Pueblo viejo de Belchite

La comarca de Belchite tiene como capital al pueblo homónimo y del que tratará este relato. Para ser más preciso, tratará del viejo pueblo de Belchite, unas ruinas históricas de un pueblo con un pasado cruel como el de cientos de pueblos de nuestro país sacudido allá por el 1936 por una guerra civil. Lo característico del viejo Belchite es que el General Franco decidió mantener el pueblo según quedó para ser mostrado a todos y justo al lado se construiría lo que hoy se conoce como Nuevo Belchite.

Escudo de Belchite

Belchite se sitúa a unos 50 kilómetros de la ciudad de Zaragoza. Viniendo desde Madrid se abandona la autopista A2 en el desvío del pueblo natal de Goya, Fuendetodos.

Breve repaso a la historia de Belchite

Además de por la batalla de 1809 durante la Guerra de la Independencia española, a Belchite se le conoce sobre todo por la batalla que comenzó en el verano de 1937 durante la Guerra Civil Española, cuando el ejército del este trataba de tomar la ciudad de Zaragoza acercándose a ella por varias flancos. Uno de estos flancos fue el mencionado pueblo de Belchite. La batalla se lidió casa por casa, ocupando habitación por habitación y aguantando hasta la final retirada del pueblo el 6 de Septiembre de 1937, concluyéndose como una de las batallas más duras de la Guerra Civil Española.

Un paseo por el pueblo viejo de Belchite

Plano del viejo Belchite

A este pueblo he tenido la ocasión de ir en varias ocasiones y he de decir que es un pueblo que se sale de lo normal. No es simplemente un pueblo abandonado. Allí se respira historia y sosiego entre los muros desgarrados por cientos de balas y obuses donde la mayoría de edificaciones han sucumbido tras la cruel guerra y el paso del tiempo. En la entrada nos advierten con un cartel que estamos ante unas ruinas históricas, por lo que siempre hay que tener el máximo respeto y cuidar cada piedra que hay.

Cartel ruinas históricas

Al pasar por el arco de entrada hacia su calle principal la imagen del pueblo fantasma se te queda grabada en la retina, y es que esta parte del viejo Belchite es la que mejor se conserva, con edificios casi enteros aunque no por mucho tiempo. La inclinación de sus paredes y las calles estrechas nos dan una idea de cómo fue este pueblo antes de 1937. Los primeros edificios están prácticamente enteros y algunos de ellos son utilizados como peña para los jóvenes del pueblo en los días festivos.

Pueblo viejo de Belchite

Seguro que a más de una persona mayor, que todavía viva en el nuevo Belchite, se le puedan caer las lágrimas al ver el estado en que se encuentran sus antiguas casas. Si se decide entrar en una de ellas (nada recomendado), hay que tener mucho cuidado de donde se ponen los pies ya que el estado ruinoso puede hacer que al más mínimo descuido venza una pared o simplemente te cortes con uno de los miles de cristales o latas oxidadas que hay tiradas. Hay que tener especial cuidado cuando se anda pegado a algún muro, porque aunque muchos de ellos están apuntalados, es muy factible que se desprendan y más en épocas de lluvia. En mi caso, de las tres veces que lo he visitado, siempre he visto alguna pared recién caída en el suelo que en visitas anteriores permanecían aún en pie.

Poco a poco, según te vas adentrando en el pueblo, el ruido en el ambiente se va silenciando hasta el punto de escuchar simplemente tu respiración y el roce de las zapatillas en la arena de sus calles. Las iglesias principales que siguen en pie se divisan casi desde cualquier parte del pueblo. En el centro, lo que hoy parece un pequeño descampado, fue la plaza del pueblo que aún mantiene su antigua fuente y un poco más adelante una cruz de hierro levantada por presos en memoria de los caídos.

Pueblo viejo de Belchite

Justo de frente de la plaza nos encontramos con la iglesia de San Juan, totalmente desaparecida y que sólo queda de recuerdo lo que se conoce como torre del reloj, que al igual que otras construcciones del pueblo es de estilo mudéjar.

Pueblo viejo de Belchite

Desde esta zona hay las calles se bifurcan en varias direcciones, pero si seguimos de frente paseando entre restos de casas llegaremos a la iglesia de San Martín, entera casi en su totalidad. Lo que más resalta de la iglesia es el campanario y su gran fachada, también de estilo mudéjar. La iglesia fue ampliada durante varias épocas creando capillas laterales. En su interior, totalmente en ruinas, puedes pasar por la nave principal —ahora sin techo— y de allí acceder a otras salas anexas con tejados abovedados y agujereados por la caída de algún obús y donde aún se pueden distinguir colores y figuras de la decoración.

Pueblo viejo de Belchite

Pueblo viejo de Belchite

Salimos de la iglesia y callejeamos entre escombros y caminos de arena hacia otra de las antiguas entradas del pueblo viejo. Aquí se encuentra apuntalado el Arco de San Roque casi derruido pero en el que aún se puede apreciar parte de su cúpula.

Pueblo viejo de Belchite

Seguimos paseando rodeando el pueblo a la vera de un arroyo y nos acercamos a uno de los edificios más significativos del viejo Belchite. Se trata de la iglesia-convento de San Agustín que durante las batallas libradas en el pueblo sirvió también de hospital. Pero pese a su función humanitaria en aquél entonces no se libró de los bombardeos y prácticamente todo su techo se encuentra derruido. Queda en pie la torre y de milagro, ya que fijándonos un poco se ve como una bomba se incrustó en su pared sin llegar a detonar y hoy en día sigue allí.

Pueblo viejo de Belchite

Pueblo viejo de Belchite

Pueblo viejo de Belchite

Pueblo viejo de Belchite

El Belchite misterioso

Estos pueblos con tanta historia bélica son muy interesantes para pasear entre ruinas y palpar de cerca o al menos hacerte una idea de lo que se pudo vivir en esas calles. Da la sensación que la tragedia del pueblo persiste aún en la memoria de los ciudadanos más mayores y quizá hablar del tema duela todavía. El pueblo lo he visitado en tres ocasiones como he dicho, e intentaré mezclar experiencias de las tres sin hacerme mucho lío. En dos de ellas pasamos la noche en la zona. La primera en tienda de campaña junto a mi primo, su novia y su cuñado y la segunda vez acompañado nuevamente por mi primo y Eva en un hotel en el pueblo cercano de Fuendetodos donde se haya la casa nata de Goya y que se encuentra a unos 19 kilómetros de Belchite. En el primer viaje fuimos con la intención de pasar la noche dentro del pueblo y con nuestra grabadora poder grabar algo dentro de alguna iglesia. Fue en septiembre y el buen tiempo nos acompañó, no como la segunda vez que nos estuvo lloviendo. Acampamos en una zona retirada al pueblo nuevo y alejada de las posibles visitas de turistas por la noche. Plantamos la tienda en una explanada en frente del Arco de San Roque y en toda la noche no nos vio nadie y pasamos totalmente desapercibidos.

Después de cenar algo, calentado por improvisadas e ingeniosas fogatas pequeñas a base de alcohol de quemar, nos dispusimos a adentrarnos en el interior del pueblo. Por mucho que lo hubiéramos visto de día, el estar por la noche entre las calles del viejo Belchite, impone un respeto de mucho cuidado.

Pueblo viejo de Belchite

Pueblo viejo de Belchite

Psicofonias de Belchite

Alumbrados por pequeñas linternas para no delatar nuestra visita, nos fuimos aproximando a la Torre del Reloj y de allí pusimos rumbo a la iglesia de San Martín. Para acceder a ella la rodeamos un poco y nos introdujimos por en medio de una pared derruida. Ya en su interior, el corazón se nos aceleró levemente y el quedarnos los 4 solos en silencio dentro de una de sus salas ampliadas que aún conserva el techo la adrenalina se nos disparó. Después de estar totalmente en silencio decidimos que ese era un buen lugar para poner nuestra grabadora en funcionamiento. Decir que grabamos en varios sitios como la Torre del Reloj o en el convento de San Agustín, pero este sitio, por lo retirado del pueblo nuevo, nos pareció un lugar especial para quedarnos un buen rato.

Pueblo viejo de Belchite

Después de grabar cerca de 40 minutos en toda la noche, decidimos irnos hacia la tienda para seguir charlando tranquilamente y ya de paso escuchar algo de lo grabado. En la tienda no pudimos escucharlo bien y ya en nuestras casas con detenimiento no nos pareció escuchar nada anormal. Pero a los meses, probando a escuchar de nuevo poco a poco la grabación y prestando más atención, el cuñado de mi primo escuchó algo realmente extraño. En la iglesia de San Martín nos dedicamos a hacer preguntas sueltas y dejando un espacio de tiempo para una posible contestación (sí… mazo friki jejeje). El caso es que en una de esas preguntas obtuvimos una posible respuesta. La situación fue la siguiente:

Durante la grabación nos encontramos dentro de la iglesia y se me oye a mí hablar en bajo y después a mi primo diciéndome que hablara normal para que luego, cuando escucháramos la grabación, pudiéramos diferenciar claramente las voces. Para suplir ese susurro que yo hice, hable en alto y al momento el cuñado de mi primo preguntó: “¿Perturbamos a alguien?”. La primera vez que se escucha quizá no se aprecia bien, pero si escucháis con atención (y mucho mejor si os ponéis unos cascos) y lo pasas una vez más, se oye perfectamente como una voz, aparentemente de niña, nos contesta “si” justamente al terminar de formular la pregunta (está tan junta la pregunta y la respuesta que puede pasar desapercibida). Después se nos oye a nosotros seguir hablando tranquilamente sin haber percibido nada. Al escuchar la grabación da la sensación de que la voz pudiera ser de una niña pequeña y que además pudiera estar situada en la parte cubierta al igual que nosotros ya que se escucha como muy cerca.

OÍR EL "siii" INMEDIATAMENTE AL TÉRMINO DE LA PREGUNTA

A mi aún se me pone la piel de gallina al escucharlo.

La grabación la hicimos con una simple grabadora de cassette y solamente la pasamos digitalmente para poder modificar algún ruido de fondo y escucharlo mejor. Pero es tan claro el “Si”, que realmente no hace falta modificar nada y lo que habéis escuchado es la grabación original. ¿El qué es? Pues no lo sabemos. Desde luego allí estábamos solos y en total silencio. Si alguien se hubiera acercado hasta donde estábamos hubiera sido inevitable escucharlo y más aún una niña pequeña (además, ¿qué pintaría allí?). Ha día de hoy lo tenemos como anécdota ya que no tenemos equipo técnico para saber que puede ser la supuesta contestación, pero creo que se escucha perfectamente y  no tengo ninguna duda en que alguien o algo dijo “si”, aunque nosotros desde luego, allí no escuchamos nada.

El recuerdo aún sigue vivo en Belchite

Gracias a esta grabación nos animamos a ir en un par de ocasiones más, pero sin ningún resultado en las grabaciones siguientes. La segunda vez que fuimos, que nos hospedamos en Fuendetodos, nos encontramos con la entrada principal del pueblo tapiada de par en par, pero esto no es mayor problema porque se puede acceder al viejo Belchite desde mil sitios.

Pueblo viejo de Belchite

Pueblo viejo de Belchite

Esta visita fue especial por el ambiente que nos encontramos en el pueblo. Anochecía antes y la niebla se tragaba al pueblo dándole un toque misterioso e incluso fantasmagórico. Para más inri, la gente del pueblo había colocado velas por distintas partes de las ruinas. Paseando por sus calles de noche coincidimos con unas parejas de ancianos del pueblo que nos dijeron que se colocaban las velas para apaciguar las energías que allí se concentraban. El caso es que las velas quedaban que ni pintadas en esa noche. Además coincidimos con otros dos chavales de Zaragoza que habían ido a pasearse por el pueblo esa noche y charlando con ellos se nos hizo la hora de irnos a acostar.

Pueblo viejo de Belchite

Pueblo viejo de Belchite

Pueblo viejo de Belchite

Pueblo viejo de Belchite

En mi tercera visita simplemente permanecimos allí por el día y regresamos por la tarde-noche a Madrid sin ninguna novedad.

Aunque sea un pueblo desconocido por la mayoría de las personas, y muchas otras lo relacionen con el tema paranormal, este pueblo tiene mucho más que ofrecer y simplemente dando un paseo por sus calles uno se puede hacer a la idea de lo que pasaron nuestros familiares no tan lejanos al vivir en un país que se declaró en guerra civil durante tres años y que aún se percibe cierto reparo al recuerdo de un pasado turbulento que se llevó muchas vidas.

Nota: La foto en la que sale el arco de San Roque con un día claro está sacada de la página http://www.belchite.tk/. Desgraciadamente he perdido las fotos de la primera visita que eran de mayor calidad. Si algún dia las recupero, las pondré.
 

Victor del Pozo

Quizás te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Me ha gustado tu relato, es entretenido y dejas abierto un hilo de misterio.
    ¡Ah!, gracias por citar mi web, ya que aunque hayas puesto un enlace diferente al que yo pongo, es la misma web.

  2. Hola Makaaa!!
    Cuantisísisisimo tiempo! Oyes, no tengo manera de escuchar el audio que publicas, ni aquí ni en losviajeros…. Tienes idea de cómo podría hacerlo? O podrías pasármelo de alguna manera?? Jo…. es que estas cosas me encantan (aunque luego no duermo…) y me he quedado intrigadísima…

    Un saludo!

  3. Eso es que tienes vetado el youtube. Yo desde este ordenador no veo el video tampoco, pero me he ido a otro que no tiene vetado el youtube y se ve y oye bien. Te lo mando a tu correo.

  4. La División Condor alemana fue la que más castigó en sus bombardeos al viejo Belchite. Los únicos que fusilaban en las calles eran los franquistas. Hay que informarse bien antes de publicar.

  5. Mis fuentes son mis propias experiencias y si te fijas, este articulo habla de mi experiencia. Solo un parrafo con escasas 11 lineas hablan un poco de la historia de ese momento, simplemente para situar al pueblo (y para 11 lineas, miro en muchas paginas de internet y saco conclusiones, evidentemente no voy a entrevistar a nadie). No profundizo en la historia del combate puesto que no es mi intención. Tampoco creo que me desvie mucho de lo que pasó alli, y si alguien quiere saber algo mas sobre la historia de la guerra civil y de Belchite, tienen mil libros que seguro que estan mejor documentados que yo sobre lo acontecido alli.

    Agradezco tu comentario y aclaración.

    Un saludo.

  6. Cuando alguien escribe y no cita las fuentes de su información se convierte an autor de sus manifestaciones.

    La escusa de que otros así lo dicen, no es válida: que muchas personas señalen con el dedo a alguien no es garantía de que tengan razón, y mucho menos es excusa para que tú lo hagas.

    Con todos mis respetos, hay que ser serios a la hora de publicar a nivel mundial (eso es Internet).

    Un saludo

  7. Además de lo que ya he comentado con respecto a los fucilamientos, un par de cosas sobre tu relato:

    La causa de no llegar a Zaragoza no es, como dices, que se concentre la lucha en Belchite y se refuercen las defensas franquistas, lo que realmente pasó es que a partir del tercer día de ataque sobre Zaragoza el bando republicano es sabedor de la imposibilidad de conseguir ese objetivo y ordena concentrar los esfuerzos y propaganda sobre Belchite para disimular el fracaso, luego se encuentran con una resistencia inesperada por parte de los defensores de Belchite que supera cualquier valoración inicial.

    La causa de la falta de techumbre de la iglesia de San Agustín no se debe a la batalla, pues esa iglesia fue utilizada hasta 1954 (fecha de la inauguración del pueblo nuevo por Franco) como iglesia principal de Belchite. Para que te hagas una idea, son muchas las personas que hoy tienen 50 años y nacieron en la casa de sus padres en el pueblo viejo.

    El pueblo viejo siguió dando cobijo a más de 2.500 belchitanos hasta la inauguración del nuevo en 1954. Será en 1964 cuando la última familia de Belchite pase a vivir del viejo al nuevo pueblo.

    Es nuestro deber devolver la luz a la historia y acabar con la falsa historia hija de la propaganda política e interesada.

    Saludos.

  8. Yo también agradezco tu talante conciliador y tu buena disposición a escuchar a los demás, en este caso a mí. Te felicito por el reportaje de Belchite. Cualquier día podemos coincidir en esas ruinas de Belchite.
    Saludos cordiales.

  9. Soy una persona nacida a doce Kilometros de Belchite, en Lécera concretamente.
    Tengo que decir: Que toda esta Historia sobre Belchite es una parodia, este pueblo se podia haber resturado perfectamente, yo tengo amistades en este lugar y me han contado que patas cortas (FRANCO) les dijo que el que querian pueblo nuevo u agua y los ricos dijeron pueblo nuevo y paquiño (FRANCO) que quiso oir.
    Asi los ricos seguian siendo mas “ricos” y los pobres mas pobres.
    A patas cortas o paquiño le vino de perillas para hacer de todo esto un simbolo de su victoria.

  10. En los últimos meses se esta poniendo de moda realizar grabaciones en dos zonas apartadas de la ruta principal, junto a los lavaderos y en una antigua fábrica de aceite. Por lo menos cuando vienen de las revistas de Enigmas y Misterios las dos zonas por las que preguntan son estas dos. Os dejo un enlace con un foro de la Comarca donde podréis encontrar alog más de información

    http://campobelchite.creatuforo.com

    Un saludo

  11. Genial, fantástico y humano. Yo sí q soy historiadora, concretamente de Arte, y desde mi humilde opinión, has hecho un trabajo estupendo.

    Un saludo.