Metro de Moscú y más. Nuestro último día en la ciudad.

Era nuestro último día en Moscú, lo que quería decir que esa noche comenzaríamos, ahora sí, con la aventura transmongoliana que tantas ganas teníamos. Pero aún quedaban muchas cosas que ver como el metro de Moscú, pero primero y aprovechando que era sábado, fuimos al parque Izmáilovo donde ponen los fines de semana el mercado de las pulgas junto a la parada de metro Partizanskaya.

Mercado de las pulgas de Moscú

Pinchar en el mapa para ver en google

El mercado de las pulgas de Moscú

Nada más salir del metro nos desorientamos tremendamente, pero una señora que se dirigía al mismo sitio que nosotros nos invitó a que la siguiéramos. La entrada a la zona del mercado cuesta unos 20 céntimos de euro, por lo que no es excusa para no ir. Además, si encima os gustan las antigüedades, los souvenirs y las cosas que no valen para nada lo curioso, no lo dudéis ni un momento y acercaros una mañana al mercado de las pulgas de Moscú (sábados y domingos de 9:00 a 18:00).

Qué ver en Moscú. Mercado de las pulgas de Moscú

El mercado está repleto de tiendas con suvenires y recuerdos de la época soviética, pero también hay una parte dedicada simplemente a que la gente reúna todo lo que tiene en sus casas y lo ponga a la venta. Las matriuskas son indiscutiblemente las protagonistas de estos puestos, con permiso como no, de las cientos de estatuillas de Lenin.

A mi particularmente me encantan este tipo de mercados y siempre me quedo con ganas de llevarme cientos de cosas, pero el sentido común hace que solo mire, y más en este caso que tendría que cargar todo el viaje con lo que comprara. Lo que si que compramos fueron unas pequeñas matriuskas como recuerdo y que ahora lucen en nuestro mueble del salón.

Qué ver en Moscú. Mercado de las pulgas de Moscú

Qué ver en Moscú. Mercado de las pulgas de Moscú

Qué ver en Moscú. Mercado de las pulgas de Moscú

Qué ver en Moscú. Mercado de las pulgas de Moscú

El humo que salía de unos puestos cercanos nos llamó la atención culinaria y no pudimos resistirnos a tomarnos una cerveza acompañada de unos pinchos que estaban asando en ese momento. El día se había levantado lluvioso, pero en esos momentos ya lucía un sol de escándalo.

Qué ver en Moscú. Mercado de las pulgas de Moscú

Qué ver en Moscú. Mercado de las pulgas de Moscú

Qué ver en Moscú. Mercado de las pulgas de Moscú

Lo siguiente que teníamos pensado hacer era dirigirnos a la estación de tren desde donde saldríamos esa noche directos a Kazán. Queríamos ver donde estaba situada y sobre todo queríamos canjear los billetes que imprimí en Madrid por los billetes propiamente dichos. Era hora de ver si lo que hicimos por internet un mes antes valió de algo.

Nos fuimos en metro hasta la plaza Komsomolskaya donde se agrupan tres estaciones. Yaroslavsky con aspecto de castillo medieval, Leningradsky que es la estación más antigua de Moscú y Kazansky que era la que a nosotros nos interesaba.

Pinchar en el mapa para ver en Google Earth

Descargar Google Earth

El ajetreo de pasajeros en la estación era exagerado y los andenes estaban repletos de gente. Dentro de la estación localizamos una pequeña caseta que tenía toda la pinta de ser lo que buscábamos. La taquillera esperaba dentro leyendo un periódico y temíamos su mala contestación cuando la fuéramos a molestar ¡Pero qué va! le enseñamos los folios que teníamos y nos pidió que le dejáramos los pasaportes para hacer el trámite. Aprovechando el buen hacer de la mujer, sacamos las reservas de los otros dos trenes que teníamos reservados y nos quitamos el tener que hacer este proceso en cada ciudad. En 10 minutos teníamos todos los billetes que utilizaríamos hasta Irkustk. Ahora solo quedaba guardarlos como oro en paño.

De visita por el metro de Moscú

Con el trabajo hecho de ese día y aprovechando que teníamos que coger el metro, decidimos pararnos en algunas estaciones para verlas. Creo que ninguna ciudad en el mundo puede presumir de tener un metro catalogado como de interés turístico. Pero aparte de lo bonito, el metro de Moscú diría que es la mejor manera de moverse por la ciudad de una forma rápida y barata. Tiene paradas en casi todos los rincones de la ciudad y si os movéis con él, seguro que acabaréis dando con alguna estación que bien podría pasar como salón de algún palacio barroco.

Qué ver en Moscú. El metro de Moscú

Muchos de los trenes son viejos, pero por dentro están muy bien cuidados y limpios.

Algunas estaciones están tan profundas, que si no llega a ser por las escaleras mecánicas, sería para pensárselo bajar hasta allí. Y es que parte de su finalidad cuando se construyó era la de refugiarse en su interior ante algún ataque nuclear. Incluso fueron utilizadas algunas estaciones como base de operaciones. Este Stalin pensaba en todo…

Qué ver en Moscú. El metro de Moscú

El metro de Moscú está muy ligado a la historia de Rusia. Las decoraciones de muchas estaciones conmemoran acontecimientos importantes o personajes célebres, como por ejemplo la estación Komsomoloskaya en la que nos encontrábamos en ese momento. Esta estación está dedicada a la lucha del pueblo ruso por conseguir la independencia en el periodo tumultuoso y en la decoración destacan las enormes lámparas de araña a lo largo del andén y los mosaicos dedicados a personajes que defendieron su país.

Qué ver en Moscú. El metro de Moscú

Estación de Komsomoloskaya

Esta estación pertenece a la línea circular y hay una historia sobre esta línea de lo más curiosa. Seguramente sea una leyenda, pero merece la pena contarla. Se dice que el metro de Moscú en un principio no estaba diseñado para tener una línea en forma de círculo y que la idea surgió a partir de una confusión. Por lo visto, los ingenieros que estaban diseñando el metro de Moscú le dejaron a Stalin el plano de la red para que diera su visto bueno. Pero Stalin no debió prestarle mucha atención y dejó encima del plano su taza de café, dejando por lo consiguiente la típica mancha redonda del vaso. Cuando los ingenieros llegaron vieron que Stalin les había dibujado en el plano una línea circular rodeando la ciudad y como el que manda es el que manda, realizaron la línea según estaba marcada y la definieron con el color que supuestamente había dicho Stalin. Marrón como el café.

Qué ver en Moscú. El metro de Moscú

En esta misma línea circular se encuentran quizá las estaciones más bonitas del metro, pero como a nosotros no nos venía muy bien seguir por la circular, fuimos hacia la famosa estación de la Plaza de la Revolución, muy cerquita de la Plaza Roja.

Qué ver en Moscú. El metro de Moscú

Estación Plaza de la Revolución

Esta estación se construyó en 1938 y la decoración se asemeja mucho más a un museo debido a la cantidad de estatuas que hay en ella. Estas estatuas representaban el pasado glorioso del país y el augurio de un buen futuro. Stalin cuando las vio por primera vez comentó que las estatuas “están como vivas” y la verdad es que son dignas de ver. Algunas de ellas tienen su propia tradición que a lo largo de los años han ido creando los moscovitas.

Qué ver en Moscú. El metro de Moscú

En las estaciones no tuvimos en ningún momento problemas para hacer fotos ni vídeo, incluso con policías delante.

El más famoso personaje de esta estación es sin duda el perro del guardián, al que todo el mundo toca su hocico dejándolo dorado de tanto frotar. Supuestamente da buena suerte y cumple tus deseos, por lo que los moscovitas deben ser los tíos más felices del mundo ya que en cuestión de un rato que estuvimos allí vimos a innumerables personas hacerlo. Lo que me extraña es que no le hayan achatado ya el hocico al perro de tanto toque.

Qué ver en Moscú. El metro de Moscú

Qué ver en Moscú. El metro de Moscú

Qué ver en Moscú. El metro de Moscú

Y como no… nosotros también le tocamos los morros al perro…

Nuestras dos últimas estaciones que veríamos hasta el siguiente lugar que teníamos pensado visitar eran Arbatskaya y Kropotkinskaya, la primera mucho más elegante que la segunda, formada por un conjunto de arcos en forma de parábola y un techo blanco que realza la elegancia de la misma. Las dos estaciones tenían en común su techo blanco tan pulcro como el suelo que pisábamos. Es increíble con la cantidad de gente que pasa por el metro de Moscú y que se encuentre tan limpio, al menos en las estaciones que nosotros vimos.

Qué ver en Moscú. El metro de Moscú

Estación de Arbatskaya

Qué ver en Moscú. El metro de Moscú

Estación de Kropotkinskaya

Catedral del Cristo Salvador de Moscú

La parada de metro Kropotkinskaya nos dejaba justo al lado de la Catedral del Cristo Redentor que el día anterior no pudimos visitar y que por supuesto no queríamos perdernos.

Qué ver en Moscú. Catedral del Cristo Salvador de Moscú

Ahora sí que se encontraba abierta y en su interior se estaba oficiando una misa a la que asistimos en silencio mientras observábamos la grandiosidad de este templo. No exagero si digo que hasta la fecha, esta iglesia puede ser la más bonita que he visto nunca. Es sencillamente espectacular. Su historia ha sido trágica, pues el edificio que vemos ahora mismo no se trata del original. Como muchas otras iglesias en la época comunista, la original fue mandada derruir por Stalin en 1931.

Qué ver en Moscú. Catedral del Cristo Salvador de Moscú

Imagen de su destrucción (wikipedia)

En su lugar quisieron construir el monstruoso edificio del Palacio de los Sóviets que simbolizaría el triunfo del comunismo ante el capitalismo.

Qué ver en Moscú.

Futuro proyecto del Palacio de los Soviets (imagen wikipedia)

Finalmente por numerosos contratiempos y sobre todo por la II Guerra Mundial, el proyecto se paralizó y nunca más se volvió a reanudar. En cambio —y digo yo que aprovechando el hueco que allí dejaron— construyeron una piscina gigantesca al aire libre que estuvo allí hasta 1993.

Qué ver en Moscú.

Imagen de wikipedia

En 1994 empezaron las obras para reconstruir el antiguo templo por petición de las comunidades ortodoxas. A comienzos del nuevo milenio fue de nuevo consagrada y hoy en día los fieles pueden disponer de ella, al igual que todo el mundo, de forma gratuita.

Pero seas religioso o ateo, te guste el arte o no, creo que esta iglesia no dejará indiferente a nadie. Es una lástima que no dejen fotografiar su interior, pero bueno, con algunas imágenes de Wikipedia apañamos el asunto.

Qué ver en Moscú. Catedral del Cristo Salvador de Moscú

Imagen de wikipedia

El color dorado y el mármol predomina por casi todas partes y los colores suaves van rellenando en forma de santos los huecos que quedan libres en las paredes. Hay referencias históricas de Rusia en numerosos lugares de la catedral y el iconostasio, diferente a los que habíamos visto, es una mole enorme de forma octogonal construida en mármol blanco. Toda una preciosidad.

Qué ver en Moscú. Catedral del Cristo Salvador de Moscú

Imagen de wikipedia

La gente estaba distribuida por toda la nave principal rezando de pie y santiguándose una y otra vez, mientras que el cura entraba y salía del iconostasio rezando. Era emocionante formar parte de aquel conjunto aunque sea solo por unos instantes.

Cuando salimos nos quedamos como una hora en los jardines que hay justo al lado de la catedral, vigilados por la enorme estatua del Zar Alejandro II y relajándonos junto a la fuente. No nos quedaban muchas horas en Moscú y este marco, con la catedral de fondo, era perfecto para despedirnos poco a poco de la capital Rusa.

Qué ver en Moscú. Catedral del Cristo Salvador de Moscú

Qué ver en Moscú. Zar Alejandro II

Estatua del Zar Alejandro II

Qué ver en Moscú. Jardines de la catedral de Moscú

Y ahí está… el mendigo dando de comer a los pájaros jejeje

Antes de irnos al hotel para coger nuestras mochilas nos quisimos pasar por última vez por la Plaza Roja y verla de nuevo… y de nuevo no pudimos entrar porque ya estaba cerrado el acceso por el festival de las narices. Así que volvimos a rodearla para llegar a ver nuevamente la Catedral de San Basilio, que junto a la Plaza Roja (Kremlin) y la catedral del Cristo Salvador, fueron los lugares más bonitos que vimos en Moscú.

Qué ver en Moscú. Jardines Alexandrovsky, Moscú

Jardines Alexandrovsky junto al Kremlin

Qué ver en Moscú. Catedral de San Basilio, Moscú

La verdad que Moscú ni me ha gustado ni me ha disgustado. Tres días son pocos para hacer una valoración justa. Quizá nos hayan faltado dos o tres días más para dar una opinión más exacta, pero es lo que había y teníamos que partir esa noche rumbo a Kazán en lo que sería nuestra primera etapa del transmongoliano.

Tras coger las mochilas del hotel que nos las estaban guardando en una salita, fuimos directos a la boca de metro para ir hacia la estación de Kazán en la plaza Komsomolskaya desde donde saldría nuestro primer tren. Las emociones estaban a flor de piel y estábamos deseando subirnos ya a ese tren y comenzar nuestra aventura.

 

Víctor del Pozo

Quizás te interese...

Tagged , , , , . Bookmark the permalink.

17 Responses to Metro de Moscú y más. Nuestro último día en la ciudad.

  1. Bien!!!! Proximo destino: Kazan!!!

    Muy buena entrada, con mucha información util. Nosotros no hicimos ni la mitad de fotos en el mercado. Venga, un saludo!

  2. Helena says:

    Parece una ciudad inmensa… El metro, aparte de ser bonito y entrar por ver esas impresionantes paradas, parece fundamental para trasladarte. Me ha gustado mucho la historieta de la línea circular, muy curiosa.
    Un saludo

  3. Una visita muy parecida a la segunda visita que hicimos nosotros a Moscú.

    Me ha hecho gracia eso de “si os gustan las cosas que no valen para nada”, anda que no compramos tonterías que luego están ahí para coger polvo y poco más.

    Por cierto, vaya tela que la mochila más grande fuera la de Eva…. desde luego… venga que nos vamos para Kazan!!!!! 🙂

    Un Abrazo!

  4. Toni says:

    Que tal Victor!

    Parece que ya comienza la aventura…estaré atento a tus próximos relatos pues es un viaje que quiero hacer sí o sí dentro de poco…

    Un abrazo!!

  5. Ku says:

    A mi también me encantan estos mercados, Víctor 😀 Y lo que más rabia me da, el no poder comprar nunca nada en ningún sitio 🙁 Por peso y por presupuesto, porque enviarlo también me iba a salir caro…. Al final, postales e imanes, ¡como siempre!

    Del metro de Moscú qué decir… ¡es una auténtica maravilla!

    ¡Un abrazo!

  6. Babyboom says:

    A mí también me encantan los mercadillos perso mi sentido común cuando los veo no funciona y siempre acabo con mogollón de cosas inútiles que acaban en la basura, jejejeje. La verdad es que las iglesias allí son espectaculares. A ver qué tal tu aventurilla transmongoliana. Un abrazo. 😉

  7. Fran Soler says:

    Precioso el metro de Moscú y muy curioso el mercadillo callejero. Me encantan estos lugares!!
    Y la catedral también muy chula. La verdad es que Moscú debe impresionar!!
    Saludos

  8. bleid says:

    Preciosas imagenes Victor.
    El plano del metro me ha recordado al de Tokio. Debe ser una ciudad alucinante que igual conozco un poco este año antes de hacer el trnasiberiano

    un abrazo

  9. Hola tocayo !!

    Qué buena pinta tenía el mercado de las pulgas y qué feliz se le ve a Eva con las matriukas !!
    Vaya suerte que tuvisteis con la señora de la taquilla, menos mal.
    Próximo destino, Kazán !!

    Un abrazo.

  10. Osvaldo says:

    Esa decoración de la estación Plaza de la Revolución parece un museo. Esta hermosísima. Ya quisiera poder estar en esos lares del mundo algún día.

  11. Calíope says:

    Hola, que maravilla el metro de Moscú! me ha traído muy buenos recuerdos esta entrada. Un blog magnífico de viajes. Te he enlazado en mi blog. Enhorabuena!

  12. Nandus says:

    Victor, la verdad que tus explicaciones hacen que parezca que haya ido yo también a vuestro viaje jejeje, me encantaría ir en breve a Moscú y ten por seguro que utilizaré tus vivencias para desenvolverme mejor por allá jejeje.
    Bueno, seguiré atento a tus viajes, quién sabe si algún día me apunte a ir contigo ji ji. Un saludo.

  13. Victor says:

    Buenas a todos compañeros! Siento no haber podido contestar a los mensajes antes porque hemos tenido algunos problemillas personales y no he aparecido por internet en estos días.

    Gracias por todos los comentarios!! Sin vosotros este blog estaría muerto…

    Preparados para coger el tren que nos marchamos a hacer el transmongoliano todos!! Próxima parada, Kazán…. jejejeje

    Un saludo!

  14. Pingback: Bitacoras.com

  15. A mi Moscú me gustó mucho, y espero repetir pronto porque me dejé bastantes cosas por visitar, como el mercadillo. Tampoco pudimos entrar en la Catedral del Cristo Redentor, creo que lo que más me gusta de Moscú es la historia y las transformaciones que ha sufrido la ciudad. De iglesia a supuesto rascacielos, a piscina y nuevamente iglesia.

    Ganas de seguir leyendo como fue el tren! 😀

  16. Zapatas says:

    Increiblemente bello el metro de Moscu, la verdad es que a mi ya desde pequeña los edificios rusos me parecian de ciencia ficción y ahora que he caido aquí por casualidad veo que si lo son, menudo “proyecto” el del palacio de los soviets, una historia casi imcreible pero cierta, las fotos muy buenas, os felicito por vuestro blog.

  17. Pingback: Los 5 monumentos subterráneos más increíbles del mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *