Qué ver en Pekín; segunda visita a la capital de China

Hacía 2 años y 4 meses exactos que habíamos estado por primera vez en la ciudad de Pekín, y la verdad que no hubiera apostado nada en aquella ocasión si me hubieran dicho que volvería en tan poco tiempo. Pero realmente cuando nos planteamos hacer este viaje, uno de los alicientes de hacerlo era precisamente el volver a Beijing, la vieja Pekín todavía para los nostálgicos. No importa las veces que vayas porque siempre tendrás cosas que ver en Pekín.

Qué ver en Pekín.

En el caso de David era la primera vez que pisaba Pekín y evidentemente nosotros tendríamos que repetir visitas que ya hicimos en el 2009, por lo que nos organizamos para conjugar cosas vistas con lugares nuevos.

Qué ver en Pekín

Tras una pequeña siesta para recuperarnos del matador viaje en autobús, salimos a media mañana andando partiendo desde nuestro hotel en Pekín hasta los cercanos templos de Yonghe Gong y de Confucio, los cuales me quedé con ganas de verlos la otra vez y ahora sería el momento de quitarme la espina.

Qué ver en Pekín: Templo de Yonghe

 

Qué ver en Pekín. Templo de los Lamas

Entrada al templo de los Lamas

El primero de ellos, el templo de Yonghe o más conocido como el “templo de los Lamas” (entrada 25 YN), fue construido como residencia del príncipe Yongzhen en 1694 durante la dinastía Qing, y tras subir este al trono, decidió dejar buena parte de su residencia a los monjes que practicaban el budismo tibetano

Qué ver en Pekín. Templo de los Lamas

Cuando el emperador murió, el monasterio acabó siendo residencia de monjes budistas tibetanos tanto de Mongolia como del Tíbet y de ahí se quedó finalmente con el nombre del Templo Lama. Pero lo característico que tiene este templo no es que sea de cultura budista tibetana o que se llegara a convertir en el más importante monasterio budista tibetano fuera del Tíbet, sino que su verdadero interés reside en poder ver un monasterio budista con planta de palacio real, ya que esta fue su originaria función, y habiendo visto otros monasterios budistas, esto se deja notar. Es como ver otra pequeña “ciudad prohibida” (y no me malinterpretéis la comparación… quiero decir “muy pequeña ciudad prohibida”) al pasear por las diferentes salas y patios de este monasterio.

Qué ver en Pekín. Templo de los Lamas

Qué ver en Pekín. Templo de los Lamas

Qué ver en Pekín. Templo de los Lamas

Pero salvo esa “novedad” arquitectónica, poco hay más de diferencia de lo que se puede ver en su interior, repleto de arte tántrico como el que hemos podido ver en Mongolia y budas de distinta índole.

Qué ver en Pekín. Templo de los Lamas

Aunque sí que es cierto que merece la pena entrar al monasterio para ver uno de esos budas que quitan el hipo y generan tortícolis al mirarle. Se trata de la estatua del futuro buda histórico de casi 30 metros de alto que está tallado en madera de sándalo. A la vista no parece que tenga tanta altura, pero es que por lo visto tiene varios metros enterrados bajo el suelo.

Qué ver en Pekín. Templo de los Lamas

Qué ver en Pekín: Templo de Confucio y el Colegio Imperial

Allí dejamos a la gente con sus inciensos y sus rituales y nos fuimos a ver el templo de Confucio y el Colegio Imperial (10 YN) que se encuentran juntos cruzando un par de calles.

Una estatua del filósofo que vivió en el siglo V a.C es lo primero que se ve nada más entrar al primer patio, unas escaleras y varios jardines amenizados con un pequeño lago repleto de peces rojos como no podía ser de otra manera.

Qué ver en Pekín. Templo de Confucio

Muchas de las salas son utilizadas para mostrar objetos que explican la vida del famoso pensador que creó una serie de doctrinas morales y religiosas que fue seguida por la mayoría de la población china hasta el siglo VII. El templo en el que nos encontrábamos fue construido en 1302 para honrar a Confucio y en su interior no podemos buscar nuevas filigranas arquitectónicas ni mucha decoración extravagante.

Qué ver en Pekín. Templo de Confucio

Confucio

Qué ver en Pekín. Templo de Confucio

Estas tablas de piedra registran los nombres de los alumnos que superaron el examen Imperial durante la dinastía Qing.

Como he dicho no tiene nada del otro mundo, o al menos nada nuevo. Es un lugar tranquilo y sencillo en el que pasear y aprender un poco de la historia de Confucio. A mí no me pareció gran cosa y al final voy a tener que dar la razón al filósofo en una de sus frases la cual dice que “cada cosa tiene su belleza, pero no todo el mundo puede verla”. Pues yo aquí no vi nada nuevo y por lo tanto me quedé un poco indiferente.

Qué ver en Pekín. Templo de Confucio

Deseos en el Colegio Imperial

Qué ver en Pekín. Templo de Confucio

Esta es la puerta de acceso al Colegio Imperial. Sin duda lo más bonito de todo el recinto.

Qué ver en Pekín: Parque Olímpico de Pekín

Volvimos a coger el mapa de Pekín y marcamos nuestro siguiente destino en él. En esta ocasión visitaríamos también un lugar que no visitamos la primera vez y que desde las pasadas olimpiadas del 2008 se ha convertido en un lugar recomendado que ver en Pekín. Se trata del parque olímpico donde se levantaron varios estadios y pabellones dignos de ver tanto de día como de noche.

Qué ver en Pekín. Parque Olímpico

A mí me encanta ver los estadios de fútbol y el que teníamos frente a nosotros, el llamado Nido, solo tengo dos palabras para describirlo. “Im-presionante”. No quisimos entrar porque era yo el único que estaba interesado en ver el estadio y además ver todas las gradas vacías se me hace una sensación muy fría en cualquier estadio de futbol, pero solo con verlo por fuera me fui más que satisfecho.

Qué ver en Pekín. Parque Olímpico

Botella!!!

La cantidad de acero enlazado por todas partes crea la forma de un verdadero nido de aves. Su apariencia puede resultar austera e inacabada, pero como dijo Confucio, yo en este edificio sí que vi la belleza.

Qué ver en Pekín. Parque Olímpico

Al lado se encuentra el cubo de agua, el centro acuático nacional, y la verdad que este sí que tiene que impresionar cuando lo iluminan por la noche, pero a la luz del día no me resultó gran cosa.

Qué ver en Pekín. Parque Olímpico

Anduvimos por allí de un lado a otro, viendo pabellones que habían instalado para hacer juegos con niños y paseando hasta un lago en el que hacían un pequeño espectáculo con música. La verdad que me resultó un lugar de lo más agradable para pasar una buena tarde.

Qué ver en Pekín. Parque Olímpico

Qué ver en Pekín: Parque Beihai y el pabellon de los Cinco Dragones

La tarde se nos fue echando encima entre paseos, hablando y sin un rumbo fijo y antes de que anocheciera llegamos hasta una de las puertas del parque Beihai. Quería recordar uno de esos momentos únicos que se viven en los viajes y que hacen que un día cualquier se convierta en un día especial. El pabellón de los Cinco Dragones en el parque de Beihai se encuentra al noroeste del lago y se ha convertido para mí en uno de mis rincones favoritos de la ciudad. Es un lugar en el que sorprendentemente casi no hay turistas y puedes disfrutar de unas de las mejores puestas de sol de la ciudad.

Qué ver en Pekín. Parque Beihai

Pero lo mejor de todo es que siguiendo las costumbres lúdicas de los chinos, en este lugar se reúnen vecinos todos los días para realizar cualquier actividad artística, desde bailes, escritura con agua, dibujo o cualquier cosa. Da igual lo que sea porque el ambiente que se crea al anochecer es mágico y las vistas del lago con la estupa de fondo son verdaderamente un regalo para la vista.

Qué ver en Pekín. Parque Beihai

Qué ver en Pekín: Palacio de Verano

Si me preguntaran que es lo que más me gusta de Beijing, seguramente diría que visitar sus parques. Creo que pasear por ellos es la mejor forma de ver de cerca la cultura china y ser partícipe de ella. Tanto por los monumentos históricos que hay en algunos parques como las actividades que hace la gente en ellos. Los ejemplos los tenemos en los jardines que rodean el Templo del Cielo, el lago Shichahai rodeado de mansiones históricas y barrios antiguos, el anterior parque Beihai o el que también visitamos de nuevo, el Palacio de Verano al norte de la ciudad.

Qué ver en Pekín. Palacio de Verano

Palacio de Verano con la pagoda del Buda Fragante destacando sobre el resto.

Cuando lo estuvimos visitando en el 2009 tuvimos que llegar en taxi porque aún no llegaba el metro, pero hoy en día la línea 4 nos acerca hasta estos jardines imperiales de la dinastía Qing en la parada de metro Beigongmen.

Qué ver en Pekín. Palacio de Verano

Puente de los 17 arcos.

Aunque se haya visitado anteriormente este lugar, no importa repetir porque siempre es agradable andar por allí, pero he de reconocer que en esta ocasión lo hubiera dejado para otro momento. La cantidad de gente que había era desmesurada y en algunos lugares era como estar en un centro comercial en rebajas. Decenas de grupos organizados hacían imposible dar dos pasos seguidos sin esquivar a nadie. En algunos momentos llegaba a ser hasta cómico…

Qué ver en Pekín. Palacio de Verano

¡Dios que agobio!

Pero la verdad que este parque lo bueno que tiene es que es enorme y aunque haya mucha gente, al final es posible perderse y encontrar rincones solitarios donde poder disfrutar de él. Un consejo que os doy, y que no solo sirve para este parque sino para todos, es que os perdáis por cualquier sendero que veáis, que andéis sin rumbo entre árboles, y seguramente os encontraréis con alguna escena que hará vuestra visita al parque distinta, más atractiva y animada que si solo nos limitamos a ver templos y estancias. Y no penséis mal… que no me refiero a ninguna escena no apta para menores, sino por ejemplo a un grupo de gente cantando y tocando la armónica…

Qué ver en Pekín. Palacio de Verano

El Palacio de Verano da para una mañana entera y seguramente os queden cosas por ver. Nosotros hicimos la típica ruta atravesando el lago Kunming hasta la montaña de la longevidad donde volvimos a pasear por el decorado de Suzhou y subimos hasta la pagoda del buda fragante desde donde se consiguen las mejores vistas del parque.

Qué ver en Pekín. Palacio de Verano

Qué ver en Pekín: La Ciudad Prohibida

La otra gran visita que hay que ver en Pekín, o mejor dicho, la visita indispensable en esta ciudad es sin lugar a dudas entrar a la Ciudad Prohibida, pero nosotros ya lo hicimos la primera vez y dejamos a David a las puertas del gran palacio imperial mientras que nosotros dábamos un paseo por los alrededores.

Qué ver en Pekín. Ciudad Prohibida

Foso y muros de la Ciudada Prohibida

Qué ver en Pekín: Parque Jingshan

Creo que ha quedado claro que una de las cosas que más me gusta de Pekín son sus parques y la vida que hay en ellos. Por ello no quiero terminar el post sin antes recomendar encarecidamente a todo el mundo que durante su estancia en Pekín dedique una mañana a levantarse temprano, algo así como a las seis, y se vaya al parque Jingshan al norte de la Ciudad Prohibida. Creo que cualquier persona que vaya no saldrá indiferente de allí. Veréis a gente haciendo todo tipo de actividades, desde cantar, dar palmas, bailar, hasta lo más raro que os podáis imaginar, como gritar sin sentido.

Qué ver en Pekín. Parque Jingshan

Podréis participar en clases de taichí, de relajación, partidas de bádminton, volar cometas, mover cintas… aunque si no lo hacéis, el simple hecho de observar ya habrá merecido la pena el madrugón.

Qué ver en Pekín. Parque Jingshan

Y si queréis llevaros una buenas vistas de la Ciudad Prohibida, no hay mejor lugar que el pabellón Wanchun en lo alto de la colina del parque.  Por las mañanas la nube de contaminación no deja observar más allá de unos pocos kilómetros, pero si os acercáis aquí al atardecer, el espectáculo de colores ocres está garantizado.

Qué ver en Pekín. Parque Jingshan

Estás son solo algunas cosas que ver en Pekín, pero la ciudad es enorme y muchas otras cosas que hemos visitado tanto en este viaje o el anterior las podéis ver en este enlace: artículos de Pekín.

Víctor del Pozo

Quizás te interese...

Tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

18 Responses to Qué ver en Pekín; segunda visita a la capital de China

  1. Santi says:

    Hey Victor, las fotos en lomo las haces con Instagram?? Quedan muy chulas. Nosotros estamos locos por ir a Pekin. Tienes mas fotos nocturnas?

    Un abrazo!!

  2. M.C. says:

    Qué fotos más chulas!!! No solemos dejarnos perder mucho por los parques en nuestros viajes, pero dado que lo recomiendas tanto, cuando vayamos a Pekín no nos lo perderemos.
    Un abrazo

  3. Excelente post y muy buenas fotos.
    El pensamiento que citas ese de que “las cosas tienen su belleza, pero hay que saber encontrarla”, no tiene desperdicio. Y la primera foto de los chinos jugando, me recuerda que son unos viciosos. Les gustan todos los vicios, mujeres, bebida (muy aficionados al cognac) y juego, mucho juego. Lo sé por que he vivido con ellos.
    Un saludo

  4. Belén says:

    Pues yo no conocía nada de Beijing pero ahora me dan ganas de verlo alguna vez. Los templos son impresionantes, y seguro que los parques me iban a encantar, ya que soy una fan de los parques y es lo primero que voy a visitar cuando voy a una ciudad nueva. Muy curioso lo que cuentas de los chinos en los parques. Muy buenas fotos también.
    Un abrazo!!

  5. Yo estuve en 2007 y vo que, con el tema olímpico … Pekín tuvo un gran lavado de cara … para bien, aunque recuerdo que estaban tapiando barrios “feos” … También recuerdo el calor y el caos asfixiante … pufff, me planteaba volver el el futuro pero … con un poco más margen 🙂

    Un saludo.

  6. M.Teresa says:

    Me ha encantado leer este post porqué lo tengo aún todo muy reciente y ha sido como pasearme de nuevo por los barrios de la ciudad. A mí me gustó mucho Beijing a pesar del agobio como bien reflejas en una de las fotos. Por cierto, las fotos chulísimas.

    Un abrazo

  7. Victor says:

    Buenas Santi!! Pues he utilizado Instagram y algún otro programa de estos de móvil… La verdad que no tengo muchas más fotos nocturnas de este viaje… que ya era el final y estaba un poco arto de tanta cámara jejeje.. pero del anterior viaje si tengo alguna más.

  8. Victor says:

    Pues te lo recomiendo… Acabarán por gustarte los parques. No hay ciudad que vaya que no pasee por alguno de sus parques.

  9. Victor says:

    Pues yo llegué la primera vez en el 2009, pasados los juegos, y no he podido comprobar ese cámbio drástico, pero si que se palpaba por donde íbamos. Muchos de los viejos hutong estaban tapiados y otros estaban en medio ruinas… Incluso del 2009 a este año he notado cambios.

  10. Está claro que a la capital de China siempre hay algún motivo para volver. Yo espero visitarla algún día, a ver si los vuelos se ponen a mi favor y nos dejamos caer en unos años.

    En cuanto al tema de los estadios de fútbol. cuando quieras hacemos una quedada futbolera y nos vamos por UK a ver unos cuantos, seguro que más de un futbolero se apunta xDD

    Saludos!!!!

  11. Victor says:

    Pues si que sería buena idea esa de ir a hacer algún tour por los estadios británicos… pero con partidos incluidos!!!

  12. Me quedé con la espina clavada cuando fui a China y no visité Pekin, fue una pena, pero no teníamos tantos días.
    Espero en un futuro no muy lejano quitármela.

    Un saludo!!

  13. LAURA says:

    SON IMPRESIONANTES LAS FOTOS DE LAS FACHADAS DE LOS TEMPLOS LA VERDAD ES QUE TANTO COLORIDO Y ACABADOS ME IMPRESIONA DE LOS CHINOS Y BUENO NI QUE DECIR DE LOS PARQUES ME HA GUSTADO MUCHO TU PUBLICACION.

    SALUDOS SIEMPRE ES GRATO LEERTE Y VER MUCHOS DE LOS LUGARES QUE VISITAS!!

  14. jon ander narvaez says:

    Me ha encantado tu report, tienes una manera de escribir que hace bien ameno el relato, resulta inspirador y muy entretenido. yo he leido este en una semana de escaqueo en el curro y ya pienso en seguir vuestros pasos. mis felicitaciones. sigue viajando y contandonoslo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *