos acantilados y las vistas que deja este relieve son, a mi gusto, de lo mejorcito paisajísticamente hablando de la ciudad. Allí se encuentra el famoso parque del amor —una horterada de parque llena de parejas haciéndose fotos— y numerosos senderos para pasear donde, si te atreves, tienes la posibilidad de volar en parapente sobre las playas limeñas.

Parque del amor

Bajo nosotros se extendían las playas de la Costa Verde que estaban repletas de carteles de seguridad mostrando la evacuación en caso de tsunami. No me quiero imaginar la escena con el agua chocando contra el acantilado como si fuera una presa. Mejor no experimentarlo…

Bañarse con leones marinos en las islas Palomino

Sin duda lo mejor que hicimos en Lima. Habíamos leído sobre esta actividad antes de llegar a Perú y tenía dudas incluso de no hacer la excursión a las islas Ballestas para ajustar más el presupuesto y hacer sólo esta excursión en Lima que nos habían hablado muy bien de ella. Pero finalmente hicimos las dos y particularmente me pareció mucho más interesante esta excursión de Lima que la de Paracas (sin ánimo de menospreciar a Ballestas, por supuesto).

Para hacer esta excursión (50€ por persona en el 2012) tuvimos que acercarnos en taxi hasta la ciudad de El Callao que se encuentra lindando por el norte con la capital Lima, y más concretamente hasta su puerto en la plaza Grau junto a la fortaleza del Real Felipe.

El Callao

En medio de la plaza había un puesto donde vendían los billetes para hacer la excursión que saldría en apenas una hora (sé que era por la mañana, pero no recuerdo la hora. En todo caso, en el hotel donde os alojéis os podrán informar de los horarios e incluso podéis contratarlo con ellos mismos). Nos embarcamos y partimos hacia las dos islas que veíamos frente a la punta de El Callao. Primero llegamos casi hasta la isla de San Lorenzo —la más grande—, y luego bordeamos la isla El Frontón, ambas deshabitadas actualmente (aunque desde primeros del siglo XX hasta mediados de los años 80, en la isla El Frontón existió una prisión de alta seguridad que en 1986 fue bombardeada para paliar un motín creado por los presos y cuya acción disuasoria resultó ser de lo más polémica). Tras estas dos islas se encontraban las islas Palomino.

Islas Palomino

Estas islas son mucho más pequeñas que las islas Ballestas, pero según nos acercábamos a ellas, la impresión causada en nosotros fue mucho mayor que la producida en las famosas islas guaneras. Antes de llegar pudimos escuchar el sonido de una inmensa población de lobos marinos. Era impresionante. Aún no alcanzábamos a distinguirlos pero tenían que ser cientos por el ruido que hacían. Cuando llegamos a las inmediaciones de las islas nos quedamos boquiabiertos. Cientos de lobos marinos se encontraban reposando su panza sobre la sucia piedra mientras que otros se zambullían en las frías aguas del océano.

Islas Palomino

Islas Palomino

Islas Palomino

Nuestro barco se detuvo a una distancia prudencial de los peñascos. Desde allí los observábamos atónitos esperando que llegara el momento en que nos dieran vía libre para tirarnos al agua. Si, si… de bañarnos con ellos.

Islas Palomino

Porque eso es lo mejor de esta excursión. Además de poder ver cientos de lobos marinos y pingüinos de Humboldt en libertad, tendríamos la oportunidad de nadar junto a ellos, así que nos pusimos los neoprenos, agarramos la cámara y nos tiramos al agua.

En general, la ciudad de Lima nos ha gustado mucho. Tiene bastantes cosas de ver y hacer como para no tener que salir pitando nada más llegar como mucha gente me aconsejó. Además, Lima creo que es un buen punto de partido para un viaje por Perú. Tiene la cultura, un buen clima para ir adaptándose a la humedad, se encuentra a nivel del mar para luego ir tomando altura poco a poco y aclimatarse hasta los 4.000 m.s.n.m que se alcanzan en el lago Titicaca y es una ciudad cómoda de visitar en esos primeros días de un viaje que siempre está uno un poco descolocado.

Y así pusimos el punto y final a nuestro viaje por Perú. Al día siguiente cogimos un avión desde Lima que nos dejaría directamente en Madrid, ya muy lejos de un país que nos ha encantado por la diversidad de contrastes que nos hemos encontrado y en el que se puede disfrutar de innumerables actividades. Si a esto le sumamos la posibilidad de ver construcciones tan asombrosas como Machu Picchu o paisajes tan impresionantes como el desierto o la selva amazónica, creo que al elegir Perú como destino turístico siempre acertaremos de lleno.

Victor del Pozo

Si quieres repasar nuestro viaje por Perú, aquí os dejo su índice donde están todos los artículos.

Quizás te interese...

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

8 Responses to Fin de viaje por Perú en Lima

  1. Pau says:

    Me quedé con más ganas de Lima, la verdad. Una ciudad con muchísimo ambiente y muchos atractivos para el viajero.

  2. Eva says:

    A mí me gustó mucho Lima, totalmente recomendable!!!! Imprescindible el bañito con leones marinos!!!!! Gran experiencia. Besos.

  3. Calíope VyV says:

    Siempre he leído eso de Lima, pero veo las fotos y sin haber estado allí, no entiendo la “mala fama”, a mí me parece que hay que dedicarle un tiempo sí o sí, me alegro que tu opinión sea esa, te haré caso para cuando pueda cumplir el viaje a Perú. Oye no sabía que te podías bañar junto a los leones marino, qué puntazo. Estupenda entrada para no variar. Un beso para los tres!

  4. Babyboom says:

    Que curioso lo del simulacro de terremoto, no me gustaria estar alli durante uno de ellos. Todavia se me ponen los pelos de punta cuando recuerdo como nos explicaban el del 2007, tuvo que ser terrorifico. A mi Lima no me disgusto aunque no me emociono tampoco; para mi simplemente fue una ciudad de paso en un pais que tiene muho que ver!! Un abrazo para los tres!!! 🙂

  5. Pues la verdad como dices, no veo a Lima un lugar de salir pitando, imagino que como en Perú hay otros alicientes turísticos más destacados, la gente no le dedica tiempo, pero creo que bien se merece estar por allí y darse un paseo para recorrerla y ver todo lo que ofrece.

    Muy curioso el juego de luces en el circuito mágico mola mucho, pero lo más chulo es el baño con leones marinos jeje

    Saludos!

  6. Por fin sabemos cómo acabó vuestro viaje. He de decir que comenzamos preparando nuestro viaje a Perú con vuestros relatos y ya hace más de un año que volvimos de allí 😉
    Gracias por aconsejarnos la excursión a Isla Palomino, fue un momento alucinante.
    Nosotros vivimos no un simulacro, pero si un terremoto real y fue un momento de caguitis aguda,
    En fin, que gracias por contarnos como acabó el viaje y por seguir ahí.
    Saludos,

  7. Helena says:

    ¡Que chulo lo del baño con leones marinos! A mí eso me quedó pendiente…
    Y qué suerte de que os hiciera ese día tan soleado y azul en la capital. Yo soy de las que me pareció una ciudad gris.
    Un saludo 😉

  8. Nunca sabes qué ciudad, lugar, o experiencia será la mejor para uno mismo, los consejos y recomendaciones siempre están bien, pero a veces hay que dejarse llevar un poco por impulsos…lo de los leones marinos me lo apunto, una chulada, no tanto lo de las catacumbas =P.

    Ciao, hasta la próxima lectura!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *