Una parada en Pisa

Pisa fue lugar de paso en nuestra ruta por Italia en coche. Aunque es mundialmente famosa la ciudad por su inclinada torre, reconozcámoslo, la mayoría de gente que vamos por allí no vemos prácticamente nada del resto de la ciudad. Salimos de ella sin conocerla. Como mucho, daremos un breve paseo por sus calles hasta la famosa Piazza dei Miracoli tomando pequeñas pinceladas, más bien miradas a través de nuestra cámara. Lugares que pillan de paso como la plaza de los caballeros o la coqueta iglesia de Santa Maria della Spina situada junto al río Arno.

Iglesia de Santa Maria della Spina

El nombre de ‘Spina’ es debido a que en sus incios esta la iglesia conservaba la reliquia de una espina de la corona de espinas de Jesucristo

Pero a todos nos interesa lo mismo. La Plaza del Duomo. La Plaza de los Milagros o para entendernos, donde está la Torre de Pisa. Vamos como ciegos a este lugar nada más pisar la ciudad como si fuera a desaparecer al día siguiente. Pero es que realmente no se suele planear pasar dos días en Pisa, y al final es lo que toca. Visitar las dos cosas imprescindibles y salir de allí como si no hubiera un mañana.

La Scuola Normale Superiore

La Scuola Normale Superiore en la Plaza de los Caballeros

Desde el aparcamiento donde dejamos el coche por unas horas situado en la plaza Vittorio Emanuelle II fuimos andando por el Corso Italia, una bonita calle peatonal que nos dejó a pie del puente de Mezzo, el más antiguo de la ciudad que atraviesa el río Arno. Está justo en medio de la antigua ciudadela y sólo nos quedaba callejear un poco hasta llegar a las inmediaciones del duomo, del baptisterio y de la famosa torre “descarriada”.

Piazza dei Miracoli Lo primero que te viene a la mente cuando llegas aquí es… “¡Benvenuto a la Toscana! hazte hueco si puedes…”. Si amigos. Habíamos llegado a Pisa, a la Toscana grosamente dicho, como miles de personas más, y como los miles y dos que éramos, nos habíamos reunido todos aquí como buenos feligreses de la basílica pisana y los suvenires.

Puestos de suvenires en PisaEn el centro, el basto prado verde que contiene los tres monumentos más importantes de Pisa, y justo al lado, una calle peatonal repleta de puestos de suvenires con todo tipo de recuerdos donde la inclinada torre se lleva la palma siendo retratada en todo tipo de material.

Suvenires de PisaAl oeste de esta pradera se encuentra el impresionante baptisterio, el más grande de toda Italia, terminado de construir en el siglo XIV y dedicado a San Juan el Bautista. Justo al lado, ocupando el centro de la plaza, se halla la catedral de Pisa cuya construcción, anterior al baptisterio, engrandecía aún más si cabe la imagen exterior de la potencia económica que llegó a ser la República Marítima de Pisa. Y finalmente, en el costado derecho encontramos la famosa silueta inclinada del campanario de la catedral.

Piazza dei Miracoli, PisaLa imagen de la Torre de Pisa, el campanario de la catedral, la habíamos visto en muchos lugares. En los libros de historia, en Internet, en guías, revistas… incluso la hemos visto ponerse recta —y vuelta a inclinarse— en una de las películas de Superman. Se comenzó a construir 80 años después que la catedral y desde el primer momento comenzó a desviarse ligeramente hacia el sur hasta acabar hoy día como la vemos, con una inclinación aproximada de 5 grados.

Piazza dei Miracoli, PisaParecen pocos, pero desde allí parecen demasiados. Durante su construcción ya se comenzó a intentar rectificar ese desnivel, pero por culpa del terreno pantanoso de la zona (existen otras dos torres más en la ciudad que también están inclinadas) nunca se llegó a conseguir. Ni tan siquiera hoy en día se ha solucionado el problema y sólo se han hecho “apaños” para que la torre no acabe desequilibrada y esparcida a cachos por la plaza.

Torre de Pisa

Nosotros la veíamos allí. Aquella icónica figura asomándose tímidamente tras la catedral. Lo notaba. Me estaba camelando poco a poco e incitándome con su hechizante desnivel a abordarla hasta su cima. Por eso, entramos a ver los precios en el museo de las sinopias situado en la misma plaza (información aquí) y allí volví a recordar que estaba en Pisa, en la Toscana y en un sitio excesivamente turístico traducido por tanto en un precio exagerado para subir a la torre. 18 eurazos, uno tras otro. Y sólo para subir a la torre. Si quieres entrar al baptisterio, al camposanto o al museo, cada uno tiene su precio —mucho más económico— o puedes optar por una entrada conjunta para estos últimos monumentos que te hará ahorrar algo, pero que en ningún caso incluye la entrada a la famosa torre de Pisa. Para eso tienes que pagar exclusivamente 18 eurazos (y lo vuelvo a repetir… 18 e-u-r-a-z-o-s). Nos costó decidirnos. Pero lo sabía. Finalmente fui estafado por mi propio subconsciente que me decía todo el rato “¿cómo no vas a subir a la torre?… Que habéis llegado hasta aquí en coche desde Madrid… que os estáis pegando una paliza y sabes que muy probablemente no vuelvas a pisar Pisa. ¡SUBIR!”. Eva no estaba por la labor, y yo sabía que en mi vida no iba a pagar tanto por entrar a un monumento de estas características (quizás a la Abadía de Westminster, pero por eso aún no la he visitado, y tampoco creo que sea lo mismo…). Y finalmente pagamos.

Torre de Pisa

Por lo menos, la entrada a la catedral es gratuita y como para subir a la torre había que espera a que nos tocase (ya que va por horarios), aprovechamos el rato y nos dimos una vuelta por los alrededores y entramos a ver el templo que como toda iglesia italiana es un deleite para los ojos.

Catedral de PisaFinalmente nos pusimos en la fila para acceder a la torre. Desde allí abajo se ve más grande si cabe y te puedes dar cuenta que el suelo está rebajado tras las rehabilitaciones que se han hecho. Son un total de 56 metros de altura distribuidos en 8 plantas con galerías porticadas rodeando cada una.

Torre de PisaTorre de Pisa

Desde fuera se ve preciosa. Una auténtica obra de arte como todo lo que hay en esta plaza. Pero por dentro es… es… bueno… es esto.

Interior de la Torre de Pisa¿Y que esperaba? Es tan sólo un campanario. Dentro no hay nada. Un panel informativo y un cable que cuelga desde arriba para comprobar la inclinación. La guía que nos acompañaba explicó su historia en italiano y finalmente nos invitó a subir por las escaleras de caracol hasta el campanario propiamente dicho. El precio de la entrada no lo vale, pero hay que reconocer que las vistas de la plaza desde allí arriba son espectaculares. El único pero que se puede poner es que, evidentemente, desde aquí no puedes ver la propia torre, pero tanto el baptisterio como la catedral se ven increíblemente bonitos con esa característica blancura del mármol con el que están construidos destacando sobre el verde esmeralda de la pradera.

Piazza dei Miracoli, PisaTorre de Pisa

Cuando bajamos de la torre vimos que la cantidad de gente en la plaza era todavía mayor que antes. Sinceramente me agobié un poco. Decenas de guías con paraguas, banderita o lanza llevando consigo a 20 turistas mínimo cada uno. Cuando nos cruzábamos con uno de estos grupos no sabíamos ni por donde pasar. Te quedabas quieto y dejabas que pasaran ellos.

Torre de Pisa

Y esta foto no hace justicia a la cantidad de gente que nos juntábamos en algunos momentos…

Ya arriba nos pudimos dar cuenta de este detalle y sobre todo de que todo el mundo que al principio respetaba el cordón que delimitaba el césped, ahora se encontraban dentro del mismo haciéndose la típica foto sujetando la torre. Y es que no falla. Sabía que lo iba a ver y os aseguro que tengo muchas fotos de la torre, pero tengo aún más del espectáculo contorsionista que hacía la gente. Y con esta serie de imágenes que os dejo a continuación —que no pasarán a la historia— termino de hablaros de nuestra visita a Pisa. Corta, concentrada y al final hasta entretenida gracias a toda esta gente.

Y como no… Eva también sujetando la torre con su tripita de seis meses…

Victor del Pozo

Quizás te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Precioso y agobiante. A mi me quedan unos dos meses para visitar Pisa y yo, también pagaré los 18 eurazos de la entrada. Mi intención era no subir, pero este fin de semana he estado conversando con una chica que fue guía turística allí y me dijo que no me lo perdiera, porque con el paso del tiempo lo van a prohibir y si no subo ahora no lo haré nunca. Así que… que se le va a hacer… sablazo que recibiremos.

    Un saludo.

    • Si… la verdad que llegará un momento en el que lo prohibirán… Son de esos monumentos que hay que hacerlos una vez en la vida para decir que tu estuviste… Pero la verdad que lo único que vale la pena son las vistas. La torre por dentro no vale nada…

  2. yyyyyyy por que no estaba yo!!!! si no huebiramos hecho un torre de pisa humana…. la verdad q Pisa y su entorno es chulo, pero siempre haciendo negocio, lo que hace q vayas a ver la torre, catedral y a la gente haciendo sus acrobacias y te vayas escopetao. A ver si se cae ya la torrecita hombreeeee!!!!

  3. Hombre por fin veo fotos del entorno de la Torre, jeje. Aún no me he dejado caer por Pisa, a ver si lo hago pronto, aunque veo esa marabunta de gente y se me van las ganas, pero bueno, en Italia todo está petado, qué le vamos a hacer. Las fotos de la peña con esas posturas son buenísimas y la mar de divertidas. En cuanto al precio de la torre vaya pasada….18 eurazos, pfffff, yo no sé si subiré, aunque las vistas merecen la pena, pero vaya estafa. Un saludito.

    • Y en Pisa no fue donde vimos más gente. Florencia era para salir corriendo!!! Y eso que no era plena época vacacional… Pero es que la Toscana es así, y aún así, merece la pena visitarla.

  4. Tengo que volver!!! … lo gracioso era ver los gestos de personas de todos los puntos del mundo para hacerse la típica foto agarrando la torre, … es posible escuchar: “más a la derecha … a la izquierda …” en árabe, inglés, chino, koreano … 🙂

    • jejejeje… ahí es donde se ve que por muy de África, China o Argentina seas… todos somos semejantes. Ya lo que dijeran no lo entendía… pero algunos gestos (como el que se está “comiendo el miembro”) se entienden perfectamente 😛

  5. Desde luego, un must Europeo y mundial, que he tenido la suerte de disfrutar 2 veces…pero, más allá de la plaza, habrá algo más en Pisa? Yo la verdad es que solo he visitado la plaza y bien poco más.

    • Nosotros como dejamos el coche a tomar viento fresco de esta plaza, hicimos dos recorridos de ida y de vuelta distinto y callejeamos un poco… Y sí que tiene buena pinta el resto de la ciudad, pero no pudimos ver mucho, la verdad.

  6. Pingback: Pueblos con encanto en la Toscana | Mi patria son mis zapatos - Blog de Viajes

  7. Pingback: Recorrido por la Toscana y norte de Italia

  8. Hola!

    Fantástica la foto panorámica de la Piazza dei Miracoli. Una pregunta rápida: ¿subisteis por la mañana o por la tarde? Pregunto esto desde el punto de vista de hacer fotografías, para saber si es por la mañana o por la tarde que se tiene el sol a la espalda si echas fotos a la catedral.

    Gracias y saludos!!

    • Buenas Enric! Pues nosotros subimos al medio día más o menos. Me imagino que para que salga la luz mucho mejor debería ser por la mañana si la foto la quieres tirar desde la torre de Pisa, pero si quieres sacar la foto desde el Baptisterio entonces justo al contrario, lo mejor sería por la tarde…

  9. Muchas gracias, Víctor, por tomarte la molestia de responder. Sí, lo que me interesa es saber a qué hora es mejor subir a la torre, así que si subisteis a mediodía nos va genial para el planning.

    Un abrazo y sigo leyéndote. 🙂

  10. Hola Victor:

    Nosotros vamos para Italia a final de este mes y a Pisa concretamente a primeros de septiembre. Ando con la cabeza caliente si gastarnos mi pareja y yo los 18 euros que vale subir a la torre.
    Ahora que ya has subido… Te los volverias a gastar osea, me recomiendas que suba o que pase de hacerlo….

    Un Abrazo.

    • Muy buenas Juan! Pues la verdad que es una pasta para lo que es la torre. Desde luego lo único que vale de arriba son las vistas de la plaza, pero la torre no. Si andas ajustado de presupuesto y no te apetece pagar lo que vale, tampoco te pierdes tanto. Las vistas y nada más… Igualmente que a la Torre Eiffel he subido tres veces, a la de Pisa ni por asomo subiría de nuevo.

      Un saludo!

      • Gracias por tu respuesta Victor.

        Se me olvido preguntarte si para vuestro viaje alquilasteis coche en Itallia y si fue asi con que compañia. Nosotros estamos entre Avis y Europcar pero he leido muchos foros y por lo visto a la vuelta intentan metertela por todos lados e incluso te encuentras cargos extraños en la tarjeta de credito. Si has alquilado, podrias contarme tu experiencia…

        Un Saludo!

        • Que va Juan. En este viaje nos fuimos con nuestro coche desde Madrid. Por Europa, salvo en Noruega e Inglaterra no he alquilado coches, pero bueno… Sobre las compañías de alquiler he probado las dos que mencionas y no he tenido ningún problema con ellas. Pero si tengo que elegir, me quedaría con Avis… pero no por nada en especial. Simplemente porque la he utilizado más y siempre me ha ido bien. Ahora en septiembre me voy a Malta y reservaré con ellos también seguramente.

  11. Hola Victor. Buen Blog.
    Como tengo poco tiempo, pensaba salir temprano desde Florencia en tren, parar un rato en pisa, y seguir mi camino hacia la Spezia. Solamente cobran el tiket por subir a la torre?, si deseo simplemente estar abajo, caminar y recorrer no cuesta?. Gracias… 2 o 3 horas para estar en esa plaza es suficiente para luego seguir mi camino?

  12. Otra pregunta: El horario de apertura es para subir a la torre como tal o para entrar a la plaza (complejo de monumentos)?
    Gracias

    • Buenas Juan.

      La plaza es una plaza pública y de libre acceso. Para lo que hay que pagar es para subir a la torre. También tendrás que pagar por entrar al Baptisterio y otros lugares de la plaza (aquí tienes los precios http://www.opapisa.it/biglietti/prezzi/). La entrada a la Torre es única. Puedes comprar una entrada conjunta para los otros monumentos, pero si quieres entrar a la torre tendrás que pagar una entrada a parte.

      La Catedral, que también merece mucho la pena (como toda catedral en Italia), es gratis. Podrás pasear por los caminos que rodean los monumentos, ponerte bajo la torre y todo lo que quieras hacer. Lo único que cuesta dinero es entrar a los monumentos, menos a la catedral como ya te he dicho.

      Con 2 o 3 horas te debería dar tiempo si no esperas las colas para subir a la Torre. Intenta aparcar cerca y listo… Te sobrará tiempo si solo quieres ver la plaza.

      Un saludo!