Turismo rural en Sigüenza

A quien le guste la Edad Media y sus historias de clérigos y caballeros podría dedicarse toda su vida a recorrer cada uno de los enclaves que tenemos en España pertenecientes a aquella época y no acabaría nunca. Pueblos, villas o simplemente castillos solitarios encaramados en pequeños riscos inaccesibles. Un sinfín de lugares que salpican nuestra geografía y que nos hacen revivir el medievo quizás no tan lejano, porque ahí siguen sus restos, perpetuos casi de por vida. De entre los lugares de aquella época podría destacar la localidad de Sigüenza como una de las más bonitas ciudades medievales de España que además he tenido la suerte de visitar en dos ocasiones. La primera el año pasado junto a Eva y la última hace tres fines de semana junto a mis compañeros y amigos de la web Globellers que quedamos para pasar un fin de semana de turismo rural en Sigüenza.

Turismo rural en Sigüenza. Sigüenza

Turismo rural en Sigüenza

En esta última escapada (#Globellersrural) se trataba de encontrar el auténtico turismo rural en Sigüenza que cada fin de semana es añorado por la mayoría de nosotros que nos encontramos agobiados entre oficinas, reuniones y sumidos en la locura de la ciudad, para así poder desconectar unos días retirados en algún rincón tranquilo capaz de recargarnos las pilas y poder comenzar una nueva semana de trabajo. Y vaya si lo hicimos. Por cortesía de Escapada Rural pudimos disfrutar en plenitud de la casa rural Castillo de la Riba II situada en Riba de Santiuste, a pocos kilómetros de la ciudad medieval de Sigüenza y bajo la inquietante silueta de su fotogénico castillo. En esta casa disfrutamos de lo lindo y nos sentimos como en casa sobre todo gracias a su espectacular (porque no tiene otro calificativo) dueño Pablo, que nos trató como reyes, o para el caso medieval que nos ocupa, obispos del señorío episcopal que fue Sigüenza.

Turismo rural en Sigüenza. Casa Rural Castillo de Riba, Sigüenza

La casa dispone de dos alojamientos en realidad independientes uno de otro pero situados pared con pared con capacidad para 12 personas. Aquí en la foto el salón de la casa más pequeña. Fotografía de Helena (www.mimaletayyo.com)

Un paseo por Sigüenza

Desde la pequeña pedanía en la que estábamos alojados nos encaminamos a recorrer las empedradas calles de Sigüenza que un día transitaron el Cid Campeador en su camino hacia Alicante y un ingenioso hidalgo a lomos de su caballo en su fantástica aventura hacia Barcelona. Personajes que se les recuerda en estas tierras a través de los escritos.

Pero Sigüenza tiene su propia figura histórica, conocido este como el Doncel y fallecido a finales del siglo XV en batalla contra los musulmanes en Granada y que en vez de en papel se le recuerda representado en una escultura tan magistralmente tallada que parece vivir hasta nuestros días y a la que la debe su fama. Porque en realidad el Doncel, de nombre Martín Vázquez de Arce, no llegó a ser un héroe tan notable como Díaz de Vivar, sino que su historia se conoce gracias a esa escultura que descansa en una capilla en el interior de la fortificada catedral de Sigüenza.

Turismo rural en Sigüenza. Catedral de Sigüenza

Precisamente la catedral de Sigüenza fue lo primero que visitamos al llegar a la ciudad. Os recomiendo que contratéis una visita guiada por 4€ en la oficina de turimo situada justo en frente del templo donde podréis hacer un recorrido completo por ella incluyendo los aposentos fúnebres donde descansan los cuerpos de la familia Arce.

Turismo rural en Sigüenza. Capilla del Doncel

En dicha capilla podremos ver en primer plano las estatuas fúnebres de sus padres San Juan y Santa Catalina y justo a su izquierda al joven Doncel en una posición inusual para una escultura de este tipo, semiacostado con las piernas cruzadas, pensativo tras leer un libro que sostiene en sus manos y ataviado con su indumentaria militar de la Orden de Santiago. Tan perfecta y misteriosa es la talla que se ha convertido en una de las principales esculturas del gótico español.

Turismo rural en Sigüenza. El Doncel de Sigüenza

La catedral de Sigüenza se comenzó a construir en el siglo XII tras ser reconquistada la ciudad a los musulmanes. Su aspecto general delata su estilo románico, pero como su construcción y remodelaciones posteriores duraron varios siglos más, el estilo gótico fue introducido tanto en el interior como en el exterior del templo. Pero además podemos ver detalles de más estilos, como el bonito estilo Cisneros —mezcla entre el mudéjar y el renacentista— en el precioso pórtico de la capilla de la Anunciación, cerrada por una reja de hierro forjada resguardando los cuerpos del canónigo Fernando de Montemayor y el Obispo Eustaquio Nieto y Martín.

Turismo rural en Sigüenza. Capilla de la Anunciación, catedral de Sigüenza

Fotografía de Helena (www.mimaletayyo.com)

Si cogéis la visita guiada, además de visitar el claustro, os abrirán la Sacristía Mayor, conocida también por el nombre de Sacristía de Las Cabezas, que nada más entrar te das cuenta del porqué ese nombre. 300 cabezas, todas ellas distintas, cubren el techo poniendo rostro a guerreros, reyes, nobles o simplemente campesinos que parecen hablar entre ellos y tener vida propia.

Turismo rural en Sigüenza. Sacristía Mayor o de las Cabezas, catedral de Sigüenza

Tras ver la joya de la ciudad que es la catedral era el momento de adentrarnos en plena villa medieval y perdernos entre sus callejas adoquinadas y edificios centenarios para recorrer cada uno de sus rincones. Comenzamos por la fabulosa Plaza Mayor situada junto a la catedral y mandada a construir por el Cardenal Mendoza, impulsor del renacimiento en España y que se refleja perfectamente en este espacio amplio donde todo parece estar creado bajo el mismo trazo de pincel, lugar que tras el medievo fue utilizado para ubicar el mercado y como marco de acontecimientos importantes, pero que este día brillaba solitaria y tranquila sin apenas turistas.

Turismo rural en Sigüenza. Plaza Mayor de Sigüenza

Desde la plaza nos encaminamos cuesta arriba por la calle Mayor, quizás una de las más vistosas de todo el casco antiguo donde se ubican varias tiendas dedicadas al arte medieval y numerosos restaurantes. Según ascendemos por la cuesta vamos dejando a nuestra espalda la silueta de la catedral que va quedando encajada entre los bonitos edificios de arenisca y sus pequeños balcones con barrotes forjados pertenecientes a las antiguas viviendas de los nobles.

Turismo rural en Sigüenza. Calle Mayor de Sigüenza

Al final del todo nos espera la antigua alcazaba árabe, reconquistada a los musulmanes y convertida en fortaleza para los obispos que gobernaron Sigüenza. Desde la plaza del castillo —una gran explanada a los pies de la fortaleza— se puede divisar parte del valle de Sigüenza, y sobre todo, observar los compactos muros que hoy encierran el Parador Nacional de Turismo que, aunque no os alojéis en él, podréis entrar libremente a su patio de armas por donde un día pasearon el Cardenal Mendoza, Juana la Loca o incluso los Reyes Católicos.

Turismo rural en Sigüenza. Castillo de Sigüenza

Turismo rural en Sigüenza. Castillo de Sigüenza

Volviendo al entramado medieval de las calles de Sigüenza y siguiendo los pasos del joven Doncel topamos con su casa natal, un pequeño palacio de finales del siglo XV que más bien parece una pequeña fortificación, rehabilitada hoy gracias a la Universidad de Alcalá de Henares.

Turismo rural en Sigüenza. Casa del Doncel de Sigüenza

De ella se ha hecho hoy un museo y una sala de exposiciones, y en su corto recorrido podremos ver detalles mudéjares en cenefas y arcos sobrevivientes a las numerosas reformas que se hicieron en la casa a lo largo de los siglos.

Turismo rural en Sigüenza. Casa del Doncel de Sigüenza

Muy cerquita de aquí otro espacio diáfano se abre ante nosotros. Es la antigua Plaza Mayor, llamada hoy Plaza de la Cárcel donde se ubicaban los antiguos calabozos y el anterior Ayuntamiento además del típico mercado semanal medieval. No es difícil imaginar este lugar lleno de gente realizando trueques o vendiendo animales de granja y cereales, pero ese día no había casi nadie, apenas algún grupo guiado escuchando atentos las explicaciones del guía.

Turismo rural en Sigüenza. Plaza de la Cárcel, Sigüenza

Como ciudad fortificada que fue Sigüenza, sus límites estaban marcados por gruesos muros que aún hoy aguantan en pie en algunos tramos y en ellos se han mantenido las antiguas puertas arqueadas que daban acceso a la ciudad medieval, en algunos casos salvaguardadas por la icónica figura de algún santo o la virgen María como en la puerta del Hierro, principal acceso que tuvo la ciudad y donde se cobraba un impuesto sobre las mercancías que serían vendidas en el mercado semanal.

Turismo rural en Sigüenza. Puerta del Hierro, Sigüenza

Fueron varias puertas las que vimos durante nuestro recorrido por la ciudad vieja y tras ellas pudimos descubrir la nueva Sigüenza, la moderna y llena de vida repleta de comercios y cafeterías.

Turismo rural en Sigüenza; visitando los alrededores

Algo típico cuando se visita Sigüenza es acercase hasta el Parque natural del Río Dulce donde Félix Rodriguez de la Fuente grabó muchos de sus documentales, pero el día estaba revuelto y optamos por acercarnos a Atienza y recorrer su pequeño entramado medieval. No es que por ello hiciera menos frío, porque frío hizo, y mucho… pero Atienza siempre se presta a ser paseada haga el tiempo que haga. Además ese día apenas había gente por la calle y parecía que Atienza estuviera abierta sólo para nosotros. Desde la carretera se ve como el pueblo cubre la baja ladera de la montaña que es coronada por su castillo.

Turismo rural en Sigüenza. Atienza

Imagen de Helena (www.mimaletayyo.com)

Quizás más que en Sigüenza, en Atienza abundan pequeños rincones con encanto, con más nostalgia y olor a pueblo viejo que detienen de golpe la rutina diaria.

Turismo rural en Sigüenza. Atienza

Turismo rural en Sigüenza. Atienza

Sus dos plazas principales, la de España y la del Trigo, están unidas por una pequeña calle y separadas por el arco de Arrebatacapas perteneciente al primer cinturón de murallas que protegieron la villa. Tanto una plaza como la otra albergan los edificios más notables de Atienza, pero más bonita sin lugar a dudas es la del Trigo, con tradicionales viviendas apoyadas sobre columnas y la iglesia de San Juan ocupando todo un lateral.

Turismo rural en Sigüenza. Arco de Arrebatacapas

Turismo rural en Sigüenza. Plaza del Trigo de Atienza

Turismo rural en Sigüenza. Plaza del Trigo de Atienza

El castillo de Atienza, casi omnipresente en las alturas del pueblo, parece un pecio que haya quedado encallado en la roca. Su aspecto ruinoso advierte su duro pasado. Fortaleza de origen musulmán en tierras que fueron frontera entre Al-Andalus y Castilla y posteriormente saqueado por los franceses a principios del siglo XIX durante la Guerra de la Independencia Española.

Turismo rural en Sigüenza. Castillo de Atienza

Pero para castillo me quedo con el que teníamos frente a nuestra casa de Riba de Santiuste, que aunque seguro que su historia no es tan destacada como la del castillo de Atienza ni tampoco es nombrado en el Cantar de mío Cid, a nosotros nos llamó más la atención ya que desde nuestra casa rural teníamos unas impresionantes vistas de él.

Turismo rural en Sigüenza. Castillo de Riba de Santiuste

Hasta él nos acercamos una tarde luchando contra el viento que se había levantado y dentro nos dimos cuenta de su estratégica ubicación, pudiendo observar desde sus almenas una panorámica estupenda de las tierras que lo rodean.

Turismo rural en Sigüenza. Castillo de Riba de Santiuste

Turismo rural en Sigüenza. Castillo de Riba de Santiuste

Vista de la pedanía desde el castillo.

El castillo pertenece a una persona particular de Madrid, pero lo tiene abandonado y su aspecto interior dista mucho del exterior, aunque se puede pasear bien entre sus diferentes salas y subir por algunas escaleras hasta lo más alto.

Turismo rural en Sigüenza. Castillo de Riba de Santiuste

Algunos grupos de ideologías concretas e incluso sectas encontraron en este castillo su lugar perfecto para reunirse y han dejado el interior lleno de pintadas con banderas españolas o dibujos macabros. Una verdadera pena que ya no me sorprende en este país… Lástima que el fantasma que dicen que habita el castillo no hiciera de las suyas en algunos momentos.

Turismo rural en Sigüenza. Castillo de Riba de Santiuste

Un asesinato en Sigüenza: El cluedo en vivo

Quien piense que el turismo rural es un rollo, o que no sepa qué hacer cuando se juntan un grupo de amigos en una casa rural en un pueblo donde apenas hay cobertura móvil, eso es que no conoce Mystery Games.

Es muy probable que de pequeños hayamos jugado alguna vez al Cluedo. Sabéis que juego es ¿no?… ese donde se produce un asesinato y hay que descubrir al culpable. Yo particularmente recuerdo jugar en las noches de invierno en mi pueblo de Cuenca cuando nos juntábamos unos amigos y echábamos partida tras partida. ¡No nos aburríamos nunca! Pues lo que nos ofrecieron Mystery Games es precisamente eso. No aburrirnos la tarde del sábado y jugar al Cluedo pero sin tablero de mesa. Nosotros seríamos los personajes de la trama, en este caso una familia de mafiosos de Nueva York, el alcalde, un inspector y varios personajes más cada uno con unas características y secretos que sólo unos pocos podían saber. El tablero sería la casa y el asesino… había que descubrirlo…

Turismo rural en Sigüenza. Cluedo en vivo

Mystery Games se desplazará donde estéis para organizarlo todo. Unos días antes cada uno de los integrantes de la trama recibimos un correo donde nos ponía que personaje interpretaríamos junto a algunas instrucciones sencillas para jugar. La historia creada por Mystery Games, algunos complementos para vestir y las últimas explicaciones in situ del juego son los ingredientes perfectos para el asesinato imperfecto.

Turismo rural en Sigüenza. Cluedo en vivo

Porque el asesinato perfecto no existe. Hay pruebas, indicios, palpitaciones o intereses que cada uno de nosotros sabremos y deberemos de interpretar, aunque al final nuestro objetivo primordial será el de no morir en una historia donde vale de todo. Chantajes, robos, asesinatos, mentiras… y lo que se te ocurra para poder conseguir tu objetivo.

Turismo rural en Sigüenza. Cluedo en vivo

Es lo bueno del juego. Que ninguno es igual. Según marchen las cosas así acabará. Pero de lo que puedes estar seguro es que os lo pasaréis muy bien. Mueras o no, las risas están aseguradas.

Antes de terminar mi relato del fin de semana, quisiera hacer una mención especial al propietario de la casa rural Castillo de la Riba, a Pablo, este buen señor que desde un principio, antes incluso de llegar nadie, nos comentó por teléfono que nos iba a invitar a comer el sábado, que sólo lleváramos vino y postre y que él ponía el resto. Y el resto fue una impresionante vasija de judiones y tres parrillas de barbacoa que darían de comer a todo un regimiento.

Turismo rural en Sigüenza. Casa Rural Castillo de Riba, Sigüenza

Nos amenizó la estancia con interesantes charlas y nos recomendó visitar lugares como un antiguo pueblo abandonado del que ya hablaré en alguna entrada dedicada a estos lugares que tanto me gustan. Sin duda, una buena elección su alojamiento para pasar un estupendo fin de semana de turismo rural en Sigüenza como el que pasamos nosotros y resumido en este video de Globellers.



Booking.com

Víctor del Pozo

Quizás te interese...

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

10 Responses to Turismo rural en Sigüenza

  1. Un placer compartir con vosotros ese finde rural, y el Cluedo fue un descubrimiento, estuvo genial! A la próxima hay que hacer otro juego de estos jejeje! Un abrazo!

    • Víctor del Pozo says:

      Estuvo muy bien la verdad, tanto el juego como el finde completo. Ya me apetecía una escada así… A la próxima hay que comprar más cerveza jejejeje….

  2. Tocayo, te puedes creer que no conozco Siguenza, no puede ser !!

    Cómo molan las fotos del Cluedo !! y qué buena pinta la barbacoa y los judiones si me está entrando hambre…

    Un abrazo.

    • Víctor del Pozo says:

      Hombre Victor, tampoco te pilla al lado como para ir expresamente, pero para cuando visites Madrid y dispongas de coche, es una buena opción. Por cierto… lástima que no estéis esta semana santa por Asturias. Al final nos tiraremos sin vernos ni se sabe… 🙁

  3. Calíope VyV says:

    Un estupendo finde con buena comida, amigos…todo lo necesario. Precioso el pueblo, me lo apunto para cuando toque turismo nacional. Estáis estupendamente caracterizados 🙂

  4. M.C. says:

    Qué bien os cuidaron en Sigüenza!! Qué rabia nos dio no poder asistir! A ver si a la próxima si que vamos y Vera puede jugar con Iris.
    Un abrazo

  5. Babyboom says:

    Qué bien lo pasamos, bueno, como siempre, jejejeje. Sigüenza fue un lugar perfecto para nuestra aventura y desde luego el Cluedo en vivo fue muy divertido, menudas risas!!! Ya estoy esperando la próxima!!! Un abrazo!!! 😉

  6. Helena says:

    Hay que hacer más quedadas de estas. Lo pasamos de maravilla cazando gamusinos… diiiiigooooo… jugando a las pelis, jajaja
    ¡Un saludote!

  7. Arol says:

    Estuve allí no hace mucho tiempo y coincido contio que es un pueblo medieval y muy bonito… además si lo compartes con amigos vale mucho más la pena

  8. Nosotros fuimso a pasar un día a Sigüenza y nos pareció precioso, lo mejor la visita guiada desde la oficina de turismo por la zona medieval, no tanto nos gusto el precio de los restaurantes que eran igual de caros que en Madrid, se tona que van muchos turistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *