Por la Sierra de Francia

Esta última Semana Santa era tiempo de dedicar una escapada a algún rincón de nuestra geografía. Como casi todas las Semanas Santas nos quedamos por aquí y esta última con más motivo porque hasta el mismo miércoles no sabía que tendría el sábado libre, así que en cuanto lo supimos, nos pusimos a pensar que parte de la zona centro de la península podríamos visitar y la verdad que no nos resultó muy difícil. El jueves por la mañana nos pusimos en marcha para hacer una ruta por la provincia de Salamanca. Llevaba mucho tiempo queriendo visitar varios puntos de esta parte de Castilla y León, así que los junté todos para crear una ruta comenzando el itinerario por la Sierra de Francia.

La Alberca en el corazón de la Sierra de Francia

Comenzamos el viaje atravesando la Sierra de Francia para llegar a media mañana a la famosa localidad de La Alberca. Este pequeño pueblo fue el primero en España en ser declarado como monumento histórico y artístico y desde entonces el cuidado del mismo ha servido para mostrar a sus visitantes un pueblo bonito, limpio, con casas de arquitectura exquisita y también lleno de gente por sus calles. Pero esto ya nos lo esperábamos y es que nada más entrar al pueblo se puede ver decenas de coches aparcados, y es que Semana Santa es lo que tiene, pese al mal tiempo que ha hecho.

Sierra de Francia. Hostal el Castillo en La Alberca

Hostal Castillo

La duda que teníamos era si podríamos encontrar alojamiento en plena Semana Santa y sin tener ninguna reserva, pero no fue mayor problema porque en el primer sitio que miramos, el hostal el Castillo, tenían habitaciones libres por 35€ y no miramos en ningún sitio más. Dejamos el coche aparcado y nos fuimos a dar una vuelta por La Alberca en este día gris que se había levantado.

Sierra de Francia. La Alberca

Lo más característico de La Alberca es sin duda la arquitectura serrana. El entramado de madera de las casas viste a la localidad y le da un ambiente medievo a las calles que te arrinconan entre un mundo de piedra que parece de otra época.

Sierra de Francia. La Alberca

Algunas calles están solitarias, pero normalmente son calles alejadas de la plaza Mayor que hierve de gente tomando el aperitivo en alguno de sus bares.

Sierra de Francia. La Alberca

Crucero en la Plaza Mayor

No hay que dejar de pasar a uno de estos bares y probar algunos de sus pinchos como la lengua de cerdo, los chorizos, las morcillas o simplemente los huevos revueltos con jamón, ya que estamos en tierras donde los jamones y embutidos ibéricos están a la orden del día y puestos en la mesa a todas horas.

Sierra de Francia. La Alberca

Nosotros comimos a base de pedir tapas (0,50€ cada una) y tomando una rica cerveza en uno de los bares de la plaza y seguidamente cogimos el coche para visitar parte de la Sierra de Francia ya que La Alberca es muy pequeña y no da para estar todo el día entre sus calles.

Alguna foto más de La Alberca…

Sierra de Francia. La Alberca

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

Sierra de Francia. La Alberca

Sierra de Francia. La Alberca

Sierra de Francia. La Alberca

Sierra de Francia. La Alberca

Valle de las Batuecas en la Sierra de Francia

En unos minutos y tras infinitas curvas de infarto acabamos en pleno Valle de las Batuecas haciendo un poco de senderismo para llegar a ver el legado que nos dejaron nuestros antepasados en forma de pinturas rupestres.

Sierra de Francia. Valle de las Batuecas

El río Batuecas

En concreto íbamos a ver el canchal de las cabras pintadas y para ello han habilitado un parking pequeño en la carretera que va de La Alberca hasta Mestas desde el cual se inicia un agradable paseo sobre una pasarela de madera que se introduce entre árboles y que sigue el cauce del río Batuecas.

Sierra de Francia. Valle de las Batuecas

Después el camino continúa por un sendero junto al monasterio del desierto de San José de las Batuecas y se introduce en plena sierra donde el silencio nos permite escuchar hasta al más pequeño de los insectos.

Sierra de Francia. Valle de las Batuecas

Sierra de Francia. Valle de las Batuecas

Sierra de Francia. Valle de las Batuecas

Sierra de Francia. Valle de las Batuecas

El recorrido es de tan solo dos kilómetros desde el parking y la dificultad es mínima, por lo que merece la pena hacerlo y sobre todo sabiendo que al final del camino nos encontraremos con una de las pinturas rupestres más importantes de la provincia de Salamanca, aunque sí que es cierto que no te puedes esperar unas pinturas rupestres como las de Altamira ya que estas están expuestas a todo tipo de inclemencias al estar pintadas sobre un abrigo y no en el resguardo de una cueva.

Sierra de Francia. Valle de las Batuecas

Sierra de Francia. Valle de las Batuecas

Levemente, pero se pueden diferenciar los animales pintados en color rojizo justo en el medio.

Otro pueblo bonito en la Sierra de Francia. Miranda del Castañar.

Por último acabamos el día en lo que fue para nosotros una grata sorpresa, ya que nos habían recomendado visitar Miranda del Castañar y resultó ser uno de los pueblos que más nos gustaron, incluso más que La Alberca.

Más o menos la arquitectura de las viviendas se asemeja a la de su vecina más famosa, pero aquí lo que más me gustó fue sus estrechísimas calles engullidas por bonitos balcones que sobresalen de las empedradas casas y hacen que parezca que andes todo el rato en un laberinto angosto.

Sierra de Francia. Miranda del Castañar

Sierra de Francia. Miranda del Castañar

Sierra de Francia. Miranda del Castañar

Sierra de Francia. Miranda del Castañar

Un paseo por el pueblo supone bajar y subir cuestas de piedra y toparse con decenas de rincones oníricos a cual más bonito, arco tras arco y esquina tras esquina.

Sierra de Francia. Miranda del Castañar

Sierra de Francia. Miranda del Castañar

Sierra de Francia. Miranda del Castañar

Sierra de Francia. Miranda del Castañar

Sierra de Francia. Miranda del Castañar

Su castillo recibe imponente a los visitantes que llenan de coches el patio de armas junto a la plaza de toros cuadrada más antigua de España (o eso dicen…). Y esta es la imagen que nos despide del pueblo  cuando decidimos volver de nuevo a La Alberca.

Sierra de Francia. Miranda del Castañar

Ya de vuelta nos fuimos a pasear por las oscuras calles de La Alberca sorprendentemente solitarias. No había ni un alma andante en esos momentos y es que todos estaban frente a la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción presenciando una representación de la pasión de Cristo que estaban haciendo los vecinos.

Sierra de Francia. La Alberca

Última cena

Nosotros estuvimos solo un rato, en concreto les dejamos en la última cena y nos fuimos paseando de vuelta al hostal para cenar un poco y descansar puesto que había sido un día largo.

Víctor del Pozo

Quizás te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Hola chicos

    Un sitio muy bonito, que por tus palabras y fotos merece mucho la pena… y ademas muy cercano. Estos pueblecitos con un toque medieval nos encantan.. te trasportan a otras épocas.

    Voy a ver si encuentro a Wally en las pinturas rupestres, que en un primer vistazo no he visto na… 8-D

    Un abrazo.

  2. La verdad es que toda esa zona es preciosa, yo estuve hace unos cuantos años y me encantó y como bien dices, las Arribes son una auténtica maravilla. No probé la lengua de cerdo pero eso ¿está bueno? solo de pensarlo como que no me hace ninguna gracia, jejejeje. Un abrazo. 😉

  3. Me acabo de enamorar de La Alberca, unas fotos chulísimas.

    Vaya suerte tuvisteis con el alojamiento.Y yo con mi reserva en Toledo desde enero por mero agobio.. xD

    ¡Un abrazo!

  4. Esta semana ya van dos blogs que hablan de la Alberca y la verdad es que no me extraña porque tiene muy buena pinta, así que me lo apunto para una futura escapada!

    Saludos!!

  5. Que buena ruta, yo fui hace unos años y me encantó toda la zona aunque hizo un tiempo bastante malo. Miranda del Castañar es el gran desconocido porque la fama se la lleva La Alberca pero Miranda me resultó mucho más auténtico… y encima tiene castillo.

    Un abrazo !!!

  6. Qué sitio más chulo!!! Una de las cosas que os envidio a los que vivís en Madrid (o alrededores) es que estáis a tiro de piedra de cualquier parte de la península. Desde Barcelona toda la parte oeste de la península nos queda lejísimos, por eso toda esa zona es la gran desconocida para mí.

  7. Qué zona más bonita!! Mis padres son salmantinos y veraneo desde pequeña en un pueblito cerca de Ciudad Rodrigo.

    Añado otro par de pueblos chulos de esa zona: Mogarraz y San Martín del Castañar. Y si el día está despejado, las vistas desde la Peña de Francia.

    Me encantan las fotos Víctor!

  8. Hola a todos!!

    – Lomejorestaporllegar: A vosotros ya no os tiene que sorprender ni paisajes ni nada, porque con vuestra caminatas habéis tenido que ver lugares increíbles (la última de Ordesa me encantó). Pues busca bien que están los animalitos en esas rocas jejejee…

    – Baby: La verdad que la lengua de cerdo no llegué a probarla porque había varias tapas que me llamaban más la atención, como los chorizos que estaban de muerte!!! (se me está haciendo la boca agua en estos momentos jejeje)

    – M.C: La verdad que me sorprendí que fuera tan barato… Yo creo que a partir de ahora no voy a llevar planeado nada en ningún viaje jejej.

    – Carol: jajajaja.. que gracia me ha hecho tu comentario… Yo también reservo con mucha antelación, aunque últimamente me está dando más por lo contrario. No te agobies!

    – Anna: Yo es que llevaba muchos años queriendo acercarme y por una cosa o por otra siempre lo iba dejando.. y eso que lo tengo a dos horas y algo de casa…

    – Peregrino: A nosotros también nos hizo un puente de perros, lloviendo cada dos por tres, pero bueno… Miranda es que como dices tu, parece más auténtico… A nosotros nos gustó más.

    – Blaid: Otro sitio que llevo queriendo ir.. al valle de Arán… pues anda que no hay!! (nota mental: no te agobies Víctor…)

    – Sandra: En eso llevas toda la razón del mundo… Pero visto de otra manera, y con lo que me gusta coger el coche y que ahora no hay fronteras en Europa.. los que vivís en Barcelona tenéis a “tiro de piedra” muchas más partes que nosotros… Si estuviera por esa zona yo creo que no me plantearía volar para ir a muchos sitios… Pero en España, eso si es verdad, lo tenemos mucho más fácil los madrileños que cualquier otro.

    – Mari: Mogarraz lo teníamos también en mente y pasamos por allí con el coche pero no nos paramos. Pero esto es como todo.. como saquemos una lista de pueblos no la acabamos en un año…

    – Tocayo: Pues cuando te mandé el mensaje antes de Semana Santa era para ver si os apuntabais… pero ya era demasiado tarde. Pues cuando quieras os venís para estos lares y así nos vemos.

    Un abrazo a todos!!!

  9. En Ciudad Rodrigo estuvimos y nos encantó. Cuando estuvimos allí era con la intención de acercarnos a las Arribes y se nos hizo tarde, así que las ganas de ir por allí las sigo teniendo, jejeje. ME guardo tu post porque espero ir pronto por esa zona.

  10. Creo que acertaste a la hora de escoger lugar para una escapada … cuando estuve por esa zona disfruté mucho de ese olor a “cultura” … y cruzando la frontera con Portugal, también había geniales pueblos y castillos fronterizos de cuento.

  11. Qué recuerdos me vienen leyendo esta entrada del año que pasé viviendo en Salamanca. La verdad que aproveché para conocer muchos lugares de la provincia durante aquel año, y entre ellos la Sierra de Francia. Estuve en todos los sitios que mencionas, y la verdad que me encantaron. La Alberca es un pueblo precioso, y también Miranda del Castañar. Y en los Arribes, que es una maravilla. En fin, tengo muy gratos de recuerdos de todos aquellos lugares que tuve la suerte de descubrir. Hiciste una buena elección para pasar la Semana Santa, sin duda.

  12. Conozco muy poco de esa zona y tendré que hacer un pensamiento porqué esos lugares que nos enseñas parecen preciosos.
    Un abrazo

  13. Tenemos unos rincones preciosos en este país y sin lugar a dudas Alberca es uno de ellos, que lugar tan pintoresco y agradable de recorrer por ese entramado de callejuelas, para ir a verlo.