El cementerio de Chauchilla

Es cierto que mi mayor interés por quedarme dos días en la ciudad de Nazca era para poder ver bien los geoglifos del desierto, pero aprovechando que estábamos allí, también teníamos en mente hacer una visita al cercano cementerio de Chauchilla, uno de los cementerios más peculiares que he visitado en mi vida y que seguro no deja indiferente a nadie que se acerque a él.

Cementerio de Chauchilla

El cementerio de Chauchilla

Tras aterrizar de los cielos de Nazca nos dirigimos hasta el cementerio de Chauchilla con un guía que contratamos en la misma agencia de Aeroparacas. Este cementerio se encuentra al sur de Nazca, a unos 30 kilómetros más o menos por la carretera panamericana. El último trayecto hasta llegar a él lo recorrimos atravesando el desierto sobre una pista de arena junto al margen derecho del río Las Trancas. Este río hace que la vegetación crezca como por arte de magia en medio de aquel yermo creando un bonito contraste con en el resto del paisaje. Pero realmente el contraste lo teníamos en el camino por el que circulábamos, el cual se encontraba lleno de agujeros y montículos con los que nuestro conductor luchaba volante en mano para que no se desmontara el coche en cien pedazos.

Cementerio de Chauchilla

Al rato llegamos al cementerio de Chauchilla y aparcamos el coche bajo la techumbre de una pequeña caseta. Estábamos en medio del desierto y no había nadie en unos kilómetros a la redonda salvo la persona que nos iba a cobrar la entrada (8 soles). Parecía un lugar perdido en el tiempo y totalmente desolado, y esa sensación perduró con nosotros durante toda la visita.

Cementerio de Chauchilla

No esperábamos ver un cementerio como otro cualquiera, pero he de decir, que lo que vimos tampoco se parecía a nada de lo que hubiéramos visto antes. Decenas de huesos por el suelo, fémures, partes de cráneos, mandíbulas… y así a cada paso. Toda la zona se encuentra llena de huesos humanos esparcidos por todas partes y semienterrados. Era un lugar rocambolesco que la aridez del desierto no ayudaba a asimilar.

Anduvimos hasta unas fosas cercanas a través de un camino habilitado para la visita y en ellas pudimos ver lo que estábamos buscando. Momias de alguna civilización preincaica, un remix posiblemente de la cultura Nazca, Paracas y la Ica-Chincha (aún no se sabe exactamente).

Cementerio de Chauchilla

Los cuerpos están tapados con telas y amarrados con cuerdas, y el cráneo en la mayoría de los casos está superpuesto sobre el cuerpo. En varias de las tumbas acompañan a la momia ciertos materiales, utensilios o partes de vasijas que han aparecido en este desierto.

Cementerio de Chauchilla

Cementerio de Chauchilla

Cementerio de Chauchilla

La verdad que la impresión que da al ver el cementerio de Chauchilla es que todo está montado como un escenario o un museo al aire libre, y es que realmente es así. Pero para nada esto desmerece al lugar. Es normal que se muestren así estos restos, y gracias que se han mantenido aquí… De hecho no quedaría prácticamente nada si no llega a ser que en 1997 protegieron esta zona como lugar arqueológico.

Cementerio de Chauchilla

Las culturas que hoy recordamos a través de estos cráneos, como otras muchas culturas en el mundo, creían en la reencarnación, en la vida más allá de la muerte, y enterraban a las personas junto con materiales que les pudieran servir en la otra vida, como por ejemplo algunos tesoros. Y habiendo objetos de valor de por medio… ya sabemos lo que pasa en estos casos. Los huaqueros, que es como se les conoce a los saqueadores en Perú, se dedicaron a recopilar objetos de valor para venderlos después a los coleccionistas en el mercado negro y así dejaron la zona, con los cuerpos removidos y desperdigados por todas partes.

Cementerio de Chauchilla

Cementerio de Chauchilla

Hoy se ha reconstruido el cementerio de Chauchilla. Las momias vuelven a estar en su sitio y los huesos más enteros los han incluido en las fosas de donde nunca debieron salir, pero colocados sin ningún orden, envueltos en telas y acompañados por calaveras que hacen la visita mucho más tétrica y espantosa.

El pelo de algunas momias también se ha incluido a este macabro lienzo. Pelo suelto y rastas que bajan desde la coronilla hasta el suelo. Debajo de las telas debe haber un cuerpo agazapado, en posición fetal, sin entrañas ni tendones extraídos en el proceso de su momificación. Cuerpos deshidratados al sol de este tórrido desierto esperando su paso hasta el más allá.

Cementerio de Chauchilla

Cementerio de Chauchilla

Cementerio de Chauchilla

Cementerio de Chauchilla

Cementerio de Chauchilla

Es sin duda un lugar sorprendente que no quisimos perdernos en nuestra visita a Nazca. Un cementerio más que añadimos a la lista de tantos que hemos visitado ya, pero que sin duda, el cementerio de Chauchilla sobrepasa lo anteriormente visto.

Víctor del Pozo

Quizás te interese...

Tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

13 Responses to El cementerio de Chauchilla

  1. La verdad es que casa vez que veo fotos de este lugar, me da repelús xD pero se que es un lugar que acabaría visitando.
    Las necrópolis son otra fuente de historia y cultura.

  2. A mi me impresionó mucho y por mucho que leas y por muchas fotos que veas el estar ahí entre tanto hueso y tanta momia hace que se mueva todo por dentro.

    Sin duda una visita imprescindible.

  3. Debe de impresionar un montón ese cementerio, yo si fuese seguro que iría a visitarlo.

    Un Saludo!!!

  4. Edu y Eri says:

    Veníamos a decir lo mismo que Akasha: ¡¡¡VAYA REPELÚS!!! Tiene que ser impresionante en vivo y en directo.

  5. Artabria says:

    Que yuyu dan, pero me parece un lugar super interesante.

  6. Helena says:

    Esta fue uno de los sitios que me quedé con más ganas de ver… Tiene que ser super-morboso y curioso a más no poder.
    ¡Un saludo chicos!

  7. M.C. says:

    qué mal rollo da la visita de este cementerio, no?? sobre todo con tantos huesos esparcidos por todas partes… Pero aún así parece interesante.

  8. Tocayo, ya sé que a ti estas cosas te gustan…pero a mi me da un poco de yuyu, la verdad.

    Un fuerte abrazo.

  9. Babyboom says:

    Me alegro de no haber ido hasta allí cuando estuve en Perú porque seguro que todavía tendría pesadillas, qué miedo, sobre todo la momia de la última foto, parece que va a traspasar la pantalla del ordenador en cualquier momento, jejejeje.

  10. Hola Victor,
    para mi el día en Nazca fue memorable. Entre las lineas y la necrópolis de Chauchilla el día estuvo repleto de misterios y desasosiego.
    Me encantan estos temas, de hecho dediqué una entrada al blog solo del Perú misterioso, con este cementerio como uno de los protagonistas.
    Un abrazo,

  11. que paaaaaaaaasada!, a mí me va a parecer increíble estar ahí el día que lo visite … después de tantos documentales en National Geographic …
    Muy bueno Victor!

  12. Pingback: El cementerio de Chauchilla

  13. Axl says:

    Muy buen aporte de Chauchilla, un lugar que casi nadie entra. Es un gusto saber de gente que se dedica a hacer algo mas que volar en avioneta para ver los geoglifos. Por cierto todo el desierto de Nazca tiene mas que geoglifos. Un gran saludo desde Perú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *