Excursión desde El Cairo a Saqqara y Dashur

Después del desayuno nos dirigimos a la puerta del hotel con la esperanza de ver al taxista con el que quedamos ayer esperándonos y efectivamente, eran las 8 en punto y allí estaba, como un clavo. Nos saludamos y nos metimos en el taxi. La excursión desde El Cairo de esa mañana pretendían ser la necrópolis de Saqqara, la pirámide roja de Dashur y el museo de Menfis.

Excursión desde El Cairo en un día

Visita a la necrópoils de Saqqara

Saqqara se encuentra aproximadamente a 30 Kilómetros al sur de El Cairo y esta es la que contiene mayor número de pirámides de Egipto, donde las más famosas son la pirámide escalonada y la Roja en Dashur. La carretera que nos encontramos de camino no era del todo mala y con el aire acondicionado y música árabe, el trayecto se hizo cortito y pronto llegamos a la entrada de la necrópolis de Saqqara donde pagamos las 60 libras por persona que vale la entrada más 2 libras más para meter el taxi.

Excursiones en El Cairo. Necrópoils de Saqqara

Directamente nos fuimos hacia el complejo funerario de Teti. Aquí visitamos en primer lugar la mastaba de Mereruka de la dinastía VI, que es la más grande conocida del reino antiguo. Dentro te encuentras un entramado de cámaras y pasillos demasiado grandes como para haber sido construido para una sola persona y es que no sólo se construyó para la tumba de Mereruka, sino para toda su familia y en la entrada se pueden ver los relieves tanto de Meri como de su mujer. Los relieves en su interior son numerosos pero no están en todas las salas porque hay ciertas que solo se utilizaron para el almacenaje. Para ver los relieves no hace falta ningún guía salvo para detalles que se te puedan escapar, pero entenderse se pueden entender ya que tratan de la vida cotidiana del antiguo Egipto como la pesca, caza o representación de la ofrenda al faraón. En la sala más grande se encuentra la estatua de Meri, que está representado como si estuviera en movimiento queriendo bajar por unas escaleras.

Excursiones en El Cairo. Necrópoils de Saqqara

Excursiones en El Cairo. Necrópoils de Saqqara

Excursiones en El Cairo. Necrópoils de Saqqara

Excursiones en El Cairo. Necrópoils de Saqqara

De esta mastaba nos fuimos a la tumba de Kagemni que se encuentra justo al lado, también de la dinastía VI y de menor tamaño que la anterior. Al igual que su vecina, los relieves tratan de la vida cotidiana y ofrendas al faraón. Los relieves son sencillamente increíbles. Se puede ver como no llegan a dibujan el perfil en el torso —cabeza de perfil y torso de frente—, pero sin embargo los detalles de los animales, herramientas, barcos o incluso partes viriles, son minuciosos.

Excursiones en El Cairo. Necrópoils de Saqqara

Excursiones en El Cairo. Necrópoils de Saqqara

El calor ya era intenso a esas horas de la mañana y que mejor manera de batirlo que metiéndonos en una pirámide. Con abanico en mano, nos dirigimos a la entrada de la pirámide de Teti, que exteriormente se encuentra prácticamente destruida y no se aprecia nada más que un montón de arena junta. Dejamos salir a un hombre que subía y nos metimos los dos solos en la pirámide tras convencer al vigilante de que no iba a utilizar la cámara. El calor, como en las pirámides de Guiza, es sofocante pero se aguanta pero el descenso a la cámara mortuoria se nos hizo muy largo. Tras la bajada nos encontramos con un pasillo y al final de él llegamos hasta el sarcófago. A diferencia de las de Guiza, esta si tiene escrituras en sus paredes y en el techo tiene dibujadas cientos de estrellas. En el interior del sarcófago también se pueden ver escrituras talladas.

Excursiones en El Cairo. Necrópoils de Saqqara

Excursiones en El Cairo. Necrópoils de Saqqara

La pirámide escalonada de Zoser

Desde la necrópolis de Teti se veía perfectamente la pirámide escalonada del faraón Zoser y ese era precisamente nuestro siguiente destino a ver en esta mañana. Despertamos a nuestro taxista, que estaba durmiendo con el motor arrancado y el aire acondicionado a tope, y nos acercamos hasta la entrada al recinto de Zoser. Este era un sitio que en la antigüedad estaba amurallado y hoy en día solo quedan restos desperdigados de aquella muralla que protegía el complejo. Este recinto fue construido por el arquitecto Imhotep en la III dinastía. La principal atracción de este complejo funerario es la llamada pirámide escalonada (con nombre antiguo “la más sagrada”), que es la más antigua de todas. No es más que una sucesión de mastabas, una encima de la otra, pero al ir superponiendo estas fue creando una forma que luego se utilizó para crear las pirámides.

Al recinto se accede a través de un corredor lleno de columnas que dan paso al patio principal donde se ve la pirámide en su totalidad. Observándola desde allí se puede ver el mal estado de esta pirámide que se encuentra llena de andamios en su parte inferior. La entrada no estaba permitida, así que nos fuimos hacia el sur del patio y vimos la sepultura meridional, un pozo de 28 metros de profundidad y que sólo asomarse ya acojona. Justo detrás se puede ver la pirámide de Unas que está muy afectada por el paso del tiempo.

Excursiones en El Cairo. Pirámide escalonada de Zoser

Excursiones en El Cairo. Pirámide escalonada de Zoser

Excursiones en El Cairo. Pirámide escalonada de Zoser

Excursiones en El Cairo. Pirámide escalonada de Zoser

Desde aquí se podían ver a lo lejos las siluetas de las dos pirámides de Dashur que iban a ser nuestro próximo destino.

Excursiones en El Cairo. Dashur

Visita al interior de la pirámide Roja

Cogimos de nuevo el taxi y fuimos en dirección a Dashur para ver principalmente la pirámide Norte del complejo o llamada también pirámide Roja, pagando previamente 30 libras cada uno para entrar al recinto. Este lugar ya se sale un poco de las excursiones turísticas y se nota un montón. Cuando llegamos a la base de la pirámide Roja sólo se encontraba allí un taxi y nosotros. Esta pirámide no tiene nada que envidiar a las de Guiza, con menos pendiente y por ello menos altura (104m) pero igual de grandiosa. En tiempos antiguos se la llamó “la brillante” por el material usado de color rojizo que por ello se le da el nombre actual. Pertenece a la IV dinastía y fue mandada construir por el faraón Seneferu. Para acceder a ella hay que subir unas escaleras hasta la entrada donde nos cruzamos con un turista que salía y con el vigilante de la puerta. Aquí sí que estábamos solos de verdad y el silencio en la pirámide hacía que oyeras hasta el más mínimo ruido. La pendiente de la rampa es pronunciada y llega casi hasta el centro de la pirámide. El olor a diferencia de las otras que habíamos visitado sí que era bastante fuerte como si fuera una mezcla entre amoniaco, humedad y a cerrado. Ni que decir tiene que en 1 minuto tenía la camisa empapada en sudor del calor que hacía.

Excursiones en El Cairo. Pirámide Roja

Excursiones en El Cairo. Pirámide Roja

Tras bajar el pasillo accedimos a una sala vacía en forma piramidal y de allí a otra. En esta última había unas escaleras de madera para subir y arriba del todo nos encontramos un pasillo en total oscuridad. No llevábamos linternas y con ayuda del flash de la cámara nos adentramos un poco. El susto fue mayor cuando llegamos al final del pasillo y al tirar un flash vimos que habíamos llegado a una sala nueva y totalmente derruida. Esta sería la sala mortuoria pero que se encontraba en pésimas condiciones y donde los puntos de luz estaban tirados en el suelo como abandonado todo. Una pena, la verdad.

Excursiones desde El Cairo. Pirámide Roja

Excursiones desde El Cairo. Pirámide Roja

Excursiones desde El Cairo. Pirámide Roja

Al salir de la pirámide notamos el fresco por el cuerpo pese a que había más de 30 grados en la calle. Esta pirámide sin duda me gustó mucho y creo que merece la pena visitarla.

El taxista nos dijo que nos íbamos ya hacia Menfis, pero yo le dije que si podíamos acercarnos a la otra pirámide cercana, la llamada pirámide acodada, del mismo faraón Senefru. Cedió a mi propuesta y pusimos rumbo a ella al poco de ponernos en marcha vimos que la carretera estaba en malas condiciones y la paralela que están haciendo tampoco estaba muy allá, así que se negó a meter el coche por allí y nos tuvimos que conformar con verla de lejos.

Excursiones desde El Cairo. Pirámide acodada

Excursiones desde El Cairo. Pirámide acodada

Visita al museo de Menfis

De allí pusimos rumbo a la que fue capital del imperio antiguo Menfis, hoy la ciudad de Mit Rahina, para ver el museo que alberga el coloso de Ramses II. En la puerta de entrada nos dimos cuenta que nos habíamos quedado sin libras egipcias y les preguntamos que si podíamos pagar en euros. La taquillera hace su cálculo a la alza nos cobró 5€ a cada uno (eran 35 libras). Ya en el interior te das cuenta que no es un museo como otro cualquiera. La mayoría de los restos están al aire libre y solamente vimos una sala techada que es donde se encuentra el coloso de Ramses II. Esta estatua de unos 10 metros (antes unos 13, pero le falta las piernas) de longitud se ve enorme tumbado en el suelo de la sala. En cierto modo me recordó al gigante de Gulliver cuando se encontraba tirado en el suelo mientras cientos de hombrecillos le ataban por todas partes. Está realizada en piedra pero el pulimento que tiene es alucinante. Se ve totalmente liso y se puede ver como en varias partes está grabado el nombre del faraón.

Excursiones desde El Cairo. Museo de Menfis

Excursiones desde El Cairo. Museo de Menfis

Otra de las joyas del museo que podemos ver es la esfinge que originalmente flanqueaba la entrada sur del Templo de Ptah en Menfis. Con sus más de 4 metros de altura y 8 de longitud, es la segunda esfinge más grande encontrada.

Excursiones desde El Cairo. Museo de Menfis

Hay más cosas que están expuestas (pocas más), pero realmente sólo mereció la pena ir por el coloso y esta esfinge, además de alguna estatua más de Ramses II, pero en comparación a otros museos, este no me pareció un imprescindible.

Los típicos restaurantes para turistas…

Terminadas las visitas previstas nos metimos en el taxi y le pedimos que nos llevara de nuevo al El Cairo. De camino se paró a comprar carne en un puesto que estaba llenito de gente y de moscas. Aprovechamos nosotros para ir a comprar una bolsa de patatas y una coca cola, pero nos vio y nos dijo que las pagaba el para que no nos estafaran. Cuando volvió le dijimos que cuanto le había costado para pagárselo y nos dijo que unas 5 libras pero que nos invitaba él. ¡Alucinante! Unos 60 céntimos de euro para comprar una botella de medio litro de coca cola y una bolsa de patatas grande. Evidentemente a nosotros nos habrían estafado seguro.

Nuestro taxista en la escursión

De camino nos comentó que conocía un lugar donde se come muy bien y le dijimos que preferimos ir directamente al hotel y comer algo por la zona. Aquí es cuando el taxista se hizo el tonto y empezó a no entender nada. Pasó de lo que le decíamos y nos llevó a un restaurante en la carretera donde nada más parar el coche una serie de músicos con flautas y tambores nos dieron la bienvenida para que les dejemos unas monedas (vaya turistada mala). Ya nos olía que aquí no nos iba a costar muy barato comer, pero al menos la pinta del restaurante era buena. Nos sentamos en la terraza exterior con mil ventiladores para hacerte la visita más fresquita y le dijimos al camarero que nos hiciera el cambio a euros porque las libras se nos habían acabado. El menú costaba 8.50€ más la bebida, que para nosotros no era caro del todo —para ser Egipto sí—, pero para la mierda de comida que nos ingerimos sí que lo era. Lo único que mereció la pena es el moje con pan que sí que estaba bueno. La carne seca no estaba… directamente me puedo comer una suela del zapato, con toda la arena que tenía y seguro que estaba mejor, pero bueno. A todo esto, evidentemente el interés del taxista estaba en llevarnos a este sitio, porque así él comía gratis y quizá se llevara alguna comisión más. Pero realmente no merece la pena comer allí y si me vuelve a pasar esto, os aseguro que el taxista me lleva directo al Cairo.

De allí nos llevó directamente al Cairo y tras pagarle lo acordado nos pide una propina más (y es que no se cansan de pedir). La respuesta evidentemente fue que no, pero sobre todo por hacerse el tonto y llevarnos a ese restaurante con el único fin de su comisión. Si se apalabra un precio, en ningún momento hay que incrementarlo ni por la propina, ya que él no hizo nada más que lo acordado. Egipto es un lugar en el que es muy dado a pedirse propina para todo como por ejemplo salir en una foto, tirarte la foto, indicarte algo… pero este no es un país que viva de las propinas como puede pasar en la ciudad de Nueva York. Aquí la gente infla los precios una cosa mala y las propinas se las cobran con creces.

Espectáculo de luz y sonido en las pirámides

Ya en el hotel decidimos tirarnos la tarde sabática en la piscina. Viene muy bien después de una mañana bajo el sol darte un baño y dormir algo en una tumbona. La piscina con el agua fresquísima nos vino de lujo y a las 19 horas marchamos hacia las pirámides para ver el espectáculo de luz y sonido, pero antes cambiamos dinero. Como ya era tarde para que los bancos estuvieran abiertos tuvimos que cambiar en uno de los cajeros que tienen esa opción. La verdad que es sencillo y te hacen el cambio exacto.

Nos confundimos el día anterior al leer los pases en español del espectáculo y nos tocó esperar hasta las 21:30h, así que aprovechamos para tomarnos unas pizzas en el Pizza Hut que hay justo en frente. Desde aquí hay unas vistas perfectas del recinto y pudimos ver anochecer tras las siluetas de las pirámides.

Espectáculo de luz y sonido en las pirámides

Espectáculo de luz y sonido en las pirámides

Espectáculo de luz y sonido en las pirámides

Espectáculo de luz y sonido en las pirámides

Cuando llegó la hora accedimos al recinto y nos sentamos en las sillas que tienen preparadas para ver el espectáculo. Apenas se veían los bordes de las pirámides y cuando empezó el espectáculo fueron iluminándolas poco a poco. La esfinge cobró vida y comenzó a contar la historia acontecida en ese lugar hace más de cuatro mil años. El espectáculo es muy bueno y duró casi una hora, por lo que nos dimos por satisfechos al ir a verlo..

Espectáculo de luz y sonido en las pirámides

Espectáculo de luz y sonido en las pirámides

A la salida fuimos a buscar a un taxista que anteriormente estuvo conversando con nosotros. El taxista y su coche la verdad es que eran un punto. El hombre muy simpático nos enseñó su “cacharro rojo” y nos dio a leer un libro de firmas que tiene donde turistas de todo el mundo  que han utilizado su servicio le han dedicado unas palabras recomendándole. Tenía varios libros, dependiendo del idioma y encima ponía la bandera de tu país colgando en el salpicadero jejeje. La verdad que todo personaje. Nosotros no íbamos a disponer de él nada más que para ir al hotel, pero la verdad que parecía un buen taxista para hacer alguna excursión por libre. Yo aquí voy a dejar sus datos por si alguien quiere utilizarlo. De todas maneras nos dijo que siempre se encontraba en la entrada de las pirámides, en la parte donde se hace el espectáculo de luz y sonido, o sea en la esfinge.

Me tomo la libertad a escribir lo que pone en su tarjeta

Michael. Taxi touristes 002 0124841346 Nazlet El Samman – In Front Of Sound & Light – Pyramids. Giza.

Michael_youdif2000@yahoo.com

Nos fuimos directamente al hotel y prepararnos nuestro tercer día en El Cairo donde veríamos el barrio copto, museo egipcio y pasar la tarde tranquilamente en la ciudad.

Victor del Pozo

Quizás te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. El “vigilante” de la tumba de Mereruka fue el más pesado que me encontré en todo Egipto. ¡Ostras! Menuda jugada el taxista, si es que algunos tienen un morro que se lo pisan.

    ¡Ya tengo ganas de leer la próxima entrada! 😀