Descanso en Sirmione en el Lago de Garda

Salíamos de la Toscana. Detrás dejábamos Florencia con su arte y su algarabía buscando al final de nuestra ruta un lugar tranquilo donde poder descansar y despreocuparnos de horarios, aglomeraciones y tirarnos a la bartola aunque sólo fuese un día durante ese viaje. Y en tan sólo tres horas de coche llegamos a Sirmione en el Lago de Garda, nuestro particular oasis escogido.

Camping Sirmione

No es que Sirmione sea un lugar remoto y tranquilo. Más bien todo lo contrario. Es una zona de Italia muy frecuentada tanto por locales como por turistas alemanes, suizos y franceses, pero a nosotros nos valía. Tampoco pretendíamos desaparecer del planeta ni estar en total soledad. Sólo buscábamos un lugar para descansar y Sirmione fue el lugar perfecto.

Allí nos hospedamos en el camping Sirmione, con piscina, bar y justo al lado del Lago de Garda. No nos hacía falta nada más. En tan sólo unas horas allí nos habíamos relajado más que en cualquier momento del viaje y eso era justo lo que íbamos buscando. Además complementamos nuestra estancia en Lago de Garda visitando tranquilamente el casco antiguo de Sirmione.

Lago de Garda

Sirmione en el Lago de Garda

Para visitar Sirmione dejamos el coche aparcado en el camping. No nos iba a hacer falta ya que apetecía pasear tranquilamente los casi cuatro kilómetros que separan el casco antiguo de Sirmione de donde estábamos alojados.

Lago de Garda

Paseando por allí te das cuenta de una cosa. El turismo en esta zona del lago es básicamente el mismo que te puedas encontrar en alguna zona costera de España, pero con la diferencia de encontrarnos justo en el norte de Italia y a muchos kilómetros del mar.

Lago de Garda

Pero este lago suple con demasía esa distancia a la playa. Se trata del lago más grande de Italia (sin contar la laguna de Venecia) con más de 150 kilómetros de costa, convirtiéndose así en el lugar perfecto de los norteños para disfrutar de un fin de semana soleado y en remojo.

También Sirmione es conocido por sus baños termales ubicándose allí dos balnearios famosos que aprovechan la azufrosa agua de sus manantiales, tanto para relajarse como para uso medicinal. Con una simple mirada puedes ver que el lugar tiene su fama y su prestigio. No le falta de nada. Un aspecto cuidado, acogedores hoteles, numerosos restaurantes, tiendas y un ambiente lujoso sin tampoco llegar a serlo exageradamente con precios bastante normales (evidentemente, según qué sitio…).

Sirmione en el Lago de Garda

El castillo de Sirmione es el icono por excelencia de esta pequeña villa. Tendremos que pasar a través de una de sus puertas si queremos acceder al interior del pueblo, y si os apetece conocer un poco la historia del castillo, en su interior se exponen algunos documentos del mismo.

Castillo de Sirmione

El castillo se terminó de construir en el siglo XIV y su última gran reforma sucedió a principios del siglo XX dejándolo tal como lo vemos hoy en día. Nosotros, como he dicho, estábamos en plan vago y lo único que hicimos fue pasear cerca de él, sentarnos junto al lago y descansar.

Sirmione en el lago de Garda

El pueblo de Sirmione es bonito, pero no es nada del otro mundo. Enfocado casi plenamente al turista su mayor interés reside en visitar alguna iglesia y pasear por sus calles que siempre acaban desembocando junto al lago. Después de haber visto en este viaje pueblos como San Gimignano, cualquiera de Cinque Terre o incluso la ciudad de Siena, Sirmione no provocó ningún asombro en nosotros.

Sirmione en el lago de Garda

Sirmione en el lago de Garda

Allí mismo descubrimos que había una antigua villa romana ubicada al fondo de la pequeña península donde se sitúa Sirmione, la llamada cuevas de Catulo, a la que hicimos el esfuerzo de ir pero que ni tan siquiera llegamos. Como he dicho, habíamos decidido dedicar el día a descansar, a pasear tranquilamente y tomarnos el aperitivo (dicho así por estar en Italia), por lo que el llegar hasta la villa romana no nos convenció para nada. Quizá perdimos la oportunidad de ver uno de los restos romanos más importantes de la antigua Roma en esta zona de Italia, pero en las vacaciones también hay que descansar y la verdad que un día de relax, sin coger el coche, sin grandes pateadas y sin ningún tipo de prisa también apetece. Además… seamos sinceros, poco hay que ver en Sirmione. Puede estar bien para pasar el día relajado en el lago o dedicarle como mucho una mañana si os queréis para a verlo en un viaje por Italia, pero poco más…

Lago de Garda

Al día siguiente volveríamos a retomar el ritmo habitual del viaje. El quedarnos a descansar un día en este lugar vino dado a la cercanía de nuestra siguiente visita. La ciudad de Verona, mundialmente conocida por haber sido el escenario elegido por William Shakespeare en su obra Romeo y Julieta, pero que mi mayor interés era poder ver su conocido anfiteatro romano.




Víctor del Pozo

Quizás te interese...

Tagged , , . Bookmark the permalink.

5 Responses to Descanso en Sirmione en el Lago de Garda

  1. Iciar says:

    Siempre he pensado en los pueblitos del lago de Garda como encantadores, pero no me imaginaba que hubiera tan poco para visitar.
    Aún así las fotos se ven muy bonitas y un sitio ideal para descansar, como hicísteis.
    Saludos!

    • Víctor says:

      No no… si en el lago de Garda hay mucho para visitar. Nosotros sólo estuvimos en Sirmione y estuvimos un día por allí. El lago de Garda tiene muchos pueblos bonitos y sobre todo tiene a Verona al lado que es realmente por lo que nos quedamos allí. Si que merece visitarlo, y sobre todo si buscas un lugar para descansar.

      un saludo!

  2. Mari Carmen says:

    De vez en cuando, en un viaje largo se necesita un día de relax para recuperar fuerzas y seguir con el ritmo. Es cierto que comparado con otras ciudades italianas Sirmione no parece gran cosa (a juzgar por las fotos), pero no está mal para pasar un rato. Tiene buena pinta.

    • Víctor says:

      Nosotros siempre lo tenemos… además de que al organizar la ruta siempre me guardo algún día comodín para lo que pueda pasar. Sirmione está bien para verlo, pero sobre todo, como le he dicho a Iciar, queda muy cerca de Verona que si merece mucho la pena y este puede ser un buen lugar para quedarse a pasar la noche y un día de descanso…

      Un saludo!

  3. Pingback: O hai let me wanna-be! pe Trilema - Un blog de Mircea Popescu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *