Qué ver en Kioto en tres días

Kioto es inabarcable incluso a vista de pájaro desde su torre de observación. Es enorme. Es tan grande y hay tanto que ver en Kioto que se me hace imposible centrarme a escribir un sólo artículo de lo que hicimos en la ciudad. Se haría insoportable tanto para mí escribirlo como para vosotros leerlo. Por eso voy a hacer algo más práctico. Algo parecido a lo que hice cuando preparé el viaje. Dosificar la información, localizar lo que hay que ver en Kioto en un mapa y a partir de ahí improvisar los 4 días que estuvimos en la ciudad (sin contar el día que pasamos en la cercana localidad de Nara).

Esto del mapa es algo que hago habitualmente y cada vez me resulta más imprescindible a la hora de visitar una gran ciudad como Kioto. Leer en blogs y páginas de turismo y saber lo que hay que ver en Kioto está bien, pero al final acabas con un mejunje de cosas en la cabeza que se hace necesario tenerlas ordenadas en algún sitio. Seleccionar lo interesante —o lo que me parece a mí interesante— y localizarlo en un mapa. Haciendo esto al final de tanto mirar el mapa se me queda todo grabado en la cabeza y sobre la marcha cada día en la ciudad voy decidiendo qué hacer dependiendo de por dónde ande sin tener que consultar la guía continuamente ya que sé dónde se sitúan cada una de las cosas que quiero ver.

No soy mucho de hacer listas de qué ver en una ciudad, pero tratándose de Kioto creo que se hace necesario y haré una excepción con esta ciudad (y quizá lo haga también con Tokio), al menos para luego ir centrándome en escribir sobre lugares concretos y facilitar de un vistazo con este artículo lo que hay que ver en Kioto. Lo que viene siendo una entrada rápida pero concisa.

Cómo moverse por Kioto

Antes de nada os comento algo sobre el transporte o medio para llegar a los sitios. Si os gusta andar, adelante. El terreno donde se asienta Kioto es prácticamente llano y la ciudad es cómoda para pasear. Por ejemplo, la bicicleta podría ser una buena idea (aunque hay mucho tráfico).

Qué ver en Kioto

Pero la ciudad es tan grande que se hace imposible recorrerla entera de esta manera y al final se hace necesario coger algún transporte público, y aquí en Kioto lo más recomendable es el autobús, sin lugar a dudas. Existen muchísimas líneas y conexiones para recorrer la ciudad cómodamente subido en un autobús urbano y con él llegaremos a casi todos los lugares de interés que hay que ver en Kioto (descargar plano de autobuses de Kioto).

Además utilizar el autobús en Kioto sale muy rentable. Tenemos la posibilidad de coger billetes sencillos por el precio de 220¥, pero como estamos de turismo y nos moveremos por la ciudad continuamente la mejor opción es coger la tarjeta City Bus All-day Pass con la que nos ahorraremos mucho tiempo en los trayectos por tan sólo 500¥ que cuesta el billete y con en el que podremos montar durante un día completo en todos los autobuses urbanos que queramos.

Montando en autobús en Tokio

Esta tarjeta nosotros la comprábamos cada día la primera vez que nos subíamos a un autobús. Hay que pedírsela al propio conductor y él te la sirve, y una vez que la pases por la máquina comenzará a contar las 24 horas. También se puede comprar esta tarjeta en algunos hoteles y en las oficinas de turismo, pero si el propio conductor del autobús nos la da, será mucho más rápido y cómodo (aunque también te la juegas a que se le hayan agotado al conductor y no puedas comprarla en ese momento).

El metro no se suele utilizar mucho en Kioto. Sólo existen dos líneas de metro en la ciudad y por supuesto no llegan a la mayoría de los lugares turísticos, por lo que al final, salvo en contadas ocasiones, casi no lo cogimos. En cambio el tren sí que lo utilizamos algo más, y sobre todo porque al tener la JR Pass aprovechamos algunos trayectos largos en la ciudad como por ejemplo para ir hasta el templo de Fushimi Inari o al bosque de bambú en Arashiyama. Pero para lo demás, como os he comentado, el autobús.

Qué ver en Kioto

Esta lista de lugares que ver en Kioto no llevará ningún orden en cuanto a interés o valoración personal, sólo la cercanía entre los diferentes lugares que visitamos nosotros. Me dejo en el tintero muchos otros que no visitamos (pero que sí aparecen en el mapa de arriba), pero hay tanto que ver en Kioto que en tres días como estuvimos no nos dio tiempo a verlo todo ni mucho menos. Comenzaré a elaborar la lista por el norte de la ciudad, desde uno de los lugares más conocidos y visitados por los turistas.

El Pabellón de oro

Sin duda este edificio áureo es una de las imágenes más reconocidas de Kioto junto a las facciones pálidas de las geishas. Si hablas de Kioto, hablas de tradición y del Pabellón dorado. La primera visión de este edificio desde el otro lado del estanque es impecable. Sus paredes doradas se reflejan en el espejo lacustre que junto a decoraciones tales como pequeñas islas, árboles y rocas crean el lienzo tan espectacular que esperamos ver del templo más famoso de Kioto.

Qué ver en Kioto. Templo dorado

Se construyó a finales del siglo XIV como lugar de descanso de Yoshimitsu, el tercer Shogun del régimen feudal Shogunato Ashikaga. Tras su muerte el edificio fue convertido en un templo Zen y desde entonces una de las funciones que ha mantenido hasta la actualidad es la de salvaguardar en su interior algunas de las reliquias de Buda.

Qué ver en Kioto. Templo doradoQué ver en Kioto. Templo dorado

Templo Ryōan-ji

Quizá por el nombre de Ryōan-ji no sepamos muy bien de que templo estamos hablando, pero si estás buscando en internet cosas que ver en Kioto, estoy convencido que en algún lugar os aparecerá el jardín seco más famosos de Japón que se encuentra justo en el interior de este templo.

Qué ver en Kioto. Templo Ryōan-ji y su jardín seco

La verdad que pese a toda la fama que tiene este jardín, al verlo por primera vez te quedas un poco igual a como llegaste… Todos acudimos a él como peregrinos y nos sentamos junto a la arena para observar sus rocas tratando de notar esa tranquilidad y paz que dicen que transmite. Me imagino que el estar sólo en el templo ayudaría mucho, pero ese no será el caso en este lugar ya que lo visitan cientos de personas todos los días.

Qué ver en Kioto. Templo Ryōan-ji y su jardín seco

Tanto el autor del jardín como su significado real se desconocen. Se cree que representa las ramas de un supuesto árbol que nace desde el templo. Ramas que se intuyen curiosamente dentro de los espacios vacíos creado entre las rocas en vez desde la disposición de estas, aunque ya os digo que tendremos que ascender algún escalafón más en la meditación —en el zen— para poder llegar a notar esa paz y ese supuesto árbol, porque si no veremos simplemente un jardín con piedras.

Qué ver en Kioto. Templo Ryōan-ji y su jardín seco

Templo de Ninna-ji

Este templo se encuentra a unos diez minutos andando del anterior y nosotros lo visitamos en último lugar a una hora que ya se encontraba cerrado el acceso al palacio que el emperador Uda construyó para su retiro. Fue una pena porque lo que realmente merece la pena es ver el palacio y sus jardines, aunque nos tuvimos que conformar paseando —eso sí, solos— por el parque que rodea al templo viendo construcciones como la pagoda de 5 pisos.

Qué ver en Kioto. Templo de Ninna-ji

Arashiyama

Arashiyama es un distrito al noroeste de Kioto al cual se puede llegar en tren con las líneas de JR. Si estáis cansados del ajetreo del centro de la ciudad, este es un sitio perfecto para relajarse. En poco más de media hora en tren te verás envuelto en plena naturaleza entre boscosas montañas y un área urbana que recuerda a un pequeño pueblo.

Qué ver en Kioto. Arashiyama

La distancia al centro de Kioto no es mucha y su fácil acceso hace que sea un lugar muy frecuentado por turistas y locales para pasar una mañana tranquila paseando por sus parques, templos o navegando por el río Hozu. Aquí se encuentra el famoso bosque de bambú el cual es atravesado por un camino que podemos recorrer tranquilamente cobijados por la sombra de estos altos troncos.

Qué ver en Kioto. ArashiyamaSin duda un buen lugar para dedicar una mañana apacible en Kioto donde seguro también tendremos la oportunidad de cruzarnos con alguna maiko.

Qué ver en Kioto. Maiko en Arashiyama

Castillo Nijo

Este castillo fue la residencia que se construyó en Kioto para las visitas de Tokugawa Ieyasu, el primer shogun del shogunato Tokugawa, y que fue utilizado por toda su familia a lo largo de los años hasta la supresión del shogunato, desde principios del siglo XVII hasta mediados del XIX.

Qué ver en Kioto. Castillo de Nijo

Posteriormente, por un corto periodo de tiempo, el castillo de Nijo fue utilizado por la Corte Imperial de Kioto y después fue donado a la ciudad. El castillo fue diseñado con dos líneas defensivas bien delimitadas por dos profundos fosos. Tras entrar en la primera de ellas nos encontraremos con la impresionante puerta Karamon que da acceso al Palacio de Ninomaru, las primeras estancias que nos encontraremos y las únicas visitables.

Qué ver en Kioto. Castillo de Nijo

En el centro del recinto, tras cruzar el segundo foso, se halla el Palacio Honmaru el cual no se puede visitar pero sí dar un apacible paseo por sus bonitos jardines que inundan de vegetación el centro de Kioto.

Qué ver en Kioto. Castillo de Nijo

Santuario sintoísta Heian Jingū

Así por este nombre como que no os sonará mucho, pero el torii que da acceso a este santuario lo reconoceréis rápidamente. Es uno de los torii más grandes de Japón y resulta imponente verlo en medio de una calle con un tráfico bastante considerable.

Qué ver en Kioto. Santuario sintoísta Heian Jingū

El santuario propiamente dicho se encuentra a algo más de 300 metros de esta puerta y se construyó a finales del siglo XIX para conmemorar los mil y cien años de la fundación de Kioto como capital del imperio, honrando especialmente a los emperadores Kanmu y Kōmei, primer y último emperador respectivamente durante la capitalidad de la ciudad.

Qué ver en Kioto. Santuario sintoísta Heian Jingū

En el interior del santuario existe un precioso jardín el cual fue mi excusa para acercarme hasta aquí. La visita al santuario es gratuita, pero para entrar al jardín hay que abonar una entrada, la cual merece la pena pagarla.

Qué ver en Kioto. Santuario sintoísta Heian JingūQué ver en Kioto. Santuario sintoísta Heian JingūQué ver en Kioto. Santuario sintoísta Heian Jingū

Templo Ginkaku-ji

A similitud del Templo Dorado, al noreste de la ciudad se encuentra este pequeño templo denominado popularmente como el Templo de Plata por la intención del shōgun Ashikaga Yoshimasa de querer forrarlo en este metal como hizo su abuelo en el mencionado templo Kinkaku-ji bañándolo en oro.

Qué ver en Kioto. Templo Ginkaku-ji

Pero finalmente no fue así. La intención de decorarlo en plata se quedó en tan sólo eso, la intención, y ahora simplemente es un templo de madera como podemos ver en cualquier otro lado de la ciudad. Pero el encanto mayor de este lugar reside en su bonito jardín que parece combinarse con la montaña que lo rodea.

Qué ver en Kioto. Templo Ginkaku-jiQué ver en Kioto. Templo Ginkaku-ji

El barrio, aunque un poco apartado del centro, está lleno de turistas y en los alrededores se puede pasear por el famoso camino de la filosofía.

Qué ver en Kioto. Camino de la filosofía

Santuario Yasaka

Este santuario está situado junto a uno de los barrios más famosos de Kioto, el de Gion, por lo tanto fue de los primeros santuarios que visitamos nosotros y además en varias ocasiones, tanto de día como de noche.

Qué ver en Kioto. Santuario Yasaka

En él se celebra todo los años el famoso festival de Gion Matsuri, uno de los más importantes del país que llena de gente las calles de Gion en junio. Dentro del recinto podréis ver numerosas salas, pabellones, estupas y un montón de típicos farolillos en el que se pueden leer (en japonés, evidentemente) el nombre de las empresas que han pagado por poner su farolillo deseando que les sonría la suerte.

Qué ver en Kioto. Santuario Yasaka

Templo Kiyomizu-dera

Camuflado en la montaña pero para nada desconocido, este templo es uno de los más visitados en la ciudad de Kioto. Su nombre significa “agua pura” y dicha agua la podemos ver en la cascada Otawa-no-taki, aunque no esperéis ver una preciosa catarata. Son tres canales de agua que saltan a un pequeño estanque donde la gente hace cola para beber un trago y que según dicen te traerá suerte, longevidad y éxito en los estudios.

Qué ver en Kioto. Templo Kiyomizu-dera

Cascada aparte, lo más bonito de este lugar es pasear y encontrarte sumergido en el bosque mientras vas descubriendo los numerosos edificios que componen este impresionante recinto sagrado.

Qué ver en Kioto. Templo Kiyomizu-deraQué ver en Kioto. Templo Kiyomizu-deraQué ver en Kioto. Templo Kiyomizu-dera

Desde la terraza andamiada del salón principal del templo podremos observar unas vistas de toda la ciudad de Kioto y el frondoso bosque que nos rodea. Sin duda uno de los lugares imprescindibles que hay que ver en Kioto.

Qué ver en Kioto. Templo Kiyomizu-dera

Barrio de Gion

El más auténtico, el barrio que aún recuerda que la hoy masificada Kioto, de cuando en Europa corría la Edad Media, fue un lugar de casas tradicionales, templos y gente vistiendo con kimono.

Qué ver en Kioto. Barrio de Gion

Y hoy en el barrio de Gion es posible ver todo esto y además de una forma natural aunque mezclada con la modernidad del siglo XXI. Podremos pasear junto a las tradicionales casas de té, recorrer antiguas calles empedradas y pequeños callejones de donde quizá nos sorprenda alguna maiko, o si hay suerte, una geisha.

Qué ver en Kioto. Barrio de GionQué ver en Kioto. Barrio de GionQué ver en Kioto. Barrio de Gion

Por la noche este barrio cobra una atmósfera mucho más genuina e interesante, de tonos ocres y sombras que mitigan el trajín de uno de los barrios más turísticos y bulliciosos de Kioto.

Qué ver en Kioto. Barrio de GionQué ver en Kioto. Barrio de Gion

Torre de Kioto

Esta torre de observación será lo primero que veamos si llegamos a Kioto en tren. Se sitúa justo en frente de la estación central y desde ella podemos tener una visión panorámica de toda la ciudad. Y no hay mucho más que decir. Un hotel, un centro comercial y unas vistas de vértigo desde su mirador.

Qué ver en Kioto. Torre de Kioto

Templo Tō-ji

Este es uno de los templos más importantes que existieron en la antigua Kioto. Se sitúa al sureste de la estación de trenes y cuando se construyó era uno de los tres templos que protegían la entrada a la ciudad. Hoy en día es el único que queda en pie de los tres, aunque en su interior tampoco es que quede mucho de aquella época ya que se ha ido perdiendo a lo largo de los años y sobre todo durante las guerras e incendios del siglo XVI. Comenzó a construirse en el año 796 y en el 823 el emperador Saga dio el templo a Kobo Daishi, el fundador de la escuela Shingon, por lo que desde ese momento el templo perteneció a dicha rama budista.

Qué ver en Kioto. Templo Tō-ji

La estructura más antigua que podemos ver es el Kodo o Salón de Lectura que data de 1491 y sin duda, lo que más llama la atención, es la gran pagoda de 5 pisos que con sus casi 55 metros de altura dicen que es la estructura en madera más grande de Japón. A mi particularmente me parecería un lugar prescindible si no fuera por su pagoda y el bonito jardín que se despliega a pie de ella. También sería interesante la visita si coincidís con el mercado artesanal que realizan mensualmente en las inmediaciones.

Qué ver en Kioto. Templo Tō-ji

Templo Fushimi Inari

Para terminar esta lista de cosas que ver en Kioto no podía faltar el templo de Fushimi Inari, el que quizá sea el santuario más impresionante de la ciudad. Desde luego es uno de los más importantes de Japón y el principal santuario sintoísta dedicado al espíritu Inari, divinidad japonesa de la fertilidad, la industria y la agricultura, protectora de las cosechas y en especial del arroz.

Qué ver en Kioto. Templo Fushimi Inari

Por este motivo —antiguamente la buena cosecha del arroz era sinónimo de riqueza— Inari es considerada la patrona de los negocios y del éxito en general y lo que allí veremos, además de los salones ceremoniales y diversas estatuas de zorros (los mensajeros del Dios Inari), serán unas cuantas puertas torii que han sido colocadas —compradas— por empresas y familias deseando tener buena suerte.

Qué ver en Kioto. Templo Fushimi Inari

Bueno, unos cuantos torii no… Veréis cientos o miles de estas puertas formando arcadas hipnóticas que nos conducirán hasta la cima del monte Inari donde se ubica el santuario. Aunque son unos cuatro kilómetros de recorrido, bien merece la pena recorrerlos.

Qué ver en Kioto. Templo Fushimi InariQué ver en Kioto. Templo Fushimi InariQué ver en Kioto. Templo Fushimi InariQué ver en Kioto. Templo Fushimi InariQué ver en Kioto. Templo Fushimi Inari

Tres días enteros y una noche fueron los que dedicamos nosotros a la ciudad. Que menos que ese tiempo para la ciudad por excelencia de Japón donde aún se puede degustar el tradicionalismo de una cultura ancestral sumerguida en la más moderna civilización actual.

Víctor del Pozo

Quizás te interese...

Tagged , . Bookmark the permalink.

4 Responses to Qué ver en Kioto en tres días

  1. Mira que intento no leer mucho de Japón, pero no lo puedo evitar y las ganas de volver van aumentando jaja

    Menuda cantidad de gente en Ryoan-ji, yo tuve suerte y había poca, de hecho Carmen se quedó en los jardines de fuera y yo pagué porque tenía ganas de ver un clásico jardín zen. Y madre mía que peque Vera 😀

    ¡Un abrazo!

  2. Hola! este veranito nos toca Japón y la verdad es que me está costando elegir qué ver en Kioto. Me he venido a tu entrada a ver que propones, tomo nota! Estoy deseando estar ya allí, mientras más leo más ganas. Un saludito 🙂

    • Víctor says:

      Buenas Pepa!! Ya he visto por ahí que os vais a Japón… Jodíos… como vais a disfrutar. Kioto es sin duda la ciudad que más me gusto y tienes mil cosas para ver. Calcula entre 4 y 5 días en la ciudad. Para cualquier cosa ya sabes donde me tienes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *