Nochevieja en Londres

A las ocho de la mañana nos preparábamos para pasar el último día del año y la nochevieja en Londres. Empezamos bien cuando salimos del hotel y vimos que había un montón de nubes pero no está cayendo ni una gota. Parecía que nos iba a respetar el tiempo en este largo día.

Nochevieja en Londres

Una ruta andando junto al Támesis

Directos en metro fuimos hasta la parada de Tower Hill, justo al lado de la torre de Londres, que sería nuestra visita matutina. En la boca de salida del metro nos encontramos con uno de los muchos relojes de Sol que existen en Londres. Este en concreto, datado en 1990, nos muestra la hora con un margen de error de 15 minutos. Alrededor de él se muestran imágenes talladas representando importantes acontecimientos de 2000 años de historia de la ciudad. Este lugar también sirve como plataforma de observación hacia la Torre de Londres. Si miramos a mano izquierda desde aquí podremos ver parte de la antigua muralla romana que marcaba el límite de la ciudad.

Nochevieja en Londres

Nochevieja en Londres

Bajamos por las escaleras y fuimos directos a las taquillas de la Torre de Londres que acababan de abrir. Aquí aprovechamos el 2×1 que teníamos con nuestro billete de tren y rellenando la solicitud (te las dan o las pides en las estaciones o la sacas de internet) pagamos 17 libras por los dos. Esto del 2×1 en un alivio, porque como podréis ver, los precios de las atracciones en Londres no son juego de niños. Con nuestros billetes en mano nos adentraríamos a uno de los lugares más famosos de toda Inglaterra, la Torre de Londres.

Temida por muchos en épocas antiguas, este era el lugar de encarcelamiento de todo aquel que traicionara al rey. En su interior se les arrebataría su libertad y torturarían antes de ser ejecutados. Este lugar además es famoso por albergar en su interior las famosas joyas de la corona británica. Famosos también son sus huéspedes alabarderos, conocidos mejor por el nombre de Beefeaters. Estas personas viven y protegen la torre, aunque hoy en día son más bien un reclamo turístico. Se cree que el apodo de beefeaters dimana de su posición en la guardia real, permitiéndoles comer carne de vacuno en la mesa del rey. Pero esta gente no son simples hombres disfrazados para atraer al turista, sino que han tenido que llevar una trayectoria honorable de por lo menos 22 años en las fuerzas armadas. Al fin y al cabo son guardias reales.

Nochevieja en Londres

Ya en el interior de la torre es mejor llevar un plano y visitar las cosas a gusto de cada uno. Nosotros subimos por la muralla recorriendo parte de ella a través de sus torres. En algunas de ellas se puede ver cómo era la alcoba de Eduardo I o algunas representaciones en miniatura de batallas. En las habitaciones que sirvieron como celda pueden observarse escritura tallada en las piedras hechas por los presos.

Nochevieja en Londres

Nochevieja en Londres

Las joyas de la corona se encuentran en el edificio norte llamado Jewel House o Waterloo Block. Tuvimos poca cola para entrar pero sí mucha seguridad. Prohibido sacar la cámara y mejor no nos la jugábamos con los ingleses. A través de una pasarela mecánica íbamos pasando junto a todas las coronas de la colección. Cientos de diamantes, zafiros, perlas, esmeraldas y rubíes de incalculable valor pasaban por delante de nuestros ojos. La tentación puede ser grande para los cacos, pero el currículum delictivo se reduce a tan solo un intento de robo en 1671. Además de coronas, se pueden ver las espadas utilizadas en coronaciones o una colección de vajillas y utensilios de cocina donde destacan una enorme ensaladera de oro y un gran salero. Junto a este edificio se encuentra la Torre Martin, que es donde se guardaban antiguamente las joyas y donde un coronel irlandés, ganándose la confianza del conservador de las joyas, trató de robarlas.

Nochevieja en Londres

Nochevieja en Londres

Justo en el centro del recinto se encuentra la Torre blanca que es la más antigua de todas las edificaciones del complejo. En ella se ubica la capilla de San Juan Bautista y antiguamente se sirvió como armería. Podremos visitar en su interior una colección de armaduras que están relacionadas con la historia de la torre, como la armadura de Enrique VIII, que es la joya del lugar. Los niños podrán disfrutar con varios juegos interactivos de armas antiguas como arcos o espadas, mientras que en otra parte de la sala, se puede ver una proyección en 3D de las piezas que compone una armadura como la de Enrique VIII.

Nochevieja en Londres

Ya en el patio no debemos extrañarnos al ver varios cuervos paseando a sus anchas por el césped. Estos realmente son unos de los residentes más famosos de la torre y cuenta la leyenda que el día que abandonen la torre el reino se derrumbará, cosa que dudo, ya que les tienen cortadas parte de sus alas. En el centro del patio, un monumento de cristal simulando una mesa y una almohada señala el punto en el que fueron ejecutados entre otros, algunas esposas de Enrique XVIII.

Nochevieja en Londres

A la salida de la torre, El Tower Bridge nos brindó unas impresionantes vistas del río Támesis. Por primera vez en todo el viaje, las nubes se abrieron un poco dejando pasar un leve rayo de Sol.

Nochevieja en Londres

Este puente, al que todo el mundo confunde con el London Bridge, es sin duda el puente más bonito que he visto en mi vida hasta este momento. Desde que lo observé por primera vez me dejó con la mirada enganchada, embobado. Realmente más que un puente parece un castillo medieval. Aunque se puede acceder a él para ver una exposición sobre el propio puente, decidimos no entrar y seguir con la ruta, pero desde luego no me podía ir de Londres sin ver este monumento iluminado por la noche, así que nos pasaríamos otro día por aquí.

Nochevieja en Londres

Nochevieja en Londres

En este punto justo al cruzar el puente comienza el llamado “paseo de la reina” cuyo recorrido bordea la parte sur del Támesis. Este sería el punto de partida de nuestra ruta. En esta zona podemos observar la moderna arquitectura del ayuntamiento de Londres y flotando sobre el río, el HMS Belfast, un buque de guerra participante de la II Guerra Mundial y la posterior Guerra de Corea. Hoy en día es el Museo Imperial de Guerra.

Nochevieja en Londres

Nochevieja en Londres

Tras pasar las galerías Hays llegamos al, ahora si, London Bridge. Aquí se encontraba el primer puente que cruzaba el río llamado ahora Old London Bridge, que no es ni parecido al que existe ahora. Entonces el puente se encontraba lleno de casas y tiendas, pero por diferentes catástrofes, estas se quitaron dejando al puente vacío. Cuando se decidió construir el moderno, unos americanos compraron el antiguo y lo trasladaron hasta Lake Havasu City en Arizona.

Nochevieja en Londres

Saliendo del puente hacia el sur nos encontramos a mano derecha con la catedral de Southwark, y un poco más abajo, nos sumergimos en un mundo gastronómico de alimentos gourmet. Se trata del Borough Market, el mercado más antiguo de alimentos en todo Londres. Siempre se centró en la venta de frutas y hortalizas, pero hoy en día puedes comprar y degustar comidas muy ajenas a las costumbres de la City. Aquí te puedes dar el gustazo y comerte un jamoncito, acompañado de quesos o llevarte un sinfín de aceites de todas las clases.

Nochevieja en Londres

Se nos estaba haciendo la boca agua, pero aún era pronto para comer. Lo que sí me tomé es otro vasito de vino caliente para apaciguar un poco el frío que hacía. Callejeando por el barrio fuimos a dar con el famoso teatro Shakespeare´s Globe. Este teatro vio nacer obras como Hamlet y Otelo, pero lo derrumbaron en 1644. Lo que vemos hoy es una magnífica recreación del teatro en el que podemos ver obras al aire libre, pero solo en épocas de verano.

Nochevieja en Londres

Desde esta zona podremos observar el extravagante puente del milenio. A un lado, el museo de arte moderno y al otro, la enorme cúpula de la catedral de San Pablo. Este puente peatonal, inaugurado en el año 2000 conmemorando el nuevo milenio, se tuvo que cerrar durante dos años para reforzarlo y colocarle amortiguadores que absorbieran las oscilaciones provocadas por el simple hecho de las pisadas de los transeúntes. Hoy, ya más rígido, se puede pasear tranquilamente sobre él y observar las bonitas vistas que nos deja del Támesis.

Nochevieja en Londres

Nochevieja en Londres

Como he dicho antes, al final del puente nos encontramos de lleno con la catedral de San Pablo, donde su enorme cúpula, la 2ª mas grande del mundo después de la de San Pedro del Vaticano, domina el horizonte de la City.

Nochevieja en Londres

En su interior se han celebrado bodas como la del príncipe Carlos con Lady Di o funerales como el del Winston Churchill o Lord Nelson. Ya dentro pudimos explorar sus rincones. El impresionante interior barroco sorprende a primera vista. Todo muy ordenado y exageradamente grande. Debajo de la cúpula te sientes insignificante. Al fondo podemos ver el coro que conduce al altar mayor.

Nochevieja en Londres

Decidimos subir a la cúpula y Eva se tiraba de los pelos. No lo he comentado hasta ahora, pero el primer día que estuvimos en Londres Eva se hizo daño en la rodilla y la pobre iba andando como podía. El mayor problema que tenía era al subir o bajar escaleras (resultó que tenía dañado el cartílago) y cuando vio la altura de la cúpula… puff. Yo la dije que me esperara abajo, pero ni mucho menos. Con un par de huevos se subió los más de 250 escalones hasta  la galería de los susurros donde se tienen unas vistas de vértigo del interior de la catedral.

Nochevieja en Londres

No conforme con esto, quiso subir otros 270 escalones más para llegar al exterior y poder ver unas vistas panorámicas de Londres (ole sus cojones). Desde aquí, los autobuses rojos iban y venían como si de un scalextric se tratara.

Nochevieja en Londres

Nochevieja en Londres

Ahora tocaba bajar todo lo subido y visitar la cámara mortuoria de la catedral donde personajes ilustres como el científico Alexander Fleming, el almirante Nelson o el Duque de Wellington descansan eternamente.

Con la cripta terminamos nuestra visita a este espléndido templo y después de comer por la zona nos pusimos rumbo hacia Covent Garden. Este barrio es muy animado y sin lugar a duda es de visita obligada si se viene a Londres. El lugar principal del barrio es la piazza, la más antigua de Londres donde se ubica actualmente el Mercado central (ver la situación de los mercados de Londres), llamada así por la similitud que tenía con la piazza de Livorno en el norte de Italia. Esta plaza está llena de artistas callejeros de todo tipo que dan mucha vidilla al lugar. El ambiente de nochevieja se dejaba palpar a esas horas y todas las calles estaban hasta arriba de gente. A diferencia que en España, que nosotros nos reservamos para la cena en casa, allí la gente abarrotaba los restaurantes haciendo una merienda-cena.

Nochevieja en Londres

Nochevieja en Londres

Alrededor de la piazza podemos ver la Royal Opera House o el museo del transporte de Londres. Callejeando llegamos hasta Gerrard St., corazón del barrio chino londinense, lo que nos indicaba que pisábamos ya el barrio del Soho. Los comercios chinos proliferan aquí desde los años 50. Esta famosa calle está enmarcada por tres arcos chinos al más puro estilo oriental. Aunque la gente aquí es toda asiática, en una ciudad como Londres con tanta mezcla cultural es posible que no repares en ese detalle.

Nochevieja en Londres

Muy cerca de allí tenemos Leicester Square, que ahora en época navideña tenían montado un pequeño parque de atracciones. En esta animada plaza tienen residencia permanente Isaac Newton y los artistas Joshua Reynolds y William Hogarth, que exhiben sus bustos en las entradas al parque. Además, podemos ver la fuente de Shakespeare y una estatua moderna de Charlie Chaplin.

Nochevieja en Londres

Si queréis ir a algún teatro, en esta misma plaza hay una taquilla donde se venden entradas con descuento.

Aprovechando que hoy hacia mejor tiempo volvimos a pasar por Piccadilly Circus para poder sentir mejor la vida de este escaparate urbano. La gente iba y venía, entraban y salían de los comercios y bares. De noche ya, la iluminación de la plaza hacia brillar las fachadas de todos los edificios colindantes.

Nochevieja en Londres

Nochevieja en Londres

Preparándonos para pasar la nochevieja en Londres

No nos queríamos entretener mucho y queríamos ir pronto hacia la zona del parlamento porque había oído que cerraban las calles a una hora y no se podría acceder a esta zona. Bajamos por Trafalgar Square en dirección al Big ben. El ambiente iba en aumento y poco a poco nos reuníamos todos en las proximidades del Westminster bridge.

Nochevieja en Londres

Era pronto todavía, las 19 horas, pero en los bordillos del puente la gente se sentaba esperando las 12 de la noche. Fuimos al Macdonald´s del malecón a pillarnos nuestra cena para esa noche (Los langostinos y cordero se acabaron pronto…) y junto a cientos de personas nos sentamos en el puente a comernos nuestra última cena del año.

El maldito río hacia que la temperatura bajara algún grado y allí parados empezamos a tener bastante frío. Nos juntamos con unas mexicanas que se encontraban estudiando en Londres y poco a poco el tiempo pasaba entre trago y trago. A las 21 horas cortaron el acceso al puente por la parte del Big ben, pero por el otro lado del río se podía pasar perfectamente. De haberlo sabido hubiéramos ido un poco más tarde y ahorrarnos un par de horas de congelación…

Nochevieja en Londres

Nochevieja en Londres

A las once empezamos a recibir llamadas de nuestros familiares de Madrid felicitándonos el año nuevo. En la Puerta del Sol ya había llegado el 2010. Con los pies congelados, la última hora del año la consumíamos poco a poco. Se aproximaba el momento y la gente empezaba a enloquecer. Parecía como si los Beatles fueran hacer acto de presencia en cualquier momento. Nosotros con la mirada puesta en el reloj y el resto del mundo justo hacia el lado contrario…

Nochevieja en Londres

¿Dónde mira todo el mundo? 60, 59, 58, 57… Apuntito el reloj de marcar las 12 de la noche, apuntito de cumplir 150 años… 40, 39, 38, 37… ¿Pero dónde miran todos?… 20, 19, 18, 17… ¡Que se nos pasaba la cuenta atrás y casi ni nos dimos cuenta! Y el London Eye empezó a cobrar vida… 5, 4, 3, 2, 1…

¡¡¡HAPPY NEW YEAR!!!

Después del espectáculo pirotécnico tocaba salir del lugar lo más tranquilamente posible, pero aún nos depararía una grata sorpresa la noche. Parecía ceniza que volaba por los aires, pero era mucha cantidad y pensamos que podía ser espuma desde algún barco… ¡pero que va! Comenzó a nevar de una forma considerable y todo el mundo empezó a enloquecer. Como dice el refrán… año de nieves, año de bienes.

Una vez salimos del puente nos fuimos directamente a tomar un chocolate caliente para entrar en calor y seguidamente nos fuimos a buscar una entrada de metro para dirigirnos al hotel. En nochevieja el transporte público es gratuito en Londres, pero para controlar un poco más a la masa de gente, sólo tenían abierta una estación cercana. Las indicaciones y la gente nos conducían hasta la estación de Waterloo. En principio no parecía muy lógico que apelotonaran de esta manera a los miles de personas que nos encontrábamos, pero poco a poco pudimos darnos cuenta del nivel de organización que tienen aquí. Pasando de grupo en grupo, vigilados por la policía montada, llegamos al interior de la estación y una vez aquí se distribuían para los que iban en tren o en metro. El resultado final fue que en el propio andén nos encontrábamos las personas justas para evitar algún accidente y además poder ir la mayoría sentada en el vagón.

Victor del Pozo

Quizás te interese...

Tagged , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

8 Responses to Nochevieja en Londres

  1. Isabel says:

    Japi niu yiar!!! 😛

    Qué suerte tenéis los que podéis pasar el fin de año fuera de casa. El día 1 es el día de mi padre y es el único acontecimiento familiar que no me puedo perder.

    Nunca he visitado la White Tower y ver las joyas de la corona tiene que ser algo digno de ver.

    Gracias por la crónica!

  2. Santi says:

    Magnifico reportaje Maka. Has vuelto loco por Londres??

    Un abrazo

  3. Victor says:

    Este día nos salió redondo y el recorrido fue todo improvisado. Lo peor de todo las 4 horas y pico que esperamos en el puente… MENUDO FRIOOOO!!!… pero merecio la pena.

  4. isidro says:

    Hola,
    pues mi mujer y yo siempre que podemos escaquearnos que son muchas hacemos igual que vosotros, nuestras familis nos llaman guilifo y rigodo, en andaluz ya me entiendes…….. seguir asi.
    saluos

  5. marta says:

    Hola queria preguntarte ¿como conseguistes el 2×1? donde puedo encontrar la solicitud y que requisitos son necesarios.

    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *