Excursión a la muralla china: De Jinshanling hasta Simatai

Esa mañana madrugamos un montón porque habíamos quedado con el hotel en hacer la excursión a la muralla china (260 yuanes). Cuando bajamos de la habitación ya se encontraba el minibús aparcado en la puerta y no nos dio tiempo ni a ir a desayunar ni a comprar nada para el camino y directamente nos metimos en el autobús. La excursión a la muralla china que contratamos era para ver el trozo de muralla que va desde Jinshanling hasta Simatai, recorriendo un trayecto de unos ocho kilómetros y medio entre los dos tramos atravesando un total de veintinueve torres de control.

Excursión a la muralla china

Íbamos con mucha ilusión y pensando que el recorrido iba a ser muy duro, así que durante el trayecto alguno se iba echando una cabezadita ya que el viaje iba a ser de dos horas y pico hasta llegar a la muralla china. Sin desayunar nada y sin llevar ni una mísera galleta le preguntamos al conductor si iba a parar en algún sitio para comprar algo como nos dijeron en el hotel, y nos dijo que no… así que nos esperaba una buena caminata con el estómago vacío. Menos mal que a una chica del autobús le entraron ganas de hacer pis, de estas que no puedes más, y a medio camino paró en una gasolinera con suerte de que a unos cien metros Alex divisó un autoservicio y fue directo a pillar unas botellas de agua y unas galletas para poder tomar algo. Antes de llegar ya se pueden ver restos de la muralla china por la montaña, pero todavía nos quedaba un rato para llegar.

Elegimos este tramo de muralla porque nos parecía el más auténtico ya que está sin restaurar y se encuentra en un estado propio del tiempo que tiene. También porque al estar bastante más retirado de Pekín la afluencia de gente sería menor y podríamos disfrutar relativamente solos de esta gran maravilla.

Excursión a la muralla china

Aparcó el autobús en un parking y nos empezaron a repartir todas las entradas de todos los tramos que íbamos a pasar, inclusive la de un puente colgante al final del trayecto. Nos presentaron a un guía, que no te explica nada y lo único que hace es meterte prisa (al final pasó de nosotros y tomó un atajo) y nos explicaron el principio del trayecto y más o menos a la hora que teníamos que estar en el otro punto. Al principio puedes elegir subir a la muralla andando a través de escaleras empinadas, o bien con un teleférico (no incluido en el precio, 30 yuanes) que te deja en unas torres un poco más adelante. Las chicas subieron por el teleférico y nosotros quisimos hacerlo todo andando ya que Alex tiene un problema con la altura de mucho cuidado… y menos mal que no subió por el teleférico, porque luego nos dijeron que vas a una altura considerable.

Excursión a la muralla china

Recorrido por la Gran Muralla China de Jinshanling hasta Simatai

Cuando llegamos a la muralla nos invadió por el cuerpo una alegría simplemente por el hecho de estar allí. Estábamos en la mismísima muralla china rodeados de un paisaje montañoso maravilloso. El estado de la muralla en este tramo es bastante malo, pero al principio del recorrido se puede andar perfectamente. Esperamos un poco a que llegaran las chicas del teleférico (sorprendentemente llegamos antes nosotros) y mientras esperábamos vimos aparecer a un grupo entero de niños chinos de excursión. Y no eran 20 ni 30… no, eran ciento y la madre, todos vestidos con chándal blanco montando su particular barullo. Nos miramos con cara de tontos y pensamos que no podríamos tener algún momento “íntimo” con la muralla. Nos paramos un poco a ver si terminaban de pasar, pero eran un montón y allí estaba el “guía” metiéndonos prisa con que siguiéramos. Con el pequeño grupo nuestro venía un mexicano que estaba viajando sólo por China y una chica de Madrid que llevaba seis meses de viaje por Nueva Zelanda, Australia y China y nos juntamos más o menos todos para mandar a tomar viento fresco al guía, con el consiguiente abandono del mismo a través de las montañas, atajando hasta el final del recorrido.

Excursión a la muralla china

Nosotros seguíamos el camino lentamente y parándonos a hacer fotos, disfrutar de las vistas, y descansando de vez en cuando ya que el camino lo requiere. La ruta desde Jinshanling hasta Simatai es dura pero agradable. No hace falta tener un estado físico de atleta ni mucho menos. Hay zonas en las que tienes que subir escalones enormes y prácticamente tienes que escalarlos y otras zonas donde tienes que tener mucho cuidado donde poner el pie para no torcértelo, sobre todo en las bajadas.

Excursión a la muralla china

Según vas avanzando el camino se va complicando ya que el estado de la muralla es ruinoso, tanto incluso que te tienes que salir de ella para poder seguir. Al final del todo se hace más a menos bien porque ya te estás dando cuenta que queda poco y encima es todo bajada. Para hacer el recorrido entre Jinshanling hasta Simatai tranquilamente le dedicamos unas cuatro horas y media y también porque nos paramos un montón para que pasaran todos los niños. A continuación os dejo fotos donde podéis ver el tramo.

Excursión a la muralla china

Excursión a la muralla china

Excursión a la muralla china

Excursión a la muralla china

Realmente hay que tener mucho cuidado con las torceduras… que como te lesiones no te queda otra que seguir, como le pasó a uno de los chavales de la excursión.

Excursión a la muralla china

Excursión a la muralla china

Ya estaba hecho lo más difícil y tocaba casi todo cuesta abajo hacia el puente colgante.

Excursión a la muralla china

Excursión a la muralla china

Desde aquí se puede ver el puente colgante que teníamos que atravesar… (Hay Alex que vértigo tenía…).

Excursión a la muralla china

Llegaba el momento decisivo para Alex. Nos aproximábamos al puente que teníamos que cruzar para salvar el río que pasa por medio. El puente es cierto que es colgante y se movía, pero tiene buen aspecto y es totalmente seguro. La altura no es excesiva pero para alguien con vértigo puede ser un momento amargo el cruzarlo. Os aseguro que si me dicen que en medio del puente hay 5 arañas saltarinas a las que debo pasar a menos de un metro de ellas… yo me pongo el arnés y tiro montaña para abajo y atravieso el río a nado… Pero Alex demostró unos cojones y una velocidad inaudita, que hasta el mismísimo Aquiles ya quisiera para él. Después de un rato en la entrada del puente, meditando el paso del mismo, emprendió una carrera audaz y veloz a través de las tablas y gritando a plena garganta… AAAAAAAAAA!!!!!!!! jajajaja… ¡¡Ole sus cojones!!

Excursión a la muralla china

Una tirolina para bajar de la muralla china

A la salida del puente nos encontramos con el “taquillero” para pedirnos la entrada o para pagarla. Cuando crees que ya terminaste el recorrido, te encuentras con unos escalones en subida para morirte, ¡¡pero qué narices!! Después de casi nueve kilómetros esto estaba chupado, y además tenía ganas de llegar al final para ver esa tirolina por la que estábamos dispuestos a tirarnos. Alex, como es entendible, decidió seguir andando y dejarnos la tirolina para los demás. El descenso en tirolina desde la Gran Muralla China cuesta 45 yuanes y viendo las vistas y la caída que hay, no tuvimos dudas en hacerlo. Es un momento emocionante y más aún cuando yo no lo había hecho en mi vida. Te pones a mirar hasta donde llegas y lo ves lejísimos. Tienes que atravesar parte de la montaña y luego el río entero. Desde lo alto no podías ver la trayectoria del cable y se te perdía la vista entre el agua. Se tiraron primero Marisol y Eva para que las hiciera fotos y después fui yo.

Excursión a la muralla china

Como no me pudieron tirar fotos grabé un video personalmente mientras caía. La verdad que la altura y el lugar impresiona, pero luego la velocidad deja mucho que desear y es muy lenta. Además por el propio peso vas todo el rato de espaldas y cuesta un montón volverte para ver de frente. ¡¡Pero merece mucho la pena!!

Después de la tirolina y con los pies ya en el suelo, te llevan en barca en un agradable paseo por el río hasta el aparcamiento donde te está esperando el autobús para el regreso a Pekín. Cuando ya estamos todos, partimos hacia Pekín donde la mayoría aprovechaba para echarse una cabezadita por el camino.

Excursión a la muralla china

De compras por Beijing

Cuando llegamos a Beijing comimos, nos duchamos y nos fuimos ya por la tarde hacia el mercado de la seda, que ya no sé si es ese o es el de la perla, porque en las bolsas ponía “Pearl Market”, pero yo juraría que el edificio era el mercado de la seda… o vete tú a saber si no es el mismo mercado, ya que para estas cosas sí que no me informé antes de ir. Es igual que un Corte Inglés de grande pero por dentro parece que se han juntado todas las ferias de los pueblos y han ubicado su puesto allí. Cada planta del edificio está dedicado a una cosa y la verdad que te puedes hartar de tanto puesto, además que siempre ves lo mismo.

Nada más llegar me pasé por un puesto para ojear unas sudaderas y la dependienta empezó a hablarme. La pregunté por una sudadera y una camiseta Quiksilver y allí empezó nuestra particular pelea. Me empezó a pedir prácticamente lo mismo que te puede valer en España y en este punto tienes que tener claro que por lo menos cinco veces menos la tienes que bajar… Saqué las dos prendas por diez euros y aun así ganaban, pero lo mejor es que fui a dar con una chica simpatiquísima y me reí un montón con ella. Seguro que hay gente que lo puede sacar más barato, pero la verdad que por 10 euros unas prendas que aquí te pueden costar 80, no pierdo un minuto más. Después de dos horas allí metidos salimos a buscar un sitio donde se pueda comer algo occidental y por los alrededores vimos bastantes sitios de pizzas donde poder cenar. Nos sentamos en la terraza y nos comimos unas pizzas enormes. El local donde nos quedamos está situado en el mismo edificio del mercado pero en la parte de fuera. Aquí pudimos ver una vez más una ocupación habitual en muchas personas mayores que se dedican a recoger latas y botellas vacías para luego entregarlas a cambio de un dinero. Una de estas mujeres se quedó esperando a que terminásemos nuestras bebidas para que la diéramos el recipiente que gustosamente le dimos. Además la mujer llevaba en una bolsa de basura decenas de calcetines tobilleros de varias marcas conocidas, y como esto es una cosa que siempre vas a necesitar, la compré 14 pares por 3 euros, los cuales tengo muchos sin estrenar aún y los que me pongo resisten perfectamente, así que eso de que son imitaciones malas… no sé yo.

Esa era nuestra última noche en Pekín, una ciudad que en muchos aspectos tiene todavía aire de pueblo y la gente nos recibió con los brazos abiertos. El vuelo salía a la mañana siguiente dirección a Shanghái tempranito, pero antes nos tomamos unas cervecitas en el bar “Salud” cercano al hotel.

Victor del Pozo

Quizás te interese...

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

4 Responses to Excursión a la muralla china: De Jinshanling hasta Simatai

  1. Hola Victor! Te escribo desde Beijing ahora, que encontramos tu blog en nuestra búsqueda para hacer de Jingshanlin a Simatai por nuestra cuenta. Pero parece que entre que estuvo cerrado y no sé qué, los precios de tours y coches privados se han disparado un poquito, e ir por cuenta de uno es un sinfín de timos, regateos y locura del cual vamos a pasar. Al final visitaremos Mutianyu, que está un poco más cerca, aunque menos turística… a ver cómo nos sale! Un saludo!!!

    • Víctor says:

      Muy buenas!!! Ya estáis por China!!! menuda envidia jejejeje… Y más pensando que os queda mucho viaje todavía…

      Nosotros la segunda vez que fuimos a China también notamos los precios más elevados a la anterior vez. Pero bueno, la opción de Mutianyu no está nada mal. La segunda vez que pisé la muralla china fue precisamente en ese tramo y me gustó, aunque no lo recorrimos tanto como la primera vez. La verdad que ese tramo la muralla está muy bien y en el de Jingshanlin está que se cae a cachos… Lo disfrutaréis igualmente! Te dejo aquí el enlace donde escribo sobre el día que fuimos por allí.

      http://www.mipatriasonmiszapatos.com/visita-muralla-china-beijing-mutianyu/

      Un saludo!

  2. Silvia says:

    Hola Victor! Nos está encantando vuestro blog para planear nuestro viaje a China! Nos gustaría hacer el mismo tramo que hicisteis vosotros por la Muralla, dónde lo contratasteis? por lo que hemos leído por ahí hay muchos timos respecto a los tours, con paradas innecesarias y nos gustaría evitarlos…
    Muchas gracias y un saludo!!!

    • Víctor says:

      Buenas Silvia! Nosotros lo contratamos con el mismo alojamiento en el que estábamos. Yo creo que en China es inevitable que te den algún rodeo o te lleven a algún restaurante concertado por ellos. En nuestro caso fue lo del restaurante, pero tampoco nos pareció mal. En cierto modo es normal. Mira en varias agencias y la que mejor precio te de, porque luego este tipo de excursiones va la gente en un mismo autobús… y no sabes cual te tocará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *