Disfrutando Varanasi entre la vida y la muerte

Habíamos estado el día anterior paseando por las calles de Varanasi y sentados en Assi Ghat contemplando el río Ganges, pero hoy (1 de Junio 2010) sería el día en el que nuestros sentidos sufrirían un shock como nunca antes lo habíamos tenido y simplemente por pasear por esta ciudad con más de 3000 años de historia —una de las más antiguas del mundo aún habitada—. Varanasi es una ciudad que hacía tiempo quería visitar y no concebía un viaje a India sin pasar por aquí.

Cuenta la leyenda que la Diosa Ganga bajaría a la tierra para tocar con sus aguas las cenizas de los 60.000 hijos difuntos de Sagara para que así ellos pudieran ascender al cielo. La Diosa descendería como una gran cascada al ser un río celestial per la fuerza con la que caería en la tierra podría acarrear catástrofes. Shiva amortiguó la caída con su cabello haciendo fluir el torrente de agua desde las montañas del Himalaya y de esta manera serían bendecidos cada uno de los hijos de Sagara y hoy en día cada una de las personas que se bañan en el Ganges.

La ciudad de Varanasi es una de las más importantes ciudades santas de la India, lugar donde acuden los ancianos en sus últimos años de vida  para morir y arrojar sus cenizas en el río Ganges y acabar de esta manera con el ciclo de reencarnaciones. Pero además las aguas de este río son utilizadas para purificarse de cualquier pecado y es lo más normal del mundo ver a gente meditando, lavándose o bebiendo del río. A los niños los traen recién nacidos para sumergirles en sus aguas y a sus muertos los incineran a orillas y arrojan las cenizas al río. Es la vida y la muerte unidas en una danza mística —macabra a nuestros ojos— y todo lo que nos acontecería en estos dos días no sabría muy bien cómo expresarlo, porque son sensaciones raras, situaciones surrealistas y momento únicos. Esta sería la India más espiritual que veríamos con un cierto toque cómico en ocasiones.

Paseo en barca por el río Ganges

Nos levantamos pronto ese día. Teníamos intención de ver amanecer desde el río Ganges a bordo de una pequeña barca. Había escuchado que es una experiencia única y la verdad que lo fue. Os invito a montar con nosotros en barca por el río Ganges, a las cinco y media de la mañana, y poder ver lo que se cuece a las orillas del río.

Varanasi, Benarés
Varanasi, Benarés

La gente salía de sus casas o de donde buenamente hubiera dormido y se dirigían al cuarto de baño más grande que he visto en mi vida. El río Ganges. Aquí hacen de todo, desde lavarse los dientes, rezar, asearse el cuerpo, limpiar la ropa, pescar, refrescarse o jugar chapoteándose como lo hacían decenas de niños.

Varanasi, Benarés.
Varanasi, Benarés.
Varanasi, Benarés.
Varanasi, Benarés.

Las campanas resonaban desde algún templo cercano y el murmullo de la gente junto al río era hipnotizador. Nos daba la sensación de estar viendo otra realidad, que nuestra barca era una mera butaca de un cine de verano en el que se proyectaba otra dimensión. Pero ese embobamiento se rompía y volvíamos a la verdadera realidad cuando los niños nos saludaban agitando los brazos. Se zambullían la cabeza con la boca abierta y piensas  “¡NO! Diosss… Sí. Se ha tragado todo el agua”. La gente tiene que estar inmunizada para no caer enfermos. En las orillas del río se ven montones de basura, igual que en la ciudad. Las escalinatas no están llenas de gente ni mucho menos y realmente me sorprendió verlas tan vacía, aunque era muy pronto…

Varanasi, Benarés.
Varanasi, Benarés.
Varanasi, Benarés.
Varanasi, Benarés.

Pronto llegaríamos a Harishchandra Ghat, el primer ghat de cremaciones que veríamos esa mañana. Es pequeño y casi no había gente. Te das cuenta que se realizan cremaciones allí porque se ve toda la madera amontonada a los lados. Un grupo de gente formaba un corro y entre ellos algún familiar yacía envuelto en una sábana blanca. Es increíble cómo viven la muerte esta gente. Justo al lado estaban pescando y lavando la ropa acostumbrados a lo que acontecía a unos pocos metros. En cuestión de un rato veríamos una columna de humo que provenía de aquel lugar.

Varanasi, Benarés.
Varanasi, Benarés.

Eva y yo no nos decíamos nada. Estábamos mirando perplejos todo lo que sucedía y nuestras miradas eran profundas intentando asimilar una costumbre tan distinta a la nuestra. Nosotros también incineramos a los muertos, pero que sea tan público y tan natural nos llamaba mucho la atención. Río arriba vamos viendo como los ghat se iban llenando de gente y llegamos a Dasaswamedh Ghat que es uno de los ghat más antiguos e importantes. Por el camino nos cruzamos con otras barcas de turistas y con alguna otra que vendía suvenires como si estuviéramos en el mismísimo mercado flotante de Bangkok.

Varanasi, Benarés.
Varanasi, Benarés.

Llegaba el momento cumbre del paseo en barca por el Ganges. Nos acercamos al Ghat Manikarnika donde las cremaciones se suceden una tras otra. El lugar se ve gris y el sol no brillaba en los edificios. Montones de troncos apilados esperaban ser combustible para hacer arder algún cuerpo. La cantidad de ceniza que había en el suelo era exagerada y los perros metían su hocico entre los restos. De repente el silencio se hizo dueño del lugar y el barquero dejó de remar. Solo se oían las maderas crujir y caer al suelo. El murmullo de la gente es más cautivador y aquí nos quedamos un buen rato observando. En ningún momento se pueden hacer fotos a las cremaciones directamente, pero sí al lugar. De todas formas no arriesgué y tiré fotos antes de llegar desde lejos. Sin duda este lugar tiene otro color muy diferente.

Varanasi, Benarés.
Varanasi, Benarés.

De vuelta con la barca hacia Assi Ghat continuamos viendo más de lo mismo y poco a poco el río fue llenándose de vida y de muerte. Divisamos a menos de 10 metros un cuerpo flotando en el río. Tenía las piernas dobladas y solo sobresalía un poco la cabeza, las rodillas y las manos. No me lo podía creer ¡Un muerto!… Pues no os lo creáis… El hombre estaba meditando tirado en medio del río, pero porque vi que los dedos de las manos los tenía juntos en posición de meditación que si no me voy de allí pensando que estaba muerto. También nos animamos a navegar por el Ganges y le pedimos a nuestro barquero que nos dejara remar un poco, pero desde luego no me podría ganar la vida con esto. A poco más y volvemos para atrás…

Llegando a Assi Ghat la gente seguía igual, rezando y bañándose, y empezamos a ver a más personas curiosas a orillas del río, así que decidimos que según bajáramos del barco nos iríamos andando haciendo el mismo recorrido pero atravesando los ghats y el interior de la vieja Benarés.

Varanasi, Benarés.
Varanasi, Benarés.

De paseo por la más vieja Varanasi

Nada más bajar de la barca nos encontramos a un shadu reposando en la arena y entre las manos tenía una cosa que nos habían dado días anteriores para después de las comidas. Nos acercamos y el hombre de muy avanzada edad nos miró con una ternura que no sabría describir. En la frente tenía dibujado el tridente de Shiva y los ojos los tenía rojos como tomates. Nos sonrió y nos acercamos a él. Los shadus viven de lo que buenamente pueda ofrecerles la gente y aquí los turistas lo único que podemos hacer es darle alguna propina si queremos hacernos alguna foto. Casi no podía hablar el hombre y lo único que hacía era sonreír y darnos un poco del producto que llevaba. Me hubiera quedado toda la mañana con él si yo supiera hindú y él hablara un poco más…

Varanasi, Benarés.
Varanasi, Benarés.

Andamos por los ghat un rato y rápidamente nos metimos hacia los entresijos de la vieja Varanasi. Un entramado de calles llenas de basura, vacas, perros, tiendas y gente. Andamos y andamos perdidos sin saber muy bien donde estábamos. Hacía un calor asfixiante pero por este laberinto de calles se estaba más fresco. Miramos tiendas, saludamos a la gente y poco a poco pasar al lado de una vaca dejó de ser raro.

En un local pequeño vimos a un hombre con un par de cobras, una pequeña y la otra grande. Me acerqué e hizo levantarse a la más grande. Era bonita de narices y el hombre la provocó para que se lanzase a su brazo. Aunque la serpiente esté sin veneno y sin dientes no quise probar yo por si las moscas. La jodía tenía mala leche…

En el siguiente vídeo donde os muestro la cobra se puede apreciar un poco el famoso gesto de cabeza que tienen los indios, que no sabes si quieren decir “si”, “no” o “vente pa ca”. Es un movimiento de cabeza que hacen constantemente para todo. Yo pensaba que la gente exageraba cuando me lo decía, pero que va. A mí me desconcertaba una cosa mala porque muchas veces te lo hacían sin sentido aparente. Les preguntas por una calle o lugar y lo primero que hacen es mirarte fijamente, callarse y empezar con el meneo de cabeza… Lo más normal es que cuando os lo hagan signifique una afirmación, pero ya os digo que es todo un misterio para los que llegamos allí de nuevas.

Seguimos paseando y las calles se hacían más anchas aunque muchas están sin asfaltar. Todo es una auténtica guarrería donde venden en el suelo el pescado que han capturado en el Ganges. Seguro que si rebusco encuentro algún pez con tres ojos o de color verde fosforito. Muchas personas te quieren ayudar pero la mayoría es interesadamente para llevarte a su tienda ¡Son cansinos como ellos solos! Acabas harto de decir todo el rato – No thank you, no thank you…

Varanasi, Benarés.

Para ubicarnos un poco decidimos salir a ver el río y cuando dimos con él nos fijamos que estábamos cerquita del puente de hierro que cruza el Ganges. Nos habíamos recorrido de sur a norte Varanasi casi sin enterarnos. Como dos tontos, decidimos volver caminando otra vez al sur. Nos había cautivado tanto Varanasi que no hacía falta ir a ver ningún templo ni monumento. Simplemente nos valía con pasear, observar o charlar con alguien.

Varanasi, Benarés.

Varanasi, Benarés.

Salimos al exterior de las callejuelas a ver si encontrábamos algún sitio donde comer, pero la pinta que tenía la comida no nos llamaba mucho la atención. Todo lo contrario que el tráfico en este lugar. Los semáforos son mero decorado en unas calles llenas de gente, coches y ciclorickshaw. Es como estar en un decorado de una película y no sales de tu asombro. Lo que más gracia me hace es el guardia en el centro de la plaza sujetando el poste… ¡¡No se vaya a caer!!

Una ceremonia de cremación por sorpresa

Decidimos volver a orillas del río y seguir por los ghat hasta el hotel, cuando de repente Eva vio en el suelo una especie de escalera que estaban haciendo con bambú. Me fijé y rápidamente me vino a la mente los documentales que había visto donde transportaban a los fallecidos en ese tipo de camilla. La dije que nos esperáramos por la zona para ver si podíamos ver alguna ceremonia y justo al momento apareció un todo terreno del que descargaron otra camilla pero con el cadáver encima.

Varanasi, Benarés.

Apenas dos metros nos separaban del coche y no salíamos de nuestro asombro. Alzaron la camilla entre varias personas y otros tantos empezaron a tocar los tambores y a cantar. Inmediatamente guardé la cámara por respeto y nos pusimos a seguirles. Nos dirigíamos al ghat Harishchandra, el más pequeño de cremaciones que se encontraba justo al lado. Nos sentamos en las escaleras junto a otros hombres y cabras y empezamos a observar. Al rato empezamos a escuchar tambores y vimos que bajaban otro cadáver más al río. Nadie lloraba mientras lo situaban junto al río. Lo sumergieron y lo volvieron a dejar en el suelo. Los difuntos iban tapados con telas amarillas y muchas flores naranjas. Debajo llevaban envuelta una sábana que tapaba todo el cuerpo de pies a cabeza. Lo pusieron encima de la madera y lo cubrieron con más madera aún. No salimos de nuestro asombro cuando una marabunta de gente salió de las calles adyacentes con otro cuerpo más y cantando alegremente. Un hombre nos comentó que en este caso las mujeres habían bebido whisky para luego bailar y despedir al difunto.

Varanasi, Benarés.

No le entendí muy bien pero desde luego sería algo así porque a algunas se le notaba el estado de embriaguez. Los cuerpos tardaban una eternidad en quemarse y mientras observábamos se acercaba la gente a nosotros porque tenían la misma curiosidad por nosotros que nosotros por lo que veíamos. Los perros también se acercaban y perseguían a unas cabras alrededor nuestra ¡Con la tontería nos tiramos 2 horas aquí sentados! El tiempo se pasa volando y nosotros sin comer aún que estábamos… y a ver quién se llevaba un trozo de carne ahora a la boca…

Tarde y noche de ceremonias en el Ganges

Comimos en el hotel y menos mal que nos dejaron bajar la comida a la habitación porque comer en la terraza con ese calor que hacía hubiera sido morir directamente. Descansamos un poco y nos pusimos de nuevo en marcha. Aunque parezca aburrido el día, nosotros no dábamos crédito a todo lo que veíamos y nos encantaba, por lo que decidimos ir caminando por los ghat de nuevo hasta el de Dasaswamedh para ver la ceremonia que hacen al río al caer el sol.

Varanasi, Benarés.

De camino nos encontramos a un shadu sentado en un muro y que nos llamó la atención desde el primer momento. Nos saludaba con la mano y su voz grave resultaba un tanto cómica. Me acerqué a él y le pedí que me dejara hacerle una foto. Le di diez rupias y el hombre seguía cantando con su sonrisa permanente y una voz cada vez más burlona – A mech si wuaaaaaa ooooo a mech si wuaaaaaaa. El hombre estaba totalmente limpio con solo un lunar enorme pintado en la frente. Cara impoluta, barba impoluta, pies impolutos… ¡Hasta las gafas parecían nuevas! Vamos no me jodas… este tío es de coña. Entre canto y canto me soltaba un twenty rupi que no me pude aguantar la risa… – A mech si wuaaaaaaa ooooo, twenty twenty, ooooo  a mech si wuaaaaaa.

Tranquilamente llegamos a Dasaswamedh Ghat y el ambiente se fue animando por momentos. La gente iba de un lado a otro y muchos estaban sentados ya en las escaleras. Tenían ya casi todo listo para empezar la Puja en el río Ganges y lo mejor que podíamos hacer era tomar asiento y observar.

Varanasi, Benarés.

Poco a poco se fue haciendo de noche y los pocos huecos que quedaban en las escaleras se iban ocupando por más gente. Muchas personas bajaban hasta el agua y se purificaban bebiendo con la mano y tirándosela después por la cabeza. En el río flotan las ofrendas en forma de barquita con pétalos y una vela encendida en el interior.

Varanasi, Benarés.

Las barcas llenas de gente se iban amontonando cerca de aquí para presenciar la Puja

que estaba a punto de comenzar (19:20 de la tarde). Yo no daba crédito a lo que veía, al ambiente montado en aquel lugar. ¿Y esto se hace todos los días? ¡¡Pero si esto podría ser como un día festivo en cualquier pueblo de España…!! 5 chicos empezaron a cantar y la gente les acompañaba con palmas. El ritmo de la música era pegadizo. Después el incienso y el fuego toman protagonismo con el ritual del Aarti impregnando el ambiente alrededor de las deidades.

Varanasi, Benarés.

Cuando decidimos irnos pensamos que lo mejor era dar un paseo por el interior de Varanasi ya que no es muy recomendable pasear por los ghats de noche. Las calles de la ciudad se transformaron en ríos de gente, motos y bicicletas. ¡¡Increíble el gentío que había a las 9 de la noche por las calles!! En fin, que estábamos alucinando con cada cosa que veíamos y cada movimiento de cabeza era una sorpresa nueva. Empezamos a andar y andar pero entre toda la gente y el lío de calles al final decidimos coger un ciclorickshaw para que nos llevara directamente al hotel. De camino pudimos ver la celebración de una boda con carroza incluida y espectáculo de luz. Estaban cortando el tráfico y con unos altavoces animaban el ambiente por donde pasaban… no terminábamos de sorprendernos.

Cuando llegamos al hotel nos encontramos con el chico del día anterior y estuvimos charlando con él de lo que habíamos visto en esta jornada. Le dijimos que estuviera por aquí al día siguiente para ir a la fábrica de su padre y así quedamos.

Este día nos ha dado la sensación de ser uno de los más largos de nuestra vida. Desde las 5 de la mañana que nos levantamos, no paramos de ver cosas increíbles, irrepetibles salvo en Varanasi. Tardaremos en asimilar todo lo que hoy nos hemos encontrado y aún nos quedaba día y medio en esta ciudad….

Victor del Pozo

Quizás te interese...

Tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

44 Responses to Disfrutando Varanasi entre la vida y la muerte

  1. Isabel says:

    Uff! Por lo que cuentas debe de ser imposible describir con palabras todo lo que vivistes allí, pero tiene que ser increible.
    Me alegro que lo hayas vivido y compartido con nosotros! ^^

    • Victor says:

      Cierto Isabel, todo lo que pasó ese día no lo volveremos a ver a no ser que vayamos de nuevo a la India. Según escribia el relato lo estaba recordando como si estuviera allí mismo… Que mezcla de todo en la India…

      Saludos!

  2. btc93 says:

    Víctor, tío… Te prometo que me has dejado sin palabras…

    Es que de verdad, no sé qué decir que pueda reflejar el asombro con el que me dejas… Qué lugar…

    SIMPLEMENTE INCREÍBLE…. BUF!

    Enhorabuena por el viaje y sobretodo por esa manera de escribir que tienes que me ha dejado sin habla y con la boca abierta de par en par…

    Sensacional…

  3. carme says:

    Los videos y las fotos INCREÍBLES!!
    Hay dos fotos en las que estáis muy guapos. La que sale Eva, me encanta. Y la que estás tú con la vaca, es muy chula 🙂

    Lo iré leyendo…

    • Victor says:

      Este capitulo a sido uno de los mas faciles de escribir porque me acuerdo de todo muy bien… fue un dia increible y la mejor forma de hacerlo tambien un poco vuestro es metiendo los videos para que os podais asomar a Varanasi…

      Me alegro que te guste.

      Un saludo!

  4. carme says:

    Joé Víctor, me lo he leído entero y me HA ENCANTADO!!
    Qué pasada, y qué mono tú. Me gusta mucho tu actitud de respeto y receptiva (bueno, menos cuando le dices “no” al niño en ése callejón, jajajajaja)

    NOTA: Si alguna vez vamos en barca, ya remo yo 😉

  5. carme says:

    El shadu del tridente qué tierno! y me he partido de la risa con el otro, el de las gafas, jajajaja
    Y ¡qué chula es la música india!

  6. Fran says:

    Una vez más me has enganchado con tus explicaciones y tus fotos. ¡sigue así por favor!
    Un saludo

  7. fmanega says:

    Fenomenal descripcion, figura!!!

    Me alegra que hayais podido vivir tantas experiencias apasionantes en Benares, lugar en el que no he estado aun pero que no debe dejar a nadie indiferente. Creo que en Occidente deberiamos aprender a darle al hecho de morir tan solo una importancia relativa, tal y como hacen aqui los hindues. Al fin y al cabo para ellos es tan solo un cambio de estado.

    Un abrazo.

  8. carme says:

    Víctor, ¿recomiendas India (el norte, los sitios que has recorrido tú) para ir con mi cachorro? Me interesa especialmente tu opinión 🙂

    ¿Y nos vas a dejar sin conocer tu “pensamiento raro”? vaya 🙁 a lo mejor no es tan raro…mira que yo soy rarita, y me he encontrado a personas (poquitas, también es verdad) que comulgan en bastantes cosas conmigo.
    Venga, anímate y cuenta!!!!

    • Victor says:

      Jajajajajaja… Sabia que ese “no” iba a salir por algún lugar… pero lo que no se ve es que el chico se da cuenta que somos extranjeros y lo primero que hace es poner la mano para que le de dinero… Seguramente en alguna etapa hable de esa actitud que tienen con los extranjeros…

  9. carme says:

    Venga pues, a hacer huchaaaaa!!!! jajajajaja la vaca no da para más…ay madre!! tantos países y un solo sueldo 🙁
    Bueno, quizá me toque la loteria…yo soy otra tonta de los cojon** que sigue soñando 😉

    Se nos acumula la faena para charlar 😉 pues no tienes tu cosas que contar ni nada…

    • Victor says:

      Buenas Fran! ya he empezado a escribir el 4º capítulo… que tampoco tendrá desperdicio con lo que nos encontramos… Me imagino que esta semana que viene saldrá publicado.

      Un saludo!

  10. No había tenido tiempo de leerlo hasta ahora pero… !!CAPITULAZO!!. Dioooos! Cuanto mundo por conocer.. se me ha puesto hasta la carne de gallina.

    ¿Alguno que tenga remedio a este virus inocuo del viajero? jajajaj

    Un abrazo tiu

  11. MO says:

    ME HAS DEJADO SIN PALABRAS!!! Cuántas emociones para un solo día. INCREIBLE! Yo creo que no hubiera podido dormir esa noche, sobre todo con todo el tema de las cremas…
    Por cierto, el titulo te ha quedado de lo más apropiado^^

    • carme says:

      Sí, no suena descabellado la verdad. Tiene un aire de cachondeo “sospechoso”
      Lo que sé es que si ya tenía ganas de ir, ahora muchas más, y casi seguro de que no saldré gritando de allí.

  12. gerard says:

    jajaja lo de: “A mech si wuaaaaaaa ooooo, twenty twenty, ooooo a mech si wuaaaaaa” es genial la verdad.

    Me ha encantado tu relato y me muero de ganas de empezar el viaje. Por cierto, hablando de las 20 rupias del Shadu; ¿en el transcurso de vuestro viaje ha sido facil encontar lugares de cambio de moneda? ¿O cajeros?

    Tenemos la duda si llevar todo el dinero encima o no…

    saludos!

  13. carme says:

    Gerard, yo no llevaría todo el dinero encima ni harta de vino. Quizá es porque viajo sola y toda medida de precaución ante imprevistos problemáticos, es poca para mí 🙂

    Aunque en Tailandia como me moví por zonas rurales, lo que hice a mitad del viaje, fue sacar lo que iba a necesitar (lo que me quedaba ya de dinero jajaja) y llevarlo encima, pero lo llevaba en una riñonera de estas que van pegadas al cuerpo. Ahí también llevaba el pasaporte y el billete. Acababa empapado en sudor al final del día, pero lo llevé TODO el día pegado a mi cuerpo.

  14. carme says:

    Víctor, queremos el 4º!!!!!! 🙂

    Sin presión, ¿eh? 😉

  15. Alicia says:

    Creo que con este capítulo nos has transmitido un poco de la esencia de Varanasi. Sabía que era uno de los lugares que más huella te pueden dejar visitando el norte de la India. Lo mejor , es saber que en poco tiempo voy a vivir en primera persona todo ese cúmulo de sensaciones y emociones…
    Lo de la boda con la música a toda pastilla por la calle, sí que parece de película, sólo faltaba un bailecito de los suyos en plan “la boda del monzón”.
    Y cómo me gusta tu estilo remando, creo que has mejorado mucho desde Cambridge, jajajaja
    Veo que has engalanado tu página para el partido de esta tarde, bien!!!. Yo ya tengo preparada la camiseta y la bandera para ir a verlo. Si jugamos como el miércoles, seguro que ganamos . A por Holanda !!!!

    Un beso

    • Victor says:

      Pues este día por ser el primero, fue el chock con la ciudad y el río… pero al día siguiente fuimos a manikarnika… y el último día cuando nos íbamos… Bueno bueno… ya lo publicaré jejejejeje

  16. victor "merlin" says:

    Hola tocayo !!

    Me ha gustado mucho el relato de Varanasi, la verdad que uno queda sin palabras al leer el relato y ver los videos y las fotos…yo creo que hay que vivirlo en primera persona.
    Victor, dos preguntas, ¿ La puja, qué es una ofrenda que hacen al anochecer? Y ¿ la barca qué la contratásteis el día anterior o sobre la marcha al amanecer ?
    Un abrazo.
    P.D. Vaya chula que queda la página, con la entrega de la Copa del Mundo a San Iker Casillas !!

  17. Toni says:

    Jejeje bonita cabecera sí señor!

    Ya he visto que has incluído un montón de videos en los relatos, no te consumen mucho espacio del que te da wordpress? Pese a que las fotos son más estéticas considero que es la mejor forma de que el lector capte la realidad del lugar y pensaría incluirlos también en mi page.

    Te prometo que no pasa de esta semana que me ponga al día con tus relatos por India.

    Un abrazo!

  18. Toni says:

    Tienes razón Victor…jeje ni me he parado a pensar antes de hacerte la pregunta.

  19. Maria Pilar says:

    Fantéstico tu relato, te felicito…yo salgo para la India el próximo domingo,tus palabras y videos me han trasladado alli anticipadamente…
    Espero poder vivirlo
    Un saludo,

    Maria Pilar

    • Victor says:

      Ayer pensé que iba a escribir un montón y al final no hice nada… y hoy con el partido.. no se yo… como gane me tiro de fiesta toda la noche!!!

      • Victor says:

        A mi que no me den ese remedio… yo me quedo como estoy!

        • Victor says:

          Claro que la recomiendo! allí nos encontramos a una familia con dos niñas pequeñas… me recordaron a Floren! Estábamos en el mismo hotel en Jaipur y me acuerdo de verles salir junto a nosotros a coger un tuk tuk… iban los cuatro como podían allí metidos! Yo pienso que en los hoteles que he estado yo puedes encontrarte muy a gusto con tu cachorro y en las ciudades sin ningún problema…

          Lo del pensamiento lo dejamos para alguna quedada y charlar.. pero no es nada del otro mundo mi pensamiento…

          Saludos!

  20. victor "merlin" says:

    Hola tocayo !!

    Qué tal estás ??

    Te quería preguntar, el paseo en barca a las 5,30, se puede hacer más tarde, es decir si vas más tarde, por ejemplo a las 8 de la mañana ¿ ves lo mismo a esa hora en el río o no ? ¿ qué nos perderíamos de ir más tarde? Te lo digo porque estamos pensando en alojarnos un poco fuera de los ghats, al estar mejor los hoteles.
    Un abrazo y ya sabes que espero ansioso el nuevo relato.

    • Victor says:

      Buenas Alicia! me imagino que cuando estéis vosotros, Varanasi estará mas animado aún. A mi fue el lugar que más me marcó del viaje.

      Lo del estilo remando lo voy mejorando jejejjejejee…. en Cambridge me llegue a chocar con otra barca.. y aquí no…. aunque tampoco recuerdo que hubiera ninguna cerca… jejeje

      No te digo na…. Queda una hora exacta para que empiece el partido de la final y estoy que no me puedo parar quito!!! Esto son nervios y no lo que tendrán los jugadores… jejejejejej.

      A ver que pasa en el partido…. hay madre….

  21. Calíope VyV says:

    Hola Vïctor, el lunes salgo para India y aquí estoy haciendo lectura express de todas tus entradas y déjame decirte que son todas impresionantes y muy completas y transmites muy bien lo que estábais viviendo allí. Enhorabuena de verdad por el relato, por las fotos, por los increibles vídeos…todo me ha encantado!!! Un saludito y sigo leyendo 😉

    • Víctor del Pozo says:

      Pues te vas a pegar buen tute a leer jejejejeje… Te encantará India!! Recuerda siempre sonreir en aquel país!! con eso tendrás la mitad de cosas superadas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *